spot_img
spot_img
jueves, 28 de octubre del 2021

¿Cómo construir una economí­a sostenible?

La agroecologí­a y la agricultura familiar son algunas de las opciones para impulsar una economí­a más amigable con el medio ambiente.

spot_img

Ante los efectos del cambio climático, entidades y paí­ses tienen clara la necesidad de generar nuevos modelos sostenibles y amigables con el medio ambiente. Entrelazar la economí­a y la sostenibilidad supone un reto al que muchos responden con propuestas como la agroecologí­a, la agricultura a pequeña escala y la economí­a solidaria.

La agroecologí­a es un tipo de agricultura alternativo frente a las prácticas convencionales, por lo general basadas en el despilfarro del agua, los productos quí­micos y los monocultivos. Busca la sostenibilidad y la productividad mediante la aplicación de conocimiento ecológico.

Tema relacionado: ¿Hacia dónde va el agro en El Salvador?

Según la Federación de Cooperativas de la Reforma Agraria de la Región Central (FECORACEN), el emprender en la agroecologí­a propicia beneficios en diversas ví­as; uno de los más importantes es la economí­a familiar que deja de depender de la dinámica convencional. Entre las técnicas que se pueden usar se encuentran la preparación profunda del suelo, uso de la composta, uso de semilleros (almácigos), siembra directa, asociación y rotación de cultivos, uso de semilla criollas y otros.

Un reciente estudio elaborado por We Effect – Centro Cooperativo Sueco, revela que el sector agrario juega un papel clave para asegurar el abastecimiento de alimentos a nivel global, no obstante, se enfrenta a una serie de desafí­os, entre ellos a la necesidad de implementar métodos de cultivos sustentables y de menos impacto en el ambiente.

La organización destaca la necesidad de recuperar la agricultura sostenible y la restauración de la economí­a campesina y familiar, vista esta como un factor determinante en la seguridad y soberaní­a alimentaria, el desarrollo nacional, la reducción de la pobreza y la sostenibilidad ambiental.

Los hallazgos del mismo estudio revelan que en la región se ha reducido el apoyo a la agricultura y además que esta se vuelve no sostenible, pues tiene a su base el uso de agroquí­micos, el monocultivo e inversiones a corto plazo, haciendo que la condición de pobreza no se reduzca. Además expone la salud de la población.

Le puede interesar: El medio ambiente salvadoreño, enfermo e incierto.

Por otro lado, el tema de la soberaní­a alimentaria y la economí­a solidaria van de la mano, según la economista Evelyn Martí­nez Mejí­a, ya que benefician a las mayorí­as populares, al campesinado, a las mujeres, a los excluidos.

En esta lí­nea, Martí­nez recuerda que en El Salvador no existe ningún instrumento legal que garantice la soberaní­a alimentaria. Desde 2006 hasta la fecha, más de 11 propuestas de ley han llegado a la Asamblea Legislativa pero no han sido estudiadas.

¿Cómo dar solución a la problemática?

Organizaciones y técnicos sugieren emprender la agricultura de familia a pequeña escala, enfocándose en la agroecologí­a y con más atención a las mujeres ya que incrementa la nutrición y los ingresos en la familia, además de aportar a las cadenas de valor.

La atención hacia la agricultura y con enfoque en las mujeres toma aún más valor y genera mayor incidencia considerando que en regiones como Latinoamérica, “el rostro de la pobreza es muchas veces una mujer campesina”.

En esta lí­nea es que se sugiere apostarle a la agricultura sustentable que contribuya al entorno social y económico, al clima y medio ambiente. En el caso particular de El Salvador el reto es mayor porque hay que reivindicar el agro que ha estado por muchos años relegado.

Lea además: Una apuesta para fortalecer el agro salvadoreño.

La lucha por impulsar una economí­a sostenible tiene a su base impulsar medidas que tenga como enfoque el cuido del medio ambiente y la permanencia de los recursos en el futuro. A las ya mencionadas se suman también los esfuerzos reforestar las áreas más vulnerables y generar resiliencia ante el impacto del cambio climático.

Otra de las necesidades más urgentes según la aprobación de la Ley de Soberaní­a y Seguridad Alimentaria y Nutricional para que la población tenga acceso a una alimentación sana, apoyo para el emprendimiento de proyectos agrí­colas y una comercialización justa, así­ como una polí­tica que promueva la agroecológica a nivel nacional.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias