miércoles, 11 de mayo del 2022
spot_img

Funes habría sustraído US$270 mill. a puro refuerzo presupuestario

¡Sigue nuestras redes sociales!

Pero Mauricio Funes ideó un complejo plan para que vía refuerzos presupuestarios se le incrementara los fondos para la referida partida conocida como "Rubro 54315 Gastos Reservados".

El análisis contable que fue elaborado por un experto y presentado en la audiencia inicial del caso “Saqueo Público”, demostró que el exmandatario, Mauricio Funes, junto a otros de sus exfuncionarios habrían logrado sacar del erario US$351,035,400.49., durante el período presidencial comprendido del 1 de junio de 2009 al 1 de junio de 2014.

El estudio denominado “Auditoría Forense Pericial Financiera Contable de Gestión Administrativa y Funcional”, detalló que Funes habría extraído fondos que ascienden a US$270,217,115.49 por medio de refuerzos presupuestarios.

Mientras tanto, habría sacado los restante US$80,818,285. a través de la partida de Gastos Reservados que la Asamblea Legislativa aprobó para la Presidencia.

Pero Funes ideó un complejo plan para que vía refuerzos presupuestarios se le incrementara los fondos para la referida partida conocida como “Rubro 54315 Gastos Reservados”.

De esa manera el expresidente con asilo político en Nicaragua y siete órdenes de captura, orientó todos los fondos mencionados como gastos reservados con el fin de utilizarlos a su discreción y no ser auditados por la Corte de Cuentas de la República.

La pericia deja al descubierto que desde el comienzo de su mandato Mauricio Funes solicitó los refuerzos presupuestarios mediante notas al Ministerio de Hacienda, aumentándosele de esa manera en el 2009 US$26,234,527, el monto inicial asignado para gastos reservados para ese período fue de US$5,772,200, por lo que en su primer año de gobierno se apropió de US$32,006,727.04.

Para el 2010, el exmandatario duplicó la cantidad de dinero y gracias a ese refuerzo presupuestario Hacienda le aprobó US$59,992,373.69, para ese año el presupuesto para el rubro “54315” era de US$8,941,285, al final Mauricio Funes se quedó con US$68,933,658.69.

Durante ese quinquenio, ese año se convirtió en el segundo con más dinero apropiado, ya que el 2013 fue cuando más fondos del Estado fueron a parar a cuentas personales del expresidente, familiares y su círculo, en concepto de refuerzo presupuestario le fueron asignados US$60,465,931.38 y como el presupuesto inicial fue de US$21,205,270, para ese período el monto total sustraído mediante ese mecanismo fue de US$81,671,201.38.

En el año 2010, específicamente el 25 de agosto de 2010, la Sala de lo Constitucional en una sentencia declaró ilegal ese mecanismo de traslado de fondos públicos disfrazado en “refuerzo presupuestario”, pero Mauricio Funes pasó sobre ese sentencia y la erogación de dinero siguió hasta que culminó su mandato en el año 2014.

Mauricio Funes creo ese mecanismo nuevo e irregular para obviar la sentencia de la Sala de lo Constitucional y creó en Casa Presidencial unidades de gastos imprevistos y otras instituciones estatales, de esa forma el Consejo de Ministros a solicitud del entonces secretario de la Presidencia, Francisco Cáceres, autorizaban los traslados de los fondos para dichos gastos imprevistos de Capres, sin justificación alguna.

Antes de que el secretario privado entrara a autorizar el traslado de fondos, quien se encargaba de ese trámite era el secretario técnico de la Presidencia, pero Mauricio Funes modificó el acuerdo para que esa responsabilidad cayera en una persona de su total confianza como lo era Francisco Cáceres.

Al final de los cinco años, el incremento en refuerzo presupuestario que Mauricio Funes tuvo para gastos reservados, disfrazados así para apropiárselos o despilfarrar, fue del 76.9%.

La Unidad de Investigación Financiera (UIF) detectó que ese mecanismo llevó a utilizar varias modalidades de lavado de dinero consistentes en la utilización del sistema financiero, la compra de vehículos propios y ajenos, compra de inmuebles por medio de testaferros, alquiler de inmuebles para sus amigos y funcionarios de gobierno. Varios de los funcionarios de su gobierno recibieron sobresueldos y bonos al final de la gestión, entre ellos, la exministra de medio ambiente Lina Pohl, el exministro del MOP, Gerson Martínez y el exministro de Hacienda, Guillermo López Suárez, todos procesados por la fiscalía y prófugos.

Además, la auditoría detalla que se pagaron viajes de placer a por lo menos 20 países del mundo; entre los años 2009 y 2014, Funes y su más cercano círculo hicieron 369 viajes turísticos gastándose más de $4.5 millones.

Hubo además entrega de dinero a terceros, compra de armas de fuego por medio de prestanombres, pago de atenciones en hospital para parientes y para otro tipo de personas cercanas a sus funcionarios, compra de artículos de lujo, simulación de contratos, pago de construcciones y remodelaciones inmobiliarias, transferencias de dinero sin justificación legal a personas naturales y jurídicas, pago de impuestos a terceros y manejo en efectivo, solo Funes (según Fiscalía), habría lavado$10 millones.

Viajaron con fondos públicos

$56,076.14

El grupo familiar de Ada Mitchell Guzmán Sigüenza, conocida como la «Michy», compañera de vida de Mauricio Funes, hizo 31 viajes a seis países.

$602,501.75

Funes y Vanda Pignato, hicieron 166 viajes a seis países, entre ellos Brasil donde viajaron 76 veces y a Estados Unidos, 39 ocasiones.

$102,984.39

El hijo del expresidente de la República, Diego Funes Cañas y acompañantes, se gastaron más de $102,000 en 63 viajes a ocho países, entre ellos Panamá, Alemania y Holanda, por turismo.

$147,898.29

El exsecretario privado de la Presidencia Francisco José Cáceres Zaldaña y su familia viajaron 67 veces con fondos públicos a 12 países, a Estados Unidos lo hicieron en 45 ocasiones y cinco a Brasil.

Algunas propiedades compradas con fondos del Estado

-Latin América Spa, es un negocio que según la Fiscalía nació con fondos ilícitos a nombre de Ada Mitchell Guzmán, quien se desempeñó como gerente con un salario mensual de $10,000.

-«Juguetón» era una residencia que el expresidente prófugo denominó así y estaba ubicada frente a la cancha Gambeta, bulevar Los Próceres. El exmandatario la compró con fondos públicos, pero la puso a nombre de Merpinsa-Mecafé que fue utilizada como testaferro.

-La Finca Colombia es una propiedad de 90 manzanas, en Quezaltepeque, carretera al desvío de San Juan Opico y fue comprada por Miguel Menéndez Avelar quien sirvió de testaferro, en el sector mandaron a construir un retorno para facilitar el acceso y salida del inmueble.

-En la Calle Circunvalación, de Antiguo Cuscatlán, Mauricio Funes compró una residencia a un político con fondos públicos para que viviera Ada Mitchell Guzmán Sigüenza.

Anteriormente, la Fiscalía General de la República solicitó de forma oficial que a Hugo Alfredo Barrientos Clará, exviceministro de Obras Públicas, en el gobierno de Mauricio Funes, se le extingan US$2.6 millones, 47 inmuebles y 16 vehículos.

La solicitud fue presentada por la Unidad Especializada de Extinción de Dominio con la pretensión que esos inmuebles y dinero que actualmente están bajo la responsabilidad del Consejo Nacional de Administración de Bienes (CONAB) pasen al Estado.

“Los bienes muebles e inmuebles son en titularidad del señor Hugo Barrientos Clará y su Sociedad Hugo Barrientos Arquitectos S.A de C.V. Este caso tiene relación al desvío de fondos cometidos por el expresidente Carlos Mauricio Funes en el período presidencial 2009-2014”, explicó la fiscal que presentó el escrito de inicio del proceso.

Con la solicitud interpuesta, el Juzgado Especializado de Extinción de Dominio con sede en San Salvador, pero con jurisdicción en todo el país, revisará el expediente y resolverá si lo admite o hace alguna prevención al ministerio público.

Comparte este contenido en:
spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias