lunes, 3 junio 2024

Gobierno alemán duplica el objetivo de producción de hidrógeno

¡Sigue nuestras redes sociales!

El gabinete germano decidió que, en lugar de los cinco gigavatios anteriormente impuestos, se crearán en el país capacidades de producción de al menos 10 gigavatios de aquí a 2030.

Agencia Alemana de Prensa (dpa)

El Gobierno alemán acordó hoy duplicar el objetivo de producción nacional de hidrógeno, en una reunión del Ejecutivo en Berlín.

El gabinete germano decidió que, en lugar de los cinco gigavatios anteriormente impuestos, se crearán en el país capacidades de producción de al menos 10 gigavatios de aquí a 2030. Este acuerdo supone una actualización del actual plan estatal del hidrógeno.

El ministro de Economía, Robert Habeck, dijo que alrededor de un tercio del hidrógeno necesario podría producirse en Alemania, y unos dos tercios tendrían que importarse. También está prevista una estrategia de importación. Para ello, el Gobierno quiere prestar atención a los estándares sociales y ecológicos del país de origen.

Ante el avance del calentamiento global, el hidrógeno es considerado un elemento básico para una actividad económica más respetuosa con el medio ambiente, ya que en el proceso de producción no se emiten gases de efecto invernadero y puede sustituir a combustibles fósiles como el gas o el petróleo.

Sin embargo, para la producción de hidrógeno, se necesita mucha electricidad para realizar la llamada electrólisis, en la que las moléculas de agua se descomponen en oxígeno e hidrógeno.

El Gobierno alemán quiere que cada vez más electricidad proceda de energías renovables, pero también se utilizará hidrógeno producido a partir de gas natural durante un periodo transitorio.

Organizaciones ecologistas criticaron esta medida y la Federación de la Industria Alemana (BDI), por su parte, afirma que hasta que no se disponga de suficiente hidrógeno “verde”, la industria tendrá que recurrir a alternativas.

Alemania quiere alcanzar la neutralidad climática en 2045. Es decir, que no se emitan más gases de efecto invernadero de los que se puedan capturar.

La Estrategia Nacional del Hidrógeno data de 2020 y se actualizará con esta decisión del Gabinete. En su acuerdo de coalición, el Partido Socialdemócrata (SPD), el partido Los Verdes y el Partido Liberal (FDP) ya acordaron una “ambiciosa actualización” del documento.

Para 2030, el Gobierno alemán parte de una demanda de hidrógeno de entre 95 y 130 teravatios hora para Alemania, incluidos los llamados derivados del hidrógeno, como amoniaco, metanol o combustibles sintéticos, que se utilizan, por ejemplo, para el transporte marítimo.

Según el documento, se espera que una gran parte llegue por barco hasta 2030, tras lo cual las canalizaciones desempeñarán un papel cada vez más importante. Las terminales de importación de gas natural licuado (GNL) que se están construyendo actualmente en las costas alemanas se utilizarán después para el hidrógeno.

De aquí a 2030, Alemania debe convertirse en el “principal proveedor de tecnologías del hidrógeno”. Sin embargo, el Estado solo apoyará directamente la producción de hidrógeno “verde”, producido con ayuda de energías renovables.

El documento detalla que el hidrógeno y sus derivados aún no pueden almacenarse a gran escala, lo que no es necesario dada su escasa disponibilidad y sus elevados costes. Sin embargo, esto debería cambiar, sobre todo en la segunda mitad de la década.

Antes de que acabe 2023, los operadores de las redes de transporte deben presentar planes para una red central alemana de hidrógeno, que serán revisados por la Agencia Federal de Redes y puestos en marcha antes de 2032.

Además, el Gobierno alemán se centra en las conexiones con los países vecinos, así como con posibles regiones productoras de Escandinavia, el sur y el este de Europa y con los centros de importación de Europa occidental.

También espera conexiones con el norte de África, bien a través de Francia, España y Portugal (gasoducto H2Med), bien a través de Austria e Italia (Corredor meridional).

De aquí a 2030, según la estrategia, es probable que el hidrógeno y sus derivados se utilicen principalmente en la industria, sobre todo en los sectores químico y siderúrgico, y en el transporte, en pilas de combustible y como combustible considerado de fuentes renovables.

Para entonces no cabe esperar una “amplia aplicación” en el sector de la calefacción. En el sector eléctrico, se supone que el hidrógeno ayudará a equilibrar la fluctuante generación a partir de energías renovables.

Por grandes que sean las esperanzas que se depositan en el hidrógeno: también se necesita energía para su producción. En la medida de lo posible, las energías renovables deberían utilizarse directamente y sin desvíos a través del hidrógeno, escribe la Agencia Federal de Medio Ambiente, que subraya que, así, se puede sustituir más energía procedente de combustibles fósiles.

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

spot_img

También te puede interesar

Agencia Alemana de Prensa (dpa)
Agencia Alemana de Prensa (dpa)
Agencia Alemana de Prensa (dpa)
spot_img

Últimas noticias