spot_img
spot_img
domingo, 16 de mayo del 2021

Guatemala suspende vuelos de deportados por casos de contagios de COVID-19

Guatemala no tuvo más remedio que rectificar su postura frente a EE.UU. hasta el punto de suspender los vuelos con deportados a bordo desde aquel país.

spot_imgspot_img

El desencuentro entre Guatemala y Estados Unidos por la deportación de migrantes en plena pandemia del coronavirus es ya público.

Durante semanas, había serias sospechas de que algunos de los migrantes guatemaltecos retornados por las autoridades de EE.UU. estaban contagiados tras haber intentado ingresar sin éxito en el país con mayor número de casos y muertes por covid-19 del mundo.

La polémica no dejó de aumentar después de que el presidente del país centroamericano, Alejandro Giammattei, y funcionarios de su gobierno se contradijeran al hablar de cuántos migrantes habían dado positivo por el virus.

Tras hacerse públicos decenas de contagios, sin embargo, Guatemala no tuvo más remedio que rectificar su postura frente a EE.UU. hasta el punto de suspender los vuelos con deportados a bordo desde aquel país.

Al menos, hasta asegurarse de que Washington garantiza que las personas expulsadas están en buen estado de salud y no contribuyen a expandir la pandemia en Guatemala, que hasta este lunes registró 289 casos confirmados y siete muertes por covid-19.

Organizaciones defensoras de migrantes consideraron buena esta medida, si bien recordaron que Guatemala debe verificar las condiciones de sus ciudadanos mientras sigan retenidos en centros estadounidenses -cuyo número se desconoce- hasta que se reanuden las deportaciones.

Ausencia de tests en Estados Unidos

"A partir de hoy, y hasta que se cumpla con el convenio suscrito por los dos países que nos dé la certeza que esas personas van a venir con un certificado que nos demuestre que están libres de coronavirus, quedan en suspenso los vuelos de deportados", confirmó Giammattei el viernes.

El mandatario puso como ejemplo que de 12 migrantes seleccionados al azar en un avión que voló desde EE.UU. el lunes de la semana pasada, los 12 dieron positivo al test de covid-19.

"Nos ha salido prácticamente contaminado gran parte de ese vuelo", reconoció.

El papel de EE.UU. a la hora de verificar la salud de los deportados lleva semanas en entredicho, sobre todo desde que el 21 de marzo aprobó expulsar a los migrantes indocumentados de manera inmediata -sin iniciarse ningún proceso de asilo- como medida extraordinaria frente al coronavirus Desde entonces y hasta el 11 de abril, EE.UU. expulsó a más de 6.300 personas por su frontera con México.

A esta estrategia, el presidente Donald Trump sumó este lunes su intención de suspender "temporalmente" la inmigración a su país con motivo de la pandemia.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE.UU. (ICE, por sus siglas en inglés) confirmó que estas personas no son sometidas al test del coronavirus de manera rutinaria antes de retornarlas a su país, pero sí se les toma la temperatura.

En caso de que esta prueba muestre que tienen fiebre, son enviados a instalaciones del ICE para un monitoreo adicional.

La semana pasada, funcionarios de salud estadounidense llegaron a Guatemala "para revisar y validar" las pruebas de coronavirus que se realizan en el país a los migrantes deportados. "Una vez que los resultados estén disponibles, ICE determinará si se deben reevaluar los procedimientos médicos actuales", declaró la vocera del ICE, Jenny Burke, al diario Los Ángeles Times, el cual también subrayó las dudas de expertos de que estas pruebas sean suficientes dado que muchos portadores del virus son asintomáticos.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias