spot_img
spot_img
jueves, 13 de mayo del 2021

Mujeres de cacao y chocolate

En el mundo del cacao actual las vemos como asesoras, técnicas, empresarias y profesionales en la confiterí­a del chocolate

spot_imgspot_img

Cuenta la mitológica ancestral que fueron las mujeres las responsables de guardar, aún a costa de sus vidas, el secreto del “tesoro sagrado”.  La esposa del dios Quetzalcóatl,  (Deidad de la sabidurí­a, la luz y los cultivos) junto a otras mujeres, sin duda,  se sacrificaron antes de revelar donde se encontraba el tesoro de la ciudad. La narrativa continua,  y dice que Quetzalcóatl fertilizó la tierra con la sangre de su esposa para dar vida al árbol de cacao; el color ligeramente rojo y  el sabor amargo del fruto lo adjudicaron al sacrificio de las valientes mujeres, y de la princesa en cuestión, y así­ fue como la cultura del cacao entre los ancestros ganó terreno.  Este es uno de tantos hermosos mitos sobre el “Alimento de los dioses” que se leen en internet fácilmente.

Pero lo que no es cuento, sino realidad es que son las mujeres, sin menospreciar a los hombres, las que mejor se entienden con la naturaleza. En la producción del cacao se evidencia; si hay que injertar, son ellas las que mejor dominan la psicomotricidad, y con delicadeza son capaces de pegar mayor número de injertos.

Son las mujeres las que se relacionan con el patio, reclaman la zona verde y son rectoras de las plantaciones caseras, y en las plantaciones de cacao no es la excepción.

También son las comerciantes por excelencia de la almendra de cacao en el mercado, las mismas que ellas tuestan y saben dar el punto para la receta que por historia conservan. Aunque cabe aclarar, que el chocolate que consumismos no es la receta original, algunos estudios revelan que la bebida de los dioses debió ser parecida al “atole chuco” que conocemos, con un predominante sabor amargo, el mismo que evoca el mito.

Siempre destacando la relación cacao-mujeres, en la junta directiva de La Sociedad de Productores de Cacao de El Salvador (ES-CACAO)  se cuenta con una sola mujer, pero qué mujer!, no hace falta cantidad, doña Luz Marina Meza de Zarruk con un carácter fuerte, persistente y fiel creyente de que el cacao fino de aroma en El Salvador significa avivamiento y desarrollo del campo, es respetada entre sus colegas.  

Las principales injertadoras de ESCACAO son mujeres; al igual que las que administran, y son ellas las catadoras de la calidad del cacao en su moderno laboratorio y son las hacedoras de los dulces de chocolate.

En el mundo del cacao actual las vemos como asesoras, técnicas, empresarias y profesionales en la confiterí­a del chocolate.

 Y apropósito del chocolate, el principal derivado del cacao, son las mujeres sus principales amantes. Qué mujer se resiste a una barra de chocolate oscuro o negro?, que es el de mejor calidad.

Todo el tema de la belleza, la salud  y lo erótico, bondades del chocolate se inspiran en las mujeres. Entonces desde el mito y los inframundos hasta nuestros tiempos, la presencia de las mujeres en el mundo del cacao tiene el sabor del chocolate y la inspiración de la princesa y las mujeres que ofrendaron sus vidas para salvar el “Alimento de los dioses”, ese que dejó de ser secreto para ser de consumo masivo y patrimonio histórico de estas tierras.

 

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias