spot_img
spot_img
sábado, 16 de octubre del 2021

Inversión extranjera directa hacia la región cayó 9,1%

Las inversiones en energí­as renovables y en otros proyectos medioambientales están en la base de la propuesta de la CEPAL de potenciar el desarrollo de la región

spot_img

Las entradas de inversión extranjera directa (IED) en América Latina y el Caribe disminuyeron 9,1% en 2015 en comparación con 2014, llegando a $179.100 millones, el nivel más bajo desde 2010, informó este miércoles la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Este resultado se explica por la caí­da de la inversión en sectores vinculados a los recursos naturales, principalmente minerí­a e hidrocarburos, y la desaceleración del crecimiento económico, sobre todo en Brasil, señala en el informe  La Inversión Extranjera Directa en América Latina y el Caribe 2016.

Para 2016, la CEPAL proyecta que la IED se mantendrá en niveles inferiores a los alcanzados en los últimos años, en lí­nea con las perspectivas económicas. Podrí­a disminuir hasta un 8%, aunque seguirá siendo un factor importante en las economí­as de la región, por lo que urge atraer flujos de calidad, dice la Comisión.

En Centroamérica los ingresos de IED aumentaron 6%, totalizando 11.808 millones de dólares. Con 43% del total, Panamá continúa siendo el principal receptor en la subregión; le siguen Costa Rica (26%), Honduras (10%) y Guatemala (10%). Por su parte, la inversión extranjera directa en el Caribe disminuyó 17% hasta alcanzar 5.975 millones de dólares.

En cuanto a las tendencias de mediano y largo plazo, el estudio destaca importantes cambios en los proyectos anunciados entre 2005 y 2015: disminuye la relevancia de los sectores extractivos, se observa un particular dinamismo del sector automotriz y aumenta la importancia de las telecomunicaciones, las energí­as renovables y el comercio minorista.

“Las inversiones en energí­as renovables y en otros proyectos medioambientales están en la base de la propuesta de la CEPAL de potenciar el desarrollo de la región con un gran impulso o big push ambiental para avanzar hacia un patrón de producción, energí­a y consumo bajos en carbono”, enfatizó Alicia Bárcena representante de la CEPAL.

 En números y porcentajes

El descenso registrado en 2015 en América Latina y el Caribe contrasta con el dinamismo observado a nivel global, apunta el documento. El año pasado, los flujos mundiales de IED aumentaron 36%, llegando a un monto estimado de 1,7 billones de dólares, empujados por una intensa ola de fusiones y adquisiciones, sobre todo transfronterizas, focalizada en los paí­ses desarrollados, en particular Estados Unidos.

Pese a la baja general, los resultados por paí­ses fueron dispares. En Brasil la IED se redujo 23%. En México, segundo mayor receptor, las entradas aumentaron 18%, alcanzando 30.285 millones de dólares, uno de sus niveles más altos en siete años. El sector manufacturero, principalmente la industria automotriz, y las telecomunicaciones recibieron las mayores inversiones en ese paí­s.

La disminución de los precios de los minerales afectó negativamente los ingresos de IED en Chile y Colombia, que cayeron 8% y 26%, respectivamente. En Argentina las entradas aumentaron 130%, el alza que se explica porque en 2014 se contabilizó la nacionalización del 51% de YPF realizada en 2012 (que significó una desinversión de cerca de 6.000 millones de dólares en 2014).

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias