spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
viernes, 23 de julio del 2021

Exmagitrado de la CSJ asegura que “es un momento inconveniente” para reformar la Constitución

A criterio del jurista, el primer inconveniente es que en el país se encuentra el momento preelectoral, lo que significa que todo esfuerzo que se haga en esta dirección apunta que se tiene una connotación político electoral.

spot_img

El exmagistrado de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, René Hernández Valiente, aseguró que en estos momentos no se reúnen las condiciones idóneas para realizar la reforma de la Constitución de la República.

A criterio del jurista, el primer inconveniente es que en el país se encuentra el momento preelectoral, lo que significa que todo esfuerzo que se haga en esta dirección apunta que se tiene una connotación político electoral.

“En lugar de mejorar, en realidad es electoral… Esto ya se sabía desde hace un año, es la mística de Félix (Ulloa), una nueva Constitución para un nuevo país”, indicó el abogado en la entrevista de Frente a Frente de canal TCS.

Además, sostuvo que es necesario evaluar el respeto a la Constitución que se vive en los 15 meses de la administración Bukele.

“Me parece que no es un ejemplo elocuente de una Constitución que vaya con la Constitución actual, no es una Constitución vieja porque la de los Estados Unidos tiene más de 200 años y se ha adaptado a base de interpretaciones constitucionales”, indicó el exmagistrado.

Por lo tanto, insistió que no hay un ambiente propicio para el cambio de Constitución, debido a que el ejemplo de este gobierno de respeto a la Carta Magna no ha sido el mejor.

“Hablar de reforma sin hablar de contenido es demagogia, no es prudente aunque la prufencia política no sea la mejor es necesario respetar al ciudadano la constitución es un pacto social, para que se creen la condiciones pacificas del país y que precisamente ese elemento social no se tiene es para trabajar en armonía”, aseguró.

Por su parte, el gobierno insiste en que es necesario los cambios para superar algunos anacronismos que cimentaron la actual Carta Magna que rige el país, elaborada por fuerzas políticas, económicas y sociales que dominaron la época del conflicto armado y que se resisten a ceder su corriente de pensamiento hacia otra donde se aborden las nuevas problemáticas sociales, las instituciones del Estado y el bienestar de los salvadoreños.

Según el gobierno, la matriz constitucional es la misma desde 1950, cuando se proclamó una constitución moderna y muy avanzada para su época, que creó instituciones que 70 años más tarde se vuelven disfuncionales.

La esencia de la propuesta planteada por el Gobierno, a través de la designación hecha por parte del Presidente Nayib Bukele al vicepresidente Félix Ulloa, es la de estudiar escenarios y las nuevas realidades que deben de ser incluidas en la Constitución, que data de 1983, y que tiene errores, contradicciones y vacíos según han reconocido diputados de la Asamblea Constituyente que la redactó, y que la Sala de lo Constitucional ha tenido que corregir mediante múltiples sentencias, por lo que está claro que reformar la Carta Magna, entre otros resultados contribuirá a garantizar derechos fundamentales ausentes, como el Derecho Humano al Agua, a la democratización del sistema político y electoral del país y la modernización de la institucionalidad, acorde a los nuevos tiempos.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias