jueves, 12 de mayo del 2022
spot_img

Oficialismo silencia a periodistas en tratamiento de tema pandillas

¡Sigue nuestras redes sociales!

La directora en funciones para las Américas, de Human Rights Watch, Tamara Taraciuk, manifestó la grave falta que la censura representa para los medios cuando se informa sobre los actos de violencia realizados por las pandillas.

El bloque legislativo de Nuevas Ideas y aliados esperaron la noche de este martes, para aprobar una reforma a la Ley de proscripción de pandillas y otra al Código Penal, que desde la perspectiva de organismos internacionales y nacionales es una clara censura al trabajo periodístico salvadoreño.

Estas modificaciones están encaminadas a penalizar con 15 años de cárcel “la elaboración y reproducción ilegal de mensajes, señales, denominaciones o propaganda alusiva a pandillas” ya sea por personas naturales o medios de comunicación.

Ante esto, el presidente de la República, Nayib Bukele, indicó que: “Cuando los alemanes querían erradicar el nazismo, prohibieron por ley toda la simbología Nazi, así como los mensajes, apologías y todo lo que fuera dirigido a promocionar el nazismo. Nadie dijo nada, era entendible que fuera así. Ahora nosotros haremos eso con las pandillas. Si queremos algún día ser un país desarrollado, debemos hacer lo que los países desarrollados hacen, no lo que ellos nos dicen que hagamos”.

La primera de ellas ya fue aprobada con 63 votos a favor, se trata de una reforma al 345-C del Código Penal, con el fin de que se sancione la elaboración y reproducción ilegal de mensajes, señales, denominaciones o propaganda alusiva a pandillas.

Con las reformas, el artículo dicta que quienes elaboren, participen o faciliten la ejecución de “textos, pinturas, diseños, dibujos, grafitis y cualquier otra forma de expresión visual en inmuebles públicos y privados”, donde transmitan mensajes explícitos e implícitos que hagan alusión a las maras o pandillas, con la finalidad de establecer un control territorial o amenazar a la población, serán sancionados con una pena de diez a quince años de prisión.

Además, las reformas también establecen la misma sanción para quienes hagan uso de los medios de comunicación digital y tradicional, “para reproducir mensajes o comunicados originados o presuntamente originados por los grupos criminales”, que provoque pánico en la población salvadoreña.

Del mismo modo, la segunda normativa que se reformó con 64 votos, fue la Ley de Proscripción de Maras, Pandillas, Agrupaciones, Asociaciones y Organizaciones de Naturaleza Criminal, con el fin de declarar ilegales todos “los textos, pinturas, diseños, dibujos, graffitis y cualquier forma de expresión visual, plasmada en propiedad pública o privada”, que transmitan mensajes relacionados las diferentes estructuras criminales.

Según los parlamentarios, esta homologación de normativas, permitirá que las reformas hechas al Código Penal, en el sentido de sancionar con hasta diez años de cárcel a quienes se dediquen a dibujar grafitis, entre otros mensajes visuales referentes a las pandillas, sean fortalecidas.

“Con estas reformas se le está diciendo a los pandilleros que no pueden mandar audios o cadenas de textos para generar miedo en la población. No permitiremos que se infundan temor”, indicó la diputada de Nuevas Ideas, Marcela Pineda.

Por su parte Alexia Rivas, compañera de bancada de Pineda dijo: “No se ustedes, pero siempre que he visto alusivos a pandillas siempre sentí miedo”.

Mientras tanto, el jefe de la fracción legislativa de ARENA, René Portillo Cuadra, manifestó que es clara la violación al derecho de prensa con lo aprobado. A pesar de que solicitó la eliminación del “inciso tercero y cuarto al artículo 1” de dicha normativa, la petición no fue apoyada por los demás diputados.

La Asociación de Periodistas de El Salvador (APES) salió al paso sobre esto con un comunicado, donde condenan este tipo de acciones que realiza el gobierno sobre el libre ejercicio de la libertad de prensa.

“Amenaza con cárcel a los medios de comunicación y periodistas que reporten sobre una realidad que desde la actual administración, obsesionada con la propaganda y la tergiversación, se busca esconder”, reza parte de la misiva.

La APES agregó, que prohibir al periodismo reportar la realidad que viven miles de personas que habitan en comunidades controladas por pandillas, no surtirá ningún efecto en las vidas de las personas, sino que creará un espejismo que no es fiel a la verdad y no mencionar a las pandillas tampoco las hará desaparecer.

“El trabajo periodístico ha sido fundamental para comprender el impacto de las pandillas, los grupos criminales que han sangrado al país desde hace décadas. Gracias al periodismo El Salvador y el mundo conoció que varios gobiernos salvadoreños, incluido el actual, pactaron con las pandillas. O que el actual Estado salvadoreño, con Nayib Bukele a la cabeza, protegió a estos criminales y negó su extradición hacia los Estados Unidos”, indica el informe.

Por su parte, la directora en funciones para las Américas, de Human Rights Watch, Tamara Taraciuk, manifestó la grave falta que la censura representa para los medios cuando se informa sobre los actos de violencia realizados por las pandillas.

“GRAVE: la @AsambleaSV aprobó una reforma que criminaliza hasta pintar un grafiti sobre maras y la publicación de información sobre ellas en medios si generan “zozobra”. ¿Decidirá @nayibbukele
x Twitter, su Asamblea Legislativa, o sus jueces quién va preso hasta 15 años por esto?”, cuestionó Taraciuk en Twitter.

Comparte este contenido en:
spot_img

También te puede interesar

Carlos Francisco Hernández
Periodista y redactor de ContraPunto. Especialista en temas políticos, sociales y judiciales
spot_img

Últimas noticias