spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
martes, 27 de julio del 2021

Defensoras de derechos de la mujer: “˜No debimos confiar tanto en el FMLN”™

Organizaciones recriminan la falta de interés de la bancada saliente del FMLN en la lucha por la despenalización del aborto en El Salvador, tema por el que el paí­s ha sido señalado a nivel internacional en diversas ocasiones

spot_img

Con el fin del perí­odo legislativo 2015-2018 se apagó, de momento, la posibilidad de despenalizar ciertas causales de aborto en la legislación salvadoreña. Se le dijo no a una demanda respaldada por actores polí­ticos, sociales y organizaciones nacionales e internacionales, ante la violación a los derechos humanos que supone la vigencia del Código Penal salvadoreño, absolutamente restrictivo en este tema desde 1998.

La discusión se elevó y mantuvo la atención de la agenda pública, pero al final los objetivos parece que terminaron extinguiéndose. Esto a pesar de que habí­a a priori una favorable correlación de fuerzas polí­ticas; de que la opinión pública habí­a alcanzado una alta cuota de equilibrio, cosa nada fácil; y de que el debate, en suma, se abrió desde lo académico, desde la discusión en el seno mismo de la sociedad civil, y, al parecer, también desde el entorno polí­tico. El escenario, por tanto, no era tan hostil para un cambio, o por lo menos eso parecí­a. Tanto así­, que, en el epí­logo de la discusión, incluso medios tan reacios a abordar esta temática desde una perspectiva más plural dieron espacio a columnistas de opinión, mujeres la mayorí­a, vinculadas por diversas razones al pensamiento conservador, pero que terminaron decantándose, luego de una reflexión particular, por apoyar la posibilidad de despenalizar el aborto, por lo menos en algunas causales.

Finalmente, sin embargo, se impuso el estado actual de las cosas. La derecha polí­tica dio un portazo al tema, alineándose con la visión conservadora de la realidad e ignorando los llamados a la sensatez que el mundo, a través de organismos internacionales, le exige a El Salvador, esto por entender que el Código Penal actual atenta contra los derechos de la mujer; es decir, la derecha al final fue fiel a su agria herencia en materia de derechos humanos. También es necesario poner en relieve la tozudez crepuscular de la izquierda polí­tica partidaria, que no quiso maniobrar en el epí­logo de las cosas, hizo notorio su divorcio de las organizaciones feministas y puso en duda su compromiso con la causa a favor de las mujeres salvadoreñas.

En ese contexto, algunas dirigentes de asociaciones que hace años luchan por los derechos de la mujer hacen un balance más o menos positivo de la situación. Hablan de la apertura a más voces que se han hecho sentir en el proceso de debate y reflexión; son crí­ticas hacia sí­ mismas; cuestionan el papel del FMLN y miran el futuro como un escenario donde la lucha por la causa a favor de las mujeres debe continuar.

“Las organizaciones que defendemos los derechos humanos de las mujeres hemos tenido que reflexionar mucho acerca de nuestro papel, constatar que no somos las únicas interesadas en que esta legislación cambie y además dejar espacio a otras opiniones, a otras expresiones sociales, a otras visiones jurí­dicas”, dice Morena Herrera, defensora de  derechos humanos y dirigente de organizaciones feministas. Su reflexión, así­, apunta a una autocrí­tica inicial sobre la noción patrimonialista que las organizaciones han tenido sobre el tema aborto y  sobre los derechos de la mujer.

También Alejandra Burgos, de la Colectiva Feminista, hace un balance general de la discusión y de cómo las piezas se han movido sobre el tema en los últimos tiempos. Burgos, como Herrera, cree que esta coyuntura sobre el aborto ha servido para que se escuchen más voces cercanas a la causa, con matices o no: “Cada vez más, y sobre todo en este último perí­odo, hemos podido ver que (la despenalización del aborto) no es una demanda que solo preocupe a un sector de la población, sino que afecta a diversos sectores. Hemos podido ver cómo se han escuchado diversas voces y cómo el miedo se ha ido perdiendo para posicionar y respaldar este debate”.

Hace además una reflexión sobre el futuro cercano: “Esta legislatura no estuvo a la altura de una demanda ciudadana, pero la lucha no está terminando, sino que solo estamos cerrando un capí­tulo”.

Con el peso de la realidad frente a sí­, el movimiento feminista y de derechos humanos se plantea un análisis que incluye los apoyos obtenidos de donde  quizá no se lo esperaban. Especial atención merece, en principio, la participación en el tema del diputado Johnny Wright Sol, quien con la bandera de la ultraderechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) acuerpó la posibilidad de abrir un camino entre diputados de partidos usualmente cercanos al conservadurismo gracias a su apuesta por cambiar la legislación en dos causales, una moción que, aunque quizá más corta que su predecesora en el Congreso (la del FMLN), conseguí­a acercarse a algunas visiones de diputados de derecha. Hay que recordar que Lorena Peña, diputada efemelenista, introdujo la moción inicial de despenalizar  el aborto en cuatro causales: por malformación del feto y su inviabilidad con la vida, en el embarazo a raí­z de una violación a una menor de edad, cuando la vida de la mujer embarazada corre riesgo y cuando hay violación en una mujer adulta.

Wright, quien terminarí­a alejado del partido que lo llevó a la Asamblea, habrí­a alcanzado un acuerdo con diputados de la derecha conservadora el 11 de abril. Hubo cabildeo externo también de personas cercanas a la visión conservadora de la polí­tica, mujeres la mayorí­a, sensibilizadas ante el peso del tema aborto como problema de salud pública. Pero según Wright, al final la votación se cayó por la ausencia de algunos diputados en la plenaria. Se cuenta entre estos a algunos del FMLN.

Lorena Peña, a  quien siempre se le consideró la abanderada del tema en esta coyuntura,  tuiteó desde su cuenta personal el pasado 28 de abril: “No se trata de cabildeos de última hora, la tarea por la mayorí­a para las 4 causales debe ser constante. La lucha continuará”. Esto en respuesta a lo que le cuestionara, siempre en la misma red social, la usuaria Ingrid Ortega (@iingridO), respecto de por qué la diputada expresidenta del Legislativo no cabildeó “en las últimas sesiones plenarias”.

Se supo que ese dí­a, además de la participación de personas cercanas a la derecha que abogaban en un lobby sui géneris por la despenalización del aborto, también participó la Asociación de Ginecologí­a y Obstetricia de El Salvador (ASAGOES) a través de algunas representantes. Esta asociación habí­a publicado a mediados de abril un comunicado donde, en resumen, se sumaban a la posibilidad de despenalizar el aborto. Sus argumentos fueron cientí­ficos y académicos.

En términos generales, este proceso ha servido para poner en perspectiva el papel del partido de izquierda como contrapeso histórico a los intereses ultraconservadores de la derecha polí­tica y para abrirse a más voces que, aunque ajenas a los movimientos feministas, mostraron empatí­a con los objetivos que se plantearon para incidir positivamente en la opinión  pública.

Morena Herrera, sobre el papel del FMLN, sostiene: “Nosotras confiamos en el FMLN porque siempre nos dijeron: “˜Nuestros 31 votos están asegurados”™. Pese a eso, organizamos algunas actividades de esclarecimiento de información a su grupo parlamentario. Es cierto que muchas veces no estaban todos los diputados y las diputadas y en algunas  ocasiones la mitad por lo menos estaban viendo sus teléfonos y no poniendo atención, todo esto me hace pensar que no debimos confiar tanto”.

Hace incluso una crí­tica más profunda, y vincula la debacle electoral del partido de izquierda en la pasada elección del 4 de marzo con el “abandono de las causas y las banderas más emancipadoras”. El FMLN “tiene que reflexionar sobre el papel que ha jugado en ese sentido”.

Pero Herrera no es la única. Sara Garcí­a,  quien también es activista de derechos humanos, añade: “El liderazgo del FMLN no fue el mismo al final (del perí­odo legislativo); es decir, esa fuerza, ese ánimo con el que presentó la propuesta de las cuatro causales casi estuvo ausente al final de la legislatura. Esto a nosotras  nos parece preocupante; los derechos de las mujeres no pueden estar sujetos cálculos polí­ticos ni a resultados electorales. Hacemos un llamado fuerte al FMLN para que no abandone esta causa, que es una causa  de derechos humanos, una causa social, una causa que merece ser impulsada como una de sus banderas de lucha, por que las que viven la situación, las que viven la peor parte de una legislación destructiva son las mujeres en situación de pobreza”.

Algunos de los próximos pasos a seguir de parte de estas asociaciones están relacionadas con la reflexión polí­tica. Y el papel de la izquierda seguirá en el tintero. De  momento, el panorama luce agrio, pues la debacle electoral de la izquierda partidaria trajo consigo su irrelevancia en la siguiente legislatura. Por ello, el tema derechos de la mujer deberá remar contra corriente en un Órgano Ejecutivo que parece, en principio, alejado de una visión más progresista de polí­ticas públicas.

spot_img

También te puede interesar

Erick Rivera Orellana
Comunicador y lexicógrafo.
spot_img

Últimas noticias