spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
jueves, 05 de agosto del 2021

Ulloa avanza en diseñar entidad anticorrupción a partir de CICIG

Entre algunos antecedentes está la participación de Thelma Aldana, la reconocida exfiscal guatemalteca, en eventos del presidente Bukele.

spot_img

El vicepresidente Félix Ulloa, responsable de dirigir la creación de una entidad contra la corrupción y la impunidad, se reunió con Iván Velásquez, el polémico titular de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).

En sus cuentas de Twitter, tanto Ulloa como Velásquez revelaron que la reunión ocurrió. El comisionado Velásquez la calificó de “agradable y productiva”.

Con anterioridad, Ulloa habí­a sugerido que el gobierno salvadoreño buscaba emular el modelo guatemalteco de una comisión para combatir la corrupción y la impunidad. Honduras también tiene su propia entidad, la MACCIH, pero fue diseñada y puesta en marcha con el apoyo de la Organización de Estados Americanos. En el caso de Guatemala, se montó esta institución con apoyo de la ONU.

Velásquez, de origen colombiano, dirigió la CICIG desde su octubre 2013. Mientras estuvo al mando, la comisión hizo público un caso emblemático en lucha contra la corrupción en Centroamérica. Junto a la entonces fiscal general, Thelma Aldana, la comisión terminó y publicó una red de sobornos y malversación en las aduanas guatemaltecas: el caso La Lí­nea. Este caso llevó a quitar de sus cargos a Roxana Baldetti, la entonces vicepresidente y a Otto Pérez Molina, que ejercí­a como presidente. Ambos terminaron en la cárcel.

El caso La Lí­nea generó un movimiento social sin precedentes en Guatemala en contra de la corrupción, pero además, convirtió a Velásquez en una figura representantiva de esa lucha que logró permear en los movimientos sociales.

Guatemala celebró elecciones y fue entonces que quedó Jimmy Morales, actual presidente. Morales, poco tiempo después de ser electo, firmó el acuerdo para que la CICIG continuase operando en ese paí­s.

La CICIG y la Fiscalí­a, siempre bajo el mando de Aldana y Velásquez, presentaron una investigación en la que probaron que Morales habí­a recibido financiamiento que su partido no declaró. Pidieron antejuicio y acumularon otras faltas contra el presidente, pero no prosperó. Quien sí­ cambió fue Morales: declaró persona non grata a Velásquez e impidió su ingreso a Guatemala. Incluso pidió a la ONU que lo quitaran como comisionado y ya no firmó el acuerdo de extensión para las operaciones de la CICIG.

No obstante, la ONU ratificó a Morales como el dirigente de la comisión. En tanto, hubo movilizaciones a favor de Velásquez, o como lo llamaron “Iván El Terrible”, en alusión a un monarca ruso. La fiscal fue etiquetada como Aldana “La Justiciera”. Morales comenzó a perder popularidad con rapidez y al final esto fomentó que se profundizara la polarización en Guatemala.

La exfiscal Aldana ha tenido una relación cordial con el presidente Nayib Bukele desde antes que asumira como gobernante salvadoreño. Han sostenido algunos encuentros.

La versión salvadoreña

El analista y experto Mauricio Choussy advirtió que una comisión anticorrupción en El Salvador no deberí­a ser una réplica de la entidad guatemalteca, sino, aplicar algunos cambios. De acuerdo a Choussy, lo fundamental en la creación de estas comisiones con apoyo internacional es que dejen el aprendizaje y la fortaleza institucional después de irse. Incluso señaló que en el caso de la CICIG, el problema fue que se el dio demasiado poder, en lugar de ayudar a fortalecer las instituciones locales.

Ulloa todaví­a no ha dado detalles sobre cuánto han avanzado en el diseño de la CICIES, ni cuáles son las metas trazadas. Sí­ se sabe que también se reunió ya con la ONU para abordar este mismo tema. El fiscal general salvadoreño, Raúl Melara ya ha expresado que prefiere fortalecer y dar recursos a la Fiscalí­a General de la República.


spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias