spot_img
spot_img
lunes, 29 de noviembre del 2021

Jean Manes deja su cargo de Encargada de Negocios de la Embajada de EE.UU.

La relación de entre los Estados Unidos y El Salvador está "en pausa". Washington decidió enviar a Jean Manes como "un puente", pero el Gobierno decidió "no tomarlo".

spot_img

La encargada de Negocios de la Embajada de Estados Unidos, Jean Manes, deja su cargo para reincorporarse a sus trabajos en el Comando Sur de esa nación, esta acción está motivada por la negativa del gobierno del presidente, Nayib Bukele, de cumplir con tratados bilaterales con la nación del norte. 

“El gobierno de El Salvador no está dando ninguna señal de tener interés en nuestra relación, ¿se puede pensar que alguien tiene interés cuando está enviando señales de ataque?; de nuestra parte seguimos tratando de hacer todo para mejorar la relación”, aseveró Manes.

El 26 de mayo del presente año, Manes volvió a El Salvador, país donde había sido embajadora estadounidense al final de la administración Obama. En ese momento, se incorporó como Encargada de Negocios, pues su país decidió no esperar el procedimiento formal de enviar a un embajador, pues esto requiere un proceso de ratificación en el Senado.

Manes explicó en la entrevista Frente a Frente que recibió una llamada de la Casa Blanca a una semana del golpe en que se destituyó de forma inconstitucional a los magistrados de la Sala de lo Constitucional y el fiscal general de la República. Su misión, explicó, era venir al país por 90 días a servir como puente de diálogo entre Washington y la administración Bukele. Sin embargo, dijo que extendió su visita otros tres meses y en este periodo, no ha habido una rectificación del camino democrático, ni se ha mejorado el diálogo con Estados Unidos.

“El gobierno de El Salvador no está dando ni una señal de que tiene interés por esa relación”, lamenta Manes y añade que “no podemos pensar que hay interés (de acercarse a Washington) si están usando su maquinaria de comunicación pagada para atacarnos todos los días. Ataques a la Embajada, a mi persona y hasta al presidente (Joe) Biden”, dijo.

La encargada de Negocios añadió que al momento de ser convocada por la Casa Blanca para volver su país, les “llamaba la atención que el presidente y la Asamblea llegaron democráticamente aprovechando la institucionalidad. La pregunta era por qué hacían cosas contra la propia Constitución” como esta destitución de magistrados y fiscal, así como otras acciones contrarias a la democracia, como el debilitamiento de las instituciones anticorrupción o el derecho de acceso a la información pública.

El mensaje que la Casa Blanca, el Departamento de Estado y los dos partidos querían enviar al mandarla al país, explicó en la entrevista, era “dar al gobierno oportunidad de ver si ese camino (antidemocrático) querían seguir”. En ese sentido, agregó que “los primeros casi 3 meses (desde que llegó en mayo), tuvimos conversaciones en privado para entender si querían seguir línea no democrática”, pero sostiene que estas reuniones están en pausa.

Además, Manes agregó que como encargado de Negocios de la embajada de Estados Unidos en El Salvador quedará Brendan O’Brien, quien ya desempeñó este cargo desde enero hasta mayo del presente año.

En su entrevista, la encargada de Negocios lamentó que los golpes a la democracia en El Salvador no se limitan a las acciones inconstitucionales del pasado 1 de mayo y la destitución de magistrados de la Sala de lo Constitucional y el fiscal general de la República.

Además de este golpe que la hizo volver a El Salvador, Manes lamentó el debilitamiento de la unidad anticorrupción en la Fiscalía General de la República, el debilitamiento del acceso a la información pública y la destitución de más de 200 jueces en razón de su edad o años en el cargo.

Además, criticó duramente los ataques del gobierno y sus medios de propaganda a Estados Unidos y sus funcionarios, así como el anteproyecto de una Ley de Agentes Extranjeros y la no extradición de líderes pandilleros requeridos por la justicia de su país.

Sobre la propuesta de Ley de Agentes Extranjeros presentada recientemente por el ministro de Gobernación a la Asamblea Legislativa, Jean Manes afirma que “hemos visto eso en otros países” con democracias profundamente debilitadas y desbaratadas.

Esta iniciativa del gobierno de Nayib Bukele pone en riesgo la cooperación internacional y amenaza, bajo parámetros ambiguos, un impuesto confiscatorio e incluso con cárcel, a las organizaciones de sociedad civil que son críticas de su gestión.

Manes aclara que el proyecto en El Salvador “no tiene nada que ver con la ley en Estados Unidos“. Esto, pues el gobierno de Bukele ha justificado que el país norteamericano tiene una ley similar.

Al respecto, Manes explica que “la ley en Estados Unidos se instauró durante la (II Guerra Mundial) cuando había preocupación de propaganda nazi, pero no tenía un impuesto de 40%. Es importante poner cosas en contexto”.

Además, la diplomática salió al paso de la retórica del gobierno de Bukele, que ha intentado posicionar esta iniciativa de ley como una medida de transparencia.

“Si tenían interés con la transparencia, por qué pararon el centro anticorrupción, por qué pararon de dar información pública. Después de retirar a jueces y fiscales, después de cancelar unidad anticorrupción y el acceso a la información pública, después de atacar a organizaciones de sociedad civil y Estados Unidos de forma constante, es poco creíble” que interés de la Ley Agentes busque transparencia, dijo Manes.

Para evitar un peor debilitamiento democrático, explicó que sigue habiendo herramientas legales, políticas y diplomáticas que tiene su país. Una de ellas es la Lista Engel, que designa personajes que han estado vinculados a corrupción o golpes a la democracia y les remueve su visa estadounidense.

“La Lista Engel (de personas corruptas y antidemocráticas) sigue viva. Es obligatorio hacerla 1 vez al año y tenemos opción de agregar más nombres cuando creemos que debemos ponerlos. Estamos mirando asuntos del día si vemos que tenemos que hacerlo”, dijo Manes.

Finalmente, la encargada de Negocios de la Embajada Americana afirmó que todo este clima de inestabilidad política y golpes a la democracia socava la imagen de El Salvador hacia los inversionistas extranjeros que podrían tener interés de traer su dinero al país.

Como una suerte de despedida al país en que ya trabajó por dos periodos encabezando la Embajada Americana, Manes reflexionó que “hacemos lo que podemos para apoyar al pueblo salvadoreño”, pero lamentó nuevamente que no ven “interés de mejorar la relación de gobierno a gobierno”.

Encargada de Negocios de EEUU en El Salvador, Jean Manes

Sectores reaccionan ante el anuncio de Manes

Ante esto, el presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), Javier Siman, lamentó que la Encargada de Negocios de Estados Unidos en El Salvador dejara el país. 

Siman dijo que, el gobierno del Presidente Nayib Bukele “debe hablarle bien” al país norteamericano y es que, a juicio del empresario, existe una mala relación con ese país. 

Mientras tanto, Leonor Selva, directora ejecutiva de la misma gremial, afirmó que la decisión anunciada “es una posición clara”.

Lo anterior porque, de acuerdo con la representante, “no existe esa fantasía que te puedan vender desarrollo económico si no hay una democracia sólida y fuerte”, pues en los últimos meses ha habido un deterioro en la institucionalidad del país.

Este deterioro institucional y democrático, precisamente, ha sido cuestionado por el gobierno estadounidense a través de la encargada de Negocios, misma que ha sido víctima de ataques en redes sociales por parte de seguidores y funcionarios del gobierno, quienes incluso han llegado a acusarla de interferir en la política interna del país.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias