spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
viernes, 30 de julio del 2021

Poesía de los días malditos: 15 héroes y víctimas de la desgracia

Inspirado entre el miedo y la esperanza del momento que el mundo vive, el periodista-poeta, bloguero, novelista y cuentista; Editor en jefe del diario La Opinión en Los Angeles y Fundador y co-editor de HispanicLA, nos regala estos versos

spot_img

1

Auxiliar de enfermería

En la desgracia viste bolsa negra de basura

resplandece la máscara contiene su propio aliento

huele a una semana de agonía

bailan las bolsas de basura la danza del coronavirus

hasta que la llaman

corre para mover al inerte absorto casi pasado, de camilla en camilla

porque le van a insertar el respirador que es casi constancia de la muerte

y al moverlo se desgarra su bolsa de basura negra

y las manos en guantes de cocina

de cuando preparaba pozole para la familia

2

Las campesinas

Y en esa desgracia una mujer se dobla como un junco

al enderezar la espalda su falda se llena de fresas

tiene la ropa mojada aunque no llueve un pañuelo le cubre la boca

los ojos recuerdan días de brillo

las mujeres del campo se abrazan

el virus les baila una cueca

se apuran para cumplir la cuota que nunca alcanza

3

Los costureros

No veo bien es la imagen borrosa película de los treinta tiembla en la desgracia

en la fábrica del sudor unos hombres con tijera amontonan resmas que caen al suelo

sus mujeres les dan forma de máscara quirúrgica los niños pegan

falsas etiquetas de marca registrada máscaras

conocidas respetadas aceptadas máscaras estirilizadas por la fuerza

que nos protegen

4

Desamparado con perro

En la desgracia un hombre en el suelo no sabe

si es más viejo que yo o si es joven frente a su carpa nueva

no sabe qué es el coronavirus no habla el idioma

pero contesta en inglés porque sospecha

al perro a su lado lo envuelve con una playera

calor de fin de abril la correa le corta el cuello

descansa en el suelo no sabe si es más viejo que yo o si es joven

5

Los jardineros

Afuera de mi casa el fortín donde solo entran y salen los gatos

fuera de mi casa hablan en voz muy fuerte los jardineros

y en la desgracia se pasan la cerveza de boca en boca

para pactar con el sello etílico del desprecio se tocan los hombros y empujan

porque a ellos señor no les pasa nada me señalan con el dedo y hablan en dialecto

y cuando me alejo encapuchado enmascarado

vuelven a la botella con el sello de la resignación

6

El enfermero

Un enfermero viste su uniforme de sepulturero verde

se cubre la cara hasta los dientes para detener la caravana de suicidas

reclaman libertad libertad armas de tiempos de la segunda enmienda

él no sabe dónde poner sus manos

no sonríe no goza tiene que volver sepulturero verde

enfermero que detiene a los suicidas

es el estudiante de la plaza de Tiananmen otra vez frente a los tanques

y yo acaricio su espalda a través del vidrio

porque se quiebra

7

El asilo de ancianos

En la desgracia el espectro de mi madre vuelve a revolotear

en un centro de convalescientes se mueren los viejitos en sus mausoleos

y aquí

llega el ejército de los buenos llega la caballería

reemplaza a las señoras de la limpieza que huyeron despavoridas

cierran las ventanas hacen las valijas de los viejos

para su viaje sin retorno

dejan la puerta abierta

8

Inmigrantes detenidos

Estoy en el centro de detención Elizabeth,

me oyes no nos dan razón,

estoy en la cárcel de Hudson

me oyes y ya no entran a las celdas

estoy en Adelanto y a mi niño lo llevaron

estoy en Otay Mesa respiramos el veneno me oyes.

Ven a buscarme ven a buscarme amor mío

9

Madre

Y a la cabeza de la resistencia enarbolando la bandera del todavía

las madres abrigan con la cobija que fue del deseo

hijos tensos hijos rojos

calman de noche sus sueños de madriguera y sus rabias de pajaritos

leen sus escritos acarician la espalda y dolores del no hay mañana

ya tarde inventan historias de fantasía y orgullo

y recuerdos compartidos del terruño

cuando su máscara propia esconde sus propios terrores

y en el vacío entre la cocina y el dormitorio caen exánimes

en el dulce sopor del amanecer.

10

Los sepultureros

Tres hombres oscuros cavan el piso y escarban la tierra

y él aún se estremece de recuerdos

Tres hombres oscuros cavan en silencio en la desgracia

y sin descanso enmascarados cubiertos de arpillera

y quien ocupó el cuerpo revolotea espera

y con mirada buena acaricia a quienes le preparan

la última cama en el portal de los cielos

marchan sin deudos ni autos ni flores ni mi último saludo

tres hombres oscuros se persignan y salen corriendo

11

Los niños

Quienes sobreviven el respirador

vuelven a su familias se beben el virus

y lo revuelven entre ellos hasta al más pequeño

como si fuese la cicuta revuelven los niños caerán

mientras tanto dibujan soles y casas felices colorean

o escuchan el mismo cuento

les leen o bien rezan y nunca volverán a dormir.

12

Periodistas

Quiero brindar por mis colegas últimos

que vuelven a la carga

caminan con sus pies de cemento registrando

reportando la desgracia anotando

quiero brindar por los que escriben la matanza

los contaminados de siempre que escuchan latidos vivos en las profundidades

entran a campos de detención como si fuesen supermercados

Por eso te llamo para que no los olvides

13

Los enfermos

No pude verte ni despedirme

no me dijeron nada y desapareciste en los pasillos

fantasmas blancos revolotean sobre la faz de la sala de emergencias

la respiración es un silbido que pierde fuerza

no me dejan verte despedirme no me dejan hablarte

Entonces

busco una cara conocida que me dé el adiós

14

Los conductores

Recuerdo cuando manejaba el camión de los estudiantes

amarillo como trencito de juguete

en cada cuadra sube un niño que es un hombre

Tose

Tose

tose

y me detengo estoy solo con el hombre enfermo aspiro su aire

Recuerdo cuando manejaba el camión de los estudiantes

Al final de la ruta alguien me esperaba siempre

15

Poetas

Y yo

El más pequeño de los poetas

El prototipo del poeta fracasado

El que despierta con una losa encima que ya no se mueve

Yo saludo a mis héroes de la desgracia

Y abrazo a quienes luchan todavía

y con mi puño en el aire dibujo unas frases de esperanza

Y aplaudo, aplaudo solo y como loco, mientras miro pasar la vida,

Aplaudo por el mañana

Lake Balboa, 24 de abril 2020

(*) Publicados originalmente en www.hispanicla.com

spot_img

También te puede interesar

Gabriel Lerner
Periodista argentino.estadounidense, ex editor general de La Opinión de Los Ángeles, EEUU. CoFundador de HispanicLa.com; colaborador y columnista de ContraPunto
spot_img

Últimas noticias