spot_img
spot_img
domingo, 09 de mayo del 2021

REPORTAJE: Cuba en su peor etapa de contagio, va por su vacuna anti-Covid-19

Enero fue el peor mes en cuanto a contagios y muertes por coronavirus, aunque a fuerza de ser justos, se está recogiendo la cosecha de lo sembrado en diciembre, cuando decenas de miles de emigrados llegaron al país a pasar las fiestas navideñas

spot_imgspot_img

Cuba también corre tras su propia vacuna, con varias en prueba pero todavía faltan un par de meses para tener certezas, en tanto toma medidas para frenar el rebrote. En febrero se reduce el número vuelos de países ¨calientes¨ y todos los viajeros que lleguen a la isla serán aislados en centros de salud pública hasta tener la seguridad de que están sanos. Las escuelas fueron cerradas y los niños no podrán estar en las calles sin una razón de peso. El país está otra vez en pie de guerra.

Se dispararon todas las alarmas al superar este domingo los 1000 contagios por covid19 en 24 horas, acompañado de un promedio de 3 muertes diarias durante los últimos 7 días. El mes de enero deja un saldo de 14630 infectados, 68 fallecidos y 5500 casos activos. Para los parámetros cubanos el repunte es enorme, teniendo en cuenta que entre marzo y noviembre del 2020 el número de casos nunca superó los 100 diarios y la cantidad total de fallecidos fue de unos 150, incluso hubo un día en el que no se informó de ningún contagiado.

Últimamente la situación también comenzó a afectar a los niños, un grupo poblacional que casi no había sido golpeado. Ahora cientos de ellos se han contagiado por lo que las escuelas fueron cerradas y se emitió una prohibición para impedir que los menores estén en la calle jugando o acompañando a sus padres en las colas de las tiendas. Las cosas se han puesto tan difíciles que incluso algunos lactantes fueron trasladados a las UCI.  El Dr. Francisco Durán, Jefe de Epidemiología de Cuba, informó que en enero 120 mujeres embarazadas contrajeron el covid19, mientras que en todo el 2020 fueron 110.

Dadas las circunstancias, Cuba acelera las pruebas de sus proyectos vacunales. Vicente Vérez, Director Instituto Finlay reveló que a finales de febrero se iniciarías las pruebas de las vacunas cubanas (Soberana 1 y Soberana 2) en menores, entre los 5 y los 18 años. Ya se han probado en cientos de adultos sin efectos adversos aunque se informó que no está previsto vacunar a personas mayores de 80 años. Cuba pretende este año producir 100 millones de vacunas, una parte para las necesidades nacionales y la mayoría para vender en el extranjero, según Vérez ya hay acuerdos con Irán, Venezuela, Pakistán, Vietnam y la India.

A pesar de las buenas relaciones de La Habana con Moscú o Pekín y de su estrecha colaboración en temas de salud, no han llegado a la isla vacunas de esos países. Es un tema sobre el que no se habla en Cuba, al parecer apuestan todo a la capacidad local de tener listas a tiempo vacunas propias. En la actualidad  trabajan en 4 proyectos contra el covid 19: Soberana 01, Soberana 02, Mambisa y Abdala. La confianza en la capacidad de los científicos  nacionales no es mero chovinismo, ellos han creado ya 8 vacunas desde que en los 90 lograron una contra la meningitis tipo B y C, la primera de su tipo a nivel mundial, hasta la la vacuna terapéutica CIMAVAX para el tratamiento de cáncer de pulmón. Esta última se está probando hoy en el  Instituto Roswell Park de Estados Unidos.

La crisis del rebrote se produjo a raíz de la apertura de fronteras en noviembre pasado, cuando decenas de miles de emigrados viajaron a ver sus familias desde los EEUU, epicentro mundial del Coronavirus. No se les exigía traer un PCR pero se les hacía 2 en Cuba y hasta tener el resultado del segundo deberían estar aislados en el domicilio. La realidad fue muy diferente, pocos respetaron el protocolo, un señor proveniente de Miami estaba haciendo trámites en migración al día siguiente de llegar. Otra emigrada fue a visitar a su madre, ingresada en un hospital, antes de tener el resultado de su PCR. La apelación gubernamental a la autodisciplina podría haber funcionado en Vietnam pero era de esperar que en Cuba muchos se saltasen las reglas, sobre todo tratándose de asuntos familiares.

La apertura de los aeropuertos no fue un asunto meramente humanitario, la administración Trump cerró todas las vías de envío de remesas, al punto de retirarle la licencia de operaciones a la Western Union. Las autoridades cubanas no tuvieron más opción que abrir las fronteras para que el dinero de las remesas fluyera en los bolsillos de los cubanoamericanos que visitaban a sus familias y de las ¨mulas¨, que se dedican al negocio desde hace décadas. Sin embargo, el costo sanitario fue altísimo, según el Dr. Duran, epidemiólogo mayor de Cuba, el 75% de los contagiados de este mes estuvieron relacionados, directa o indirectamente, con viajeros que llegaron al país trayendo consigo el virus. La grueso de los casos de contagios en el extranjero provienen de los EEUU, donde se congrega la mayor comunidad de cubanos.

Entre las medidas que entrarán en vigor desde el próximo 6 de febrero para contener el rebrote la más importante podría ser el aislamiento obligatorio de todos los viajeros, nacionales o extranjeros, en centros controlados por Salud Pública. Permanecerán en estas instalaciones alrededor de una semana, hasta tener el resultado de los dos PCR, antes de poder entrar en contacto con la población local. En caso de ser positivos serían hospitalizados para recibir el tratamiento establecido en los protocolos cubanos. Este aislamiento incluirá también a los viajeros que hayan sido vacunados en el extranjero. Además se redujo el número de vuelos de países con altos índices de infestación: Estados Unidos, México, Panamá, Bahamas, República Dominicana, Jamaica y Colombia. De esta forma esperan poder contener la principal fuente de contagios.

La Secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, acaba de anunciar que revisarán las políticas de Trump contra Cuba y en la isla hay muchas esperanzas de que reabran los canales para envío de remesas. El director financiero de Western Union, Raj Agrawal, expresó ¨la esperanza¨ de que la nueva administración les permita rápidamente ¨mover el dinero destinado a los seres queridos¨. Todos apuestan a que el Presidente Biden cambiará la política hacia Cuba pero lo cierto es que no hay fecha concreta y las finanzas del país están en crisis. Por esa razón en las nuevas medidas que se aplicarán no se incluye el cierre total de fronteras, como ocurrió en la primera fase de la pandemia.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias