spot_img
spot_img
lunes, 17 de mayo del 2021

Escasean mascarillas en Honduras por temor al coronavirus

Ante la expansión de la enfermedad por el mundo y el temor al contagio se ha disparado la venta de los tapabocas en Honduras.

spot_imgspot_img

Con la llegada del coronavirus a Estados Unidos y luego a México, muchos hondureños salieron corriendo a las farmacias y ferreterías a comprar mascarillas previendo una escasez y, consecuentemente, una alza en los precios.

El fin de semana, los hondureños que tomaron tarde la decisión de visitar farmacias y ferreterías en San Pedro Sula y Tegucigalpa y lamentablemente no todos lograron comprar tan solo una.

Ahora el mercado está vaciado, no porque todos los hondureños hayan comprado una, sino porque temen que algunos comerciantes las hayan acaparado para revenderlas a precios más altos en medio del pánico.

“Yo logré comprar en una ferretería de Tegucigalpa dos cajas de mascarillas N95, marca 3M, a L3,598. Pagué L1,799 por cada una. Me salió a L89.95 la unidad. Hace dos meses, una caja costaba L780, L39 la unidad”, dijo María Consuelo Sandoval, madre de dos hijos. Sandoval, quien repartirá las mascarillas entre su familia en caso de que ingrese el Covid-19 a Honduras adquirió mascarillas, llamadas también respiradores, utilizados por personas que se dedican a pintar y a lijar madera o paneles de yeso.

“Me dijeron que desde hace varias semanas, muchas personas llegaron a comprar grandes cantidades de cajas que quizás las saquen a la venta y más caras cuando ya esté la enfermedad en Honduras. Eso no es correcto porque están poniendo en riesgo la salud de las personas”, dijo Sandoval.

En efecto, en los últimos días, mientras cientos de hondureños van de farmacia en farmacia preguntando, en Facebook comerciantes ya están ofreciendo las mascarillas a precios exorbitantes.

“Es mejor prevenir que lamentar. Mascarillas FFP2 con válvula de carbón activo L250 el paquete de tres”, dice la publicada en Internet.

Las FFP2 (Filtering Face Piece), similares a la N95, son utilizadas por profesionales de la salud, ya que impiden el paso de partículas sólidas, virus, bacterias y esporas de hongos. Con la idea de multiplicar las ganancias, algunos especuladores, quienes no emiten factura, venden a cuentagotas las mascarillas porque creen que las ofrecerán más caras en los próximos días y semanas, en medio del pánico y la crisis.

“Se me agotaron ayer, pero esta semana que viene vamos a recibir un pedido de China”, dijo uno estos comerciantes contactados.

 Al contrario, China no está exportando mascarillas. El gobierno de ese país, golpeado por el Covid-19, pidió el mes pasado ayuda a otros países para que le suministren cubrebocas, insumos médicos, como gafas y trajes de protección.

Algunos medios de esa nación centroamericana que visitaron el fin de semana farmacias de las cuatro cadenas más grandes, constataron que no hay a la venta mascarillas en la mayoría de establecimientos. “El viernes en la noche vendí las últimas”, dijo una empleada de una farmacia del Mall Mutiplaza.

“Solo vendemos un máximo de seis unidades por persona”. En otra farmacia una empleada relató que “algunas personas han pedido hasta millones de mascarillas” y han vendido a “L135 la caja de 50 unidades”.

Algunas tienen una disponibilidad baja de mascarillas quirúrgicas y también de las cónicas desechables que cuestan L10.50.

 En un comunicado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) explicó que “el uso de mascarillas durante brotes de enfermedades virales como el coronavirus 2019 (Covid-19) se ha demostrado en estudios científicos que solo es efectivo para proteger a los trabajadores de la salud y reducir el riesgo de que pacientes enfermos diseminen la enfermedad”.

La OMS aconseja utilizar una mascarilla si se presentan síntomas respiratorios, tos o estornudos, si se cree que se ha contraído el Covid-19 con síntomas leves o si se está cuidando de alguien que podría estar infectado.

Sin embargo, advierte de que “una mascarilla no proporciona por sí sola suficiente protección y deben tomarse otras precauciones igualmente importantes”, fundamentalmente una buena higiene de las manos y el uso de desinfectante.

Las personas que no están enfermas no necesitan usar mascarillas porque no hay pruebas de que les vaya a proteger, y sí deben usarlas quienes presenten síntomas respiratorios y los profesionales sanitarios que traten a pacientes con coronavirus.

La OMS recomienda a los médicos que empleen mascarillas con filtro de partículas equivalente a la FFP2. Para Homer Mejía, coordinador del Programa Nacional de Vigilancia de la Secretaría de Salud, “las mascarillas son necesarias, de vital importancia no solo por coronavirus e influenza”.

“Es un mecanismo de barrera para disminuir el riesgo de adquirir la enfermedad. Las mejores son las N95 que utiliza el personal de Salud. Las mascarillas quirúrgicas, de manerial plastificado, azules, son mecanismo de barrera para evitar que el virus se transmita por las gotas de saliva, cuando tosemos o estornudamos”, dijo. Alma Barahona, epidemióloga de la Región Metropolitana de Salud, considera que “las mascarillas son indespensables”.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias