jueves, 12 de mayo del 2022
spot_img

Crisis en precio del petróleo obliga a Biden a negociar con Maduro

¡Sigue nuestras redes sociales!

El presidente de Estados Unidos ordenó embargo sobre importación de petróleo y gas ruso. Otra de sus intenciones es alejar a Venezuela de Rusia.

En medio de la escalada mundial del petróleo causada por la invasión de Rusia a Ucrania, Estados Unidos busca alternativas al oro negro de Moscú. Entre ellas, negocia con el régimen de Nicolás Maduro para levantar las sanciones a Venezuela a cambio de que el país caribeño aumente sus exportaciones de crudo.

La Casa Blanca confirmó este lunes el viaje de una delegación estadounidense de alto nivel a Caracas el pasado fin de semana para sostener encuentros con el Gobierno de Maduro, sobre “seguridad energética”. La propuesta ya está causando la ira de los senadores estadounidenses, que condenan la posibilidad de levantar las sanciones a cambio de “unos millones de barriles de petróleo”.

Estados Unidos, bajo la presidencia de Donald Trump (2017-2021) impuso duras sanciones económicas contra Venezuela en 2019, entre ellas a las exportaciones de petróleo, el principal motor económico venezolano, que Biden ha mantenido desde su llegada a la Casa Blanca en enero de 2021.

Sin embargo, en los últimos días, los medios estadounidenses han asegurado que la Administración Biden evalúa la posibilidad de levantar parte de las sanciones petroleras a Venezuela con el objetivo de que el país caribeño aumente su oferta petrolera, lo que podría ayudar a aliviar las presiones al alza sobre el precio del barril de crudo en los mercados internacionales.

Este lunes, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, confirmó estas conversaciones directas entre Washington y Caracas, las de mayor de nivel entre ambas partes en la capital venezolana en años.

“El propósito del viaje (a Venezuela) era discutir diferentes temas, entre ellos desde luego la seguridad energética”, señaló la portavoz presidencial.

Psaki remarcó que las discusiones con miembros del gobierno venezolano “se produjeron en los últimos días” y apuntó que “continúan”.

Los funcionarios estadounidenses, agregó, también trataron la situación de los seis exdirectivos de Citgo (filial de la petrolera estatal venezolana PDVSA), cinco de los cuales son ciudadanos estadounidenses y uno residente permanente, actualmente en prisión en Caracas.

Otro de los objetivos del acercamiento es dejar a Putin sin su principal aliado en América. A raíz del aislamiento del régimen venezolano, impulsado principalmente por Estados Unidos, Venezuela ha recibido grandes inversiones de Rusia y China, que han aprovechando la ausencia de Washington para posicionarse en el país.

Así, tras la reunión, este martes el mandatario venezolano se ha distanciado veladamente de la decisión de Putin de invadir Ucrania. En declaraciones a la prensa local, ha hecho hincapié en que “es el tiempo de la diplomacia, de la palabra, de la verdad y para reconstruir la paz” y que “no se puede estar a favor de una guerra que afecte a nuestra paz”.

“Estamos activados en el tema energético. Venezuela estará al frente en las iniciativas para estabilizar el mercado petrolero”, ha afirmado Maduro.

En este sentido, ha ratificado la capacidad que tiene Venezuela para elevar su producción de crudo a más de 3 millones de barriles diarios “si hicieran falta para la estabilidad del mundo”, desde el Palacio de Miraflores, en la sede del Ejecutivo.

Maduro también ha trasladado su preocupación por una posible guerra en Europa y su posible extensión a otras regiones, ante la crisis en Ucrania.

“Tenemos que expresar que estamos gravemente preocupados por la posibilidad de una guerra en Europa y una extensión a otras regiones del mundo de esta confrontación armada”, ha alertado.

Sin embargo, las intenciones de Biden ya han despertado una feroz oposición en casa. El influyente senador demócrata estadounidense Bob Menéndez expresó este lunes su “rotunda” oposición a la posibilidad de que la Casa Blanca relaje sus sanciones a Venezuela.

“Las aspiraciones democráticas del pueblo venezolano, al igual que la determinación y el coraje del pueblo de Ucrania, valen mucho más que unos pocos miles de barriles de petróleo”, dijo Menéndez en un comunicado.

El senador de raíces cubanas, que preside el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, expresó sus “serias preocupaciones” por la posibilidad de que esas presuntas negociaciones estadounidenses “para comprar petróleo venezolano” puedan “perpetuar una crisis humanitaria que ha desestabilizado a América Latina y el Caribe durante toda una generación”.

El senador por Nueva Jersey aseguró que respalda los esfuerzos de Biden “para unificar al mundo entero contra el tirano asesino en Moscú”, en referencia al presidente ruso, Vladímir Putin.

Sin embargo, afirmó que esos esfuerzos no deberían “verse contrarrestados” por un “sustento” estadounidense a Maduro, al que describió como un “dictador en Caracas que está siendo investigado por crímenes de lesa humanidad”.

Comparte este contenido en:
spot_img

También te puede interesar

Agencias Internacionales
Agencias internacionales de prensa
spot_img

Últimas noticias