spot_img
spot_img
domingo, 24 de octubre del 2021

Anotaciones sobre los zurdos

“Y dirá el Rey a los que estén a su derecha: ‘Vengan ustedes los que han sido bendecidos por mi Padre; reciban el reino que está preparado para ustedes desde que Dios hizo el mundo”. Mt. 25, versí­culo 34. “Luego el Rey dirá a los que están a su izquierda: ‘Apártense de mi ustedes que están bajo maldición; váyanse al fuego eterno que está preparado para el diablo y sus ángeles”. Mt. 25, versí­culo 41.

Tal parece que, desde tiempos bí­blicos, la izquierda ha tenido una connotación negativa, hasta llegar al grado de verse como una maldición. Y traigo esto a colación ya que el pasado martes, 13 de agosto, celebramos el dí­a internacional de los zurdos.

Según los datos que se tienen, el primer año que se celebró fue en 1976, por la organización “Left-handers International”, en los Estados Unidos, un viernes 13. La fecha no es arbitraria si tomamos en cuenta que mucho se ha relacionado a los zurdos con supersticiones, mala suerte y demás ideas negativas. Sin embargo, no fue sino hasta 1992 que se institucionalizó el dí­a internacional de los zurdos, para concientizar a la mayorí­a diestra sobre las dificultades que atraviesa esta minorí­a en su desempeño cotidiano.

Ser zurdo en un mundo que ha sido pensado para diestros es una labor muy ardua. Según los fundadores del “Club de los Zurdos”, en Inglaterra, durante todo el año reciben testimonios de personas zurdas que no pueden utilizar todos los instrumentos de trabajo y, en algunos casos, se sienten subestimados y estigmatizados porque los instrumentos están hechos para personas diestras.

Quien forme parte de ese 13% de la población mundial, seguramente habrá sufrido vivir en una sociedad diestra, que ha diseñado todo pensando en las personas derechas: lapiceros, tijeras, abrelatas, sillas y hasta la forma de escribir, de ahí­ la mala fama de que las personas zurdas tienen letra fea. Nadie que escriba con la mano izquierda puede negar que siempre tuvo problemas con la tinta emborronada cuando iba pasando el borde de la mano sobre las palabras escritas.

En mayor o menor grado, el usar preferentemente las extremidades izquierdas ha sido visto como algo “raro”. Como vimos en la cita bí­blica, desde hace muchos años la calidad de izquierdo ha sido vista con recelo. A lo largo de la historia, ser zurdo ha sido considerado algo negativo; de hecho, la palabra latina sinister significa "izquierda". En la edad media los zurdos eran perseguidos; en la época de la Santa Inquisición, ser zurdo era visto como algo demoní­aco; por esos dí­as, utilizar la mano izquierda significaba ir a la hoguera. En el mundo musulmán, el ser zurdo fue visto como algo sucio, pues tradicionalmente la mano izquierda era usada para limpiarse después de defecar. Hoy dí­a, aún es mal visto en los paí­ses árabes comer con la mano izquierda o dar un saludo con esa mano. El ser zurdo tiene hasta implicaciones polí­ticas: desde una visión maniquea, la derecha ha sido buena. En cambio, la izquierda es la “mala”.

Hace 40 años aún habí­a colegios en los que se castigaba a niños que escribí­an con la mano izquierda. En casos extremos les amarraban la mano izquierda para que aprendieran a “escribir bien”. Sé del caso de un conocido que sufrió este tipo de vejámenes por su condición de zurdo.

Afortunadamente, hoy dí­a ya no existen tantos prejuicios al respecto y los “zurdos contrariados” (zurdos de nacimiento que por obligación terminan siendo diestros) cada vez son menos.

Y es que el ser zurdo no es un defecto o una opción que uno escoge a conciencia. Hay condicionamientos genéticos, fisiológicos y cerebrales que influyen en que una persona sea zurda o no. Sin embargo, es sabido que los zurdos son más hábiles con la mano derecha que lo que los diestros son con la izquierda; y esto es así­ porque, al vivir en un mundo de diestros, el zurdo tiene que ir adquiriendo habilidades con la mano derecha que originalmente no poseí­a. Esto ha influido en que los zurdos sean más creativos; por esto encontramos que muchos artistas son zurdos.

Afortunada o desafortunadamente, hay personajes históricos, reales o ficticios a quienes sí­ los dejaron ser zurdos: Ramsés II, Miguel íngel, Juana de Arco, Sergei Rachmaninoff, Lewis Carroll,  Charlie Chaplin, Marilyn Monroe Kurt Cobain,  Angelina Jolie, Keanu Reeves, Jack el Destripador, Maradona, Pelé, Bart Simpson, Lady Gaga, Barack Obama y nuestro actual presidente, Nayib Bukele. Todos ellos son personajes que han dejado su impronta de zurdos en un mundo de diestros.

Yo también soy zurdo; y también sufrí­ en el colegio por no tener pupitres para izquierdos; fui discriminado por mi profesor de música quien me aseguró que nunca aprenderí­a a tocar ningún instrumento de cuerda y, para mi fortuna, aprendí­ a tocar guitarra; nunca, hasta el dí­a de hoy, he sabido cortar con las tijeras, utilizar el abrelatas o manejar un cuchillo con la destreza que lo hacen los diestros.

Así­ que quise escribir estas anotaciones, como homenaje a aquellos hombres y mujeres que, discriminados o no, viven con dignidad su zurdera en esta sociedad de diestros.

¡Enhorabuena!

spot_img

Últimas entradas