Había una vez un presidente… Perú, golpe de Estado desde las redes sociales

¡Sigue nuestras redes sociales!

Dina Boluarte es la primera presidenta de Perú. Su ascenso se dio luego de que el presidente Perdro Castillo fuera arrestado por la policía.

Por Hans Alejandro Herrera Núñez


Presidente da golpe de Estado, Congreso lo destituye y presidente acaba preso. No es un chiste, es un día cualquiera en el caótico Perú.

Ayer el presidente del Perú, Pedro Castillo, da golpe de Estado, llama a una Constituyente y establece el toque de queda.  Esto ya pasó 30 años antes. Conozco está historia. Perú no da sorpresas ni paro lo malo. Sin embargo ayer se superó. Netflix debería comprar los derechos de Perú.

Ayer hacía la hora del Angelus, el presidente peruano dió su mensaje a la nación. Con una voz intentando ser firme, el entonces presidente del país andino, Pedro Castillo, anunció el cierre del Congreso y el llamado a una nueva Constituyente. Esto a horas de una sesión del Congreso peruano para vacarlo. Hasta antes del mensaje de la nación pocos en Perú creían que los números en el Congreso alcanzarían para su destitución. De repente este anuncio del presidente tomó a todo el país de sorpresa. De inmediato las redes sociales  estallaron en Perú. Yo me enteré por tik tok diez minutos después del mensaje a la nación.

En Facebook la gente llamaba  a marchar contra el gobierno. Aparecieron los primeros memes del presidente diciendo: usurpador, dictador. En Instagram el mundo seguía siendo igual de bonito como siempre. Llamé a mi corredora de bolsa. Le digo: hasta que no pasen 48 horas no hacer nada. Los eventos programados, presentaciones y espectáculos se empezaron a cancelar en la primera hora de empezado los acontecimientos. Corre el nerviosismo, pero es pronto. Un golpe no se decide en su primera hora. Aún no se sabía si el Ejército lo avalaría. Corren muchos fakenews. Todo es confusión. Algunos ya hablan de sacar su plata del banco. No quiero ni pensar cuánto subirá el dólar está tarde. Felizmente no gano en soles. Pero otros si.

Salgo a la calle. Afuera todo parece tranquilo. Han pasado las primeras dos horas y no veo mayor agitación. Otra cosa es el centro de Lima, dónde está el palacio de gobierno. Son las 2 de la tarde y sin novedad en el distrito sur.

Llego a Miraflores, el distrito burgués limeño. En una cafetería todo parece calma. En LinkedIn anuncian que el comando conjunto de las fuerzas armadas no avala el golpe. Luego en facebook me entero que el Congreso ha votado por la vacancia del presidente. 101 votos a favor.

En facebook alguien escribe: “Después de su improvisado, infantil y desesperado intento de auto golpe, con el que pretendía salvarse de la cárcel, el presidente Castillo fue vacado por casi unanimidad por el Congreso.

En su intento de asilarse en la Embajada de Mexico fue obstruido por la población hasta el momento en que una vez sabido el resultado de la votación en el Congreso, fue su misma escolta la que lo detuvo y lo llevó a prisión.”

Un vídeo en tiktok lo confirma. Policía con ametralladoras detienen en plena calle al recién destituido presidente de Perú. Lo llevan detenido a la prefectura. Todo acontece rápido.

En dos horas había perdido dos clientes. Media hora después los recuperé. Mi cadena de pagos felizmente no se interrumpió. Mientras tanto el dólar seguía subiendo.

Antes de cuatro horas jura la vicepresidente, Dina Boluarte cómo presidente de Perú.  Es la primera mujer presidente del país. Ha hecho historia, todo ayer que apenas es hoy cuando escribo esto es historia.

En cinco años en el caótico Perú han habido seis presidentes. Y ahora un nuevo ex mandatario va a la prisión.

En Facebook alguien escribe:

“Para los historiadores: ¿ha habido antes en el país una dictadura de 150 minutos o menos?”

Para el investigador, docente y poeta suizo peruano Fred Rohner la situación es esta, tal como lo postea en su muro de facebook:

“Solo espero que en los próximos años la izquierda se abstenga de darnos “soluciones morales”, “evaluaciones críticas” (de otros, jamás de ellos mismos) y que la inteligenzia local guarde silencio o dé un giro importante y por alguna vez en su vida deje de hablar desde lo que sus teorías le sugirieron que era el país y hagan un esfuerzo por verlo de frente.”

Para Luis Esparza experto en temas de gestión pública la situación era más compleja: “#FracasaElGolpe Delincuente Castillo finalmente fue vacado con 101 votos del mega-delincuente Congreso. Y la crisis va a continuar, así Boluarte asuma la Presidencia. Boluarte tampoco acabará su gobierno. De esta manera, Castillo empieza a ejecutar Plan B de huida a Embajada de México o Bolivia en Lima para toda su familia (mochilas y maletas incluidas) tal como se había negociado con canciller mexicano Marcelo Ebrard y expremier golpista Aníbal Torres, para poder escapar de la justicia y no ir a la cárcel. Difícil momento para México, pues el asilo no va a proceder ni ser sostenible para dictadores como Castillo.

Por esa razón, él ya está detenido en este momento por la policía, se ha entregado a la justicia y solo su familia se asilaría en México o Bolivia. Castillo se queda solo finalmente, Bermejo y los borrachitos de poder que lo rodeaban deberán acabar como los golpistas y patrimonialistas que siempre fueron: en la cárcel. Betssy Chávez, que ha renunciado también, afrontará sus delitos en fiscalía y con seguridad acabará igual Todos los delincuentes castillistas que prefirieron hacer plata sucia y traicionaron los sueños populares de Nueva Constitución empiezan a huir, a estar calladitos, a desmarcarse: el sol no se puede tapar con un dedo. En consecuencia, fracasa el Autogolpe de Estado castillista al no obtener respaldo ministerial, no obtener respaldo partidario, no obtener apoyo congresal, no obtener respaldo de las Fuerzas Armadas ni de la Policía Nacional del Perú y fundamentalmente al no obtener el respaldo del pueblo peruano #LaCrisisDeRégimenContinúa”

Otro internauta, Gustavo Faveron menciona: “¿Qué opino de este golpe de estado? Es claramente un paso atrás y una vergüenza en un país con una orgullosa historia de estupendos golpes de estado. En todo caso, fue un lapo de Estado”. En Perú y Bolivia lapo es un golpe suave en la nuca.

Internacionalmente la caída de Castillo ocurre en un momento delicado para la izquierda gobernante y hegemónica en la región. Ayer, la ex presidente de Argentina Cristina Fernández fue sentenciada a seis años e inhabilitada de cargos públicos a perpetuidad, y hace poco se rechazó la reforma electoral de AMLO en México.

La caída de un presidente en dos horas da mucho que pensar.

Aunque todavía es pronto para sacar conclusiones, el Perú demuestra una capacidad de sorpresa en su caos que resulta increíble hasta para un guionista de distopías. En 1992, con un escenario distinto, ocurrió el mismo fenómeno, pero con éxito. Entonces Alberto Fujimori cerró el Congreso y llamó a una Constituyente y se salió con la suya. Ayer todo fue un caos. La dictadura solo duró 150 minutos. Esa marca no lo supera nadie, salvó Perú quizá.

Entretanto el dólar sigue subiendo. La vida vuelve a su cauce cómo si nada. La derecha tendrá una feliz Navidad. Es de noche y la gente en las calles vuelve a sus casas. Sus vidas no se interrumpieron. El toque de queda nunca llegó y el principal tema de conversación sigue siendo el mundial de fútbol. Hoy, ayer, no pasó nada. Y por supuesto nadie entiende nada. Menos mal pronto un egresado de la PUCP nos explicará que está pasando.

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

spot_img

También te puede interesar

Participe con su comentario

Hans Alejandro Herrera
Hans Alejandro Herrera
Consultor editorial y periodista cultural, enfocado a autoras latinoamericanas, Chesterton y Bolaño. Colaborador de ContraPunto
spot_img

Últimas noticias