spot_img
spot_img
lunes, 29 de noviembre del 2021

Embajada de EE.UU. dice que no tienen relaciones “sólidas” con El Salvador

La diplomática advirtió que el gobierno de los Estados Unidos no puede “mirar a otro lado cuando hay un declive de la democracia” en El Salvador.

spot_img

La encargada de negocios de los Estados Unidos, Jean Manes, confesó que “las relaciones no están sólidas” entre su país y El Salvador, debido al supuesto declive de la democracia encabezado por el presidente de la República, Nayib Bukele.

La diplomática advirtió que el gobierno de los Estados Unidos no puede “mirar a otro lado cuando hay un declive de la democracia” en El Salvador.

“No. No están sólidas. Obviamente estamos en un momento muy complicado con el Gobierno de El Salvador, de nuestra parte siempre vamos a tratar de seguir trabajando con los salvadoreños y vamos a buscar todos los caminos que podemos hacerlo”, dijo Manes.

Manes detalló que la decisión del nombramiento de un nuevo embajador o de su ratificación toma tiempo y no solo depende de la Casa Blanca, sino del Senado de los Estados Unidos.

“Eso toma tiempo. Tenemos un proceso largo, no solamente en El Salvador, estamos a la espera de embajadores permanentes en casi todos los países alrededor del mundo, eso depende no solamente de la Casa Blanca no solamente en El Salvador”, manifestó.

La funcionaria, además, confirmó que el programa de visas de trabajo otorgadas por el gobierno de los Estados Unidos está siendo canalizado por Cancillería y ya no por el Ministerio de Trabajo.

Programa de visas de trabajo temporal en Estados Unidos, que estaba siendo canalizado a través del Ministerio de Trabajo, pasó al Ministerio de Relaciones Exteriores.

“Para mí, eso es el trabajo del Ministerio de Relaciones Exteriores y yo correspondo al trabajo con ella, y vamos a trabajar un conjunto con Ministerio de Relaciones Exteriores, donde estamos creciendo el programa de visas de trabajo, ese es un programa que mudó del Ministerio de Trabajo porque no funcionó de este lado, mudó para el Ministerio de Relaciones Exteriores”, aclaró.

El gobierno de los Estados Unidos ha advertido un declive democrático en El Salvador desde el 1 de mayo, fecha en que, en su primer día de funciones, la Asamblea Legislativa dominada por el partido del Ejecutivo cambió repentinamente al fiscal general y a la Sala de lo Constitucional, instancia que cuatro meses después habilitó la reelección inmediata presidencial.

El asesor presidencial de Joe Biden ha advertido que deben impedir que El Salvador se convierta en otra Venezuela y Nicaragua; y la embajadora Manes ha señalado que El Salvador parece estar siguiendo el libro de jugadas de Venezuela y Nicaragua.

EE.UU. ha puesto a 19 salvadoreños en las dos ediciones de la Lista Engel, una lista de actores corruptos y antidemocráticos ordenada por una ley emitida por el Congreso de los Estados Unidos, entre los que menciona a funcionarios del Ejecutivo, figuras de la oposición, empresarios y los cinco magistrados de la Sala de lo Constitucional electos el 1 de mayo.

Ante esto, el diputado de la Gran Alianza por la Unidad Nacional (Gana), Guillermo Gallegos, lamentó hoy las declaraciones de Manes.

“Una lamentable noticia escuchar esto. Teniendo en cuenta que El Salvador tiene más de 3 millones de salvadores viviendo en los Estados Unidos. Ojalá que estos pueda mejorarse, que las relaciones entre El Salvador y Estados Unidos puedan mejorar. Creo que es importante el poder tratar de hacerlo”, indicó Gallegos.

Sin embargo, el diputado aliando de Nuevas Ideas sugirió al gobierno de Estados Unidos respetar las decisiones tomadas por la Asamblea Legislativa.

Los partidos de oposición Arena y Vamos se mostraron preocupados por el deterioro de las relaciones entre los gobiernos de El Salvador y Estados Unidos.

Para René Portillo Cuadra, afectarán al pueblo más que al Gobierno. Portillo cree que al Gobierno no le interesa la suerte de los salvadoreños que viven en Estados Unidos.

Claudia Ortiz, diputada de Vamos, cree que esa tensión “no le conviene a nadie”.

Ortiz atribuyó esta mala relación a la actitud antidemocrática del Gobierno salvadoreño, poniendo de ejemplo, la poca transparencia en todo el Estado, la protección a casos de corrupción, la impunidad, los ataques a la sociedad civil y a medios de comunicación y periodistas.

“Si no fuera por todo ese tipo de prácticas antidemocráticas, otra historia fuera”, advierte, “y la cooperación de otros países amigos vendría a los proyectos gubernamentales”.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias