spot_img
spot_img
jueves, 06 de mayo del 2021

NYT: Péndulo cambia en América Latina

Después de la destitución de Dilma Rousseff en Brasil, el nuevo presidente interino y su gabinete podrí­an cambiar la historia de ese paí­s

spot_imgspot_img

Con la llegada a la presidencia (interina) de Brasil de Michel Temer, el péndulo polí­tico en América Latina, que ha estado en la izquierda, cambia y se mueve a la derecha, según analiza el influyente periódico estadounidense The New York Times en su edición en español de este martes.

La redacción del NYT describe la situación dada en el gigante latinoamericano de la siguiente manera:

El hombre que fue la primera opción para ministro de Ciencia del presidente interino brasileño es un creacionista, sin embargo, terminó como titular de Comercio. Como ministro de agricultura, escogió a un magnate de la soya que ha deforestado  enormes extensiones de la selva amazónica. Además es el primer mandatario, en décadas, que no tiene mujeres en su gabinete.

El gobierno del Presidente Michel Temer “”el abogado de 75 años que tomó el mando de Brasil el jueves pasado, después de que Dilma Rousseff fuera suspendida por el senado para enfrentar un juicio de destitución”” podrí­a causar un viraje significativo hacia la derecha polí­tica en el paí­s más grande de América Latina.

“El gobierno de Temer comienza bien”, escribió en Twitter Silas Malafia, un evangelista de la televisión y autor del exitoso libro “Cómo vencer las estrategias de Satán”.

“Será capaz de borrar del mapa la ideologí­a de los izquierdistas patológicos”, agregó Malafaia sobre un legislador conservador a quien Temer eligió como ministro de Educación.

Durante más de una década, Brasil ha sido un ancla de las polí­ticas de izquierda en la región; aunque ha sido menos estridente que los gobiernos de paí­ses como Venezuela y Cuba, sí­ los ha apoyado abiertamente y se ha comprometido con su propia plataforma para reducir la desigualdad.

Sin embargo, hay zonas de América Latina que se están alejando de la izquierda después de las elecciones en paí­ses vecinos como Argentina y Paraguay. Temer parece adoptar una postura más conservadora en su gobierno, con la presión que ejerce la clase empresarial para que privatice las compañí­as controladas por el Estado y reduzca el gasto público.

Para muchos de los crí­ticos de Temer, este cambio es evidente si se compara el papel de las mujeres en su administración y la relevancia que tuvieron en el gobierno de Rousseff.

El contraste no podrí­a ser más drástico. Rousseff, de 68 años, fue integrante de un grupo guerrillero urbano, la torturaron durante la dictadura militar y llegó a dirigir el comité de la compañí­a petrolera nacional antes de convertirse en la primera presidenta de Brasil.

Después de un largo periodo en el que Brasil impulsó polí­ticas de inclusión, los crí­ticos señalan la falta de afrobrasileños en el gabinete, en especial, porque cerca del 51 por ciento de los brasileños se definen como negros o mestizos, según el censo de 2010.

“Es vergonzoso que la mayorí­a de las personas que Temer eligió para su gabinete son hombres blancos y viejos”, dijo Sérgio Praí§a, un politólogo de la Fundaí§í£o Getulio Vargas, una universidad de la élite brasileña. Sus decisiones contrastaron con las de Justin Trudeau, el primer ministro de Canadá, quien formó un gabinete en el que la mitad de los 30 ministros son mujeres.

El jueves, en un discurso a la nación, Temer dijo que buscarí­a limar asperezas en Brasil, un paí­s polarizado por el juicio polí­tico a Rousseff, quien está acusada de manipular el presupuesto federal para ocultar enormes déficits, un truco presupuestario que sus crí­ticos dicen que le ayudó a ser reelecta en 2014.

“Es urgente buscar la unidad de Brasil”, dijo Temer durante una ceremonia en la que presentó a sus ministros. “Necesitamos urgentemente un gobierno de rescate nacional”.

Los simpatizantes del nuevo presidente señalan que consideró a un par de mujeres para algunos puestos en el gabinete, incluyendo a Renata Abreu, de 34 años, una legisladora, para supervisar las polí­ticas de derechos humanos.

Pero ese intento no prosperó. Primero, se dio a conocer que Abreu habí­a votado a favor de una ley que harí­a más difí­cil que las mujeres violadas pudieran abortar. Después, Temer optó por relegar el puesto de derechos humanos al Ministerio de Justicia, con lo cual lo convirtió en un cargo de segundo nivel.

Temer ofreció el ministerio de Ciencia a Marcos Pereira, un pastor evangélico que no cree en la evolución, pero esa oferta también fracasó. En vez de eso, nombró a Pereira ministro de Comercio. Luego, para consternación de los lí­deres de la comunidad cientí­fica en Brasil, Temer fusionó los ministerios de Ciencia y Comunicaciones.

Como muchos de los lí­deres polí­ticos de Brasil, Temer tiene sus propias batallas legales. Recientemente, lo encontraron culpable de violar lí­mites de financiamiento de campañas, un cargo que podrí­a hacerlo inelegible para ser candidato a un puesto durante ocho años; esos conflictos han generado una nube de escándalos que cuestionan su capacidad para gobernar con autoridad.

“Temer enfrenta un problema fundamental de legitimidad”, dijo Michael Shifter, el presidente de Inter-American Dialogue. “No llegó a ser presidente como resultado de un voto popular, sino a causa de un controvertido proceso de destitución”.

Pero algunos abogan por Temer y argumentan que su gabinete incluye a funcionarios que ya estuvieron en puestos importantes durante los gobiernos del Partido de los Trabajadores, organización polí­tica donde milita Rousseff. Henrique Meirelles, un banquero que ahora funge como ministro de Finanzas, también fue presidente del banco central de 2003 a 2010, durante el gobierno del predecesor y mentor de Rousseff, Luiz Inácio Lula da Silva.

En ese periodo, el gobierno brasileño se ganó el respeto de inversionistas mientras los ingresos se elevaron durante el auge de las materias primas. Personajes prominentes en los mercados financieros de Brasil esperan que Meirelles pueda reconstruir esa credibilidad.

El rencor en torno a la destitución de Rousseff, quien enfrentará un juicio en el senado, fue evidente el jueves en las calles de Brasilia, la capital. Decenas de mujeres entrelazaron los brazos para formar barricadas que rodearon el palacio presidencial; también gritaron consignas en apoyo a Rousseff y se mostraron alarmadas por los principales asesores del nuevo gobierno.

Maria Hermí­nia Tavares de Almeida, una politóloga de la Universidad de Sí£o Paulo, dijo que la última vez que un gabinete brasileño no contó con mujer alguna fue a principios de los ochenta, durante la dictadura militar que gobernó de 1964 a 1985. “Todos los gobiernos democráticos han tenido mujeres en sus gabinetes”, aseveró la experta.

Tomado de: http://goo.gl/W2MTbw

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias