spot_img
spot_img
miércoles, 20 de octubre del 2021

Cambios en la sociedad salvadoreña pos-Coronavirus

En El Salvador, después de la pandemia, qué sucederá, habrá cambios micros y macros en la sociedad, o la vida continuará su aparente cauce normal; antes de tratar de contestar estas preguntas, sería bueno recordar la historia contemporánea del país, por ejemplo, los efectos ocasionados por la I y II Guerra Mundial, la insurrección indígena de 1932, la huelga de brazos caídos en 1944, del conflicto armado de El Salvador 1992, los terremotos y la dolarización del 2001

Cada evento social y natural de grandes dimensiones ha afectado en lo económico, político, social, cultural y religioso, siempre hay cambios favorables o negativos, lo cual depende, desde qué óptica o enfoque se analicen, en las crisis hay afectados de forma negativa, pero hay otros que se benefician.

El Salvador está en cuarentena con un Estado de excepción, casi toda la población se encuentra en sus casas, con la prohibición de salir, excepto casos establecidos por la ley. No obstante, se ha garantizado la capacidad adquisitiva de la población para mantener activo el rubro económico.

Las medidas afectarán en particular al sector informal de la economía y a la gran empresa, no obstante, ante la posibilidad de perder la vida, es mejor hacer el sacrificio. Sin embargo, el sector financiero no perderá, porque al final, siempre se le garantizan sus ganancias a mediano plazo, es decir, la población no ahorrará el dinero que deberá pagar por créditos hipotecarios o personales, entre otros.

El sector servicio, por ejemplo, los supermercados, distribuidores de alimentos y agua embotellada, restaurantes o cafeterías con servicio a domicilio, farmacias, son los más beneficiados, si El Salvador consumiera lo que produce la ganancia se democratizaría, pero buena parte de los cereales y verduras son importadas de Guatemala. Esta situación, debería de tomarse en cuenta para reactivar el sector agropecuario de El Salvador.

Los dirigentes de los partidos políticos de ARENA-FMLN, han tratado de oponerse a las medidas del gobierno de El Salvador, porque según la lógica de ellos, si la pandemia entra al país, sin ninguna medida preventiva, y el sistema de salud colapsa y se crea una anarquía en la salud pública, le echarán la culpa al presidente Nayib Bukele por incompetente.

 Los políticos de ARENA-FMLN se han evidenciado ante la ciudadanía que, para ellos, es más importante sus intereses partidarios que la vida incluso de sus militantes, este despliegue de irresponsabilidad de los políticos tradicionales ante la ciudadanía ha generado un malestar en la población que se manifiesta en un rechazo popular, lo cual queda plasmado en las encuestas de opinión pública, en donde el 97 por ciento de la población respalda la gestión del presidente Bukele. Obviamente, la ciudadanía les pasará factura a los políticos en las próximas elecciones.

Esta pandemia ha dejado al descubierto que la preparación de profesionales de alto nivel académico es indispensable, para hacer frente a cualquier catástrofe natural o fenómeno social, lo que lleva a plantearse la necesidad de una reforma educativa, para que la educación deje de ser un servicio de comercio, en donde lo importante es la ganancia económica de los propietarios de los centros educativos que la preparación idónea de los jóvenes.

Con la pandemia, la cultura de no hacer caso a las normas de conducta social o a las leyes, es decir, lo que coloquialmente se le denomina en El Salvador, el “valiverguismo”, no se puso de manifiesto masivamente, solo tres centenas de personas no les importó y salieron a pasear o a ingerir bebidas alcohólicas, fueron puesta obligatoriamente en cuarentena.

En general, la población es consciente de que las medidas son indispensables para protegerse ellos mismos y a sus respectivas familias. Increíble o absurdo, pero hubo políticos que defendieron a los “valiverguistas”, ese es el nivel moral y ético de los dirigentes políticos salvadoreños tradicionales.

Al final de la pandemia la familia salvadoreña saldrá fortalecida, habrá reformas en lo económico, político y social, sobre todo en aquellos factores o elementos que con la pandemia quedaron al descubierto la obsolescencia y caducidad. El gobierno salvadoreño será evaluado a nivel mundial por los organismos internacionales pertinentes, si realmente actuó inmediatamente, en favor de la protección de la vida de la ciudadanía.

spot_img

Últimas entradas