miércoles, 19 junio 2024

Nuevo intento hacia la integración sudamericana

¡Sigue nuestras redes sociales!

Por Carlos Castillos

Históricamente los países latinoamericanos, y particularmente los sudamericanos, han sido dependientes de las grandes potencias mundiales. Unas veces sometidos a los intereses europeos, otras veces a Estados Unidos y muchas veces a ambos bloques de poder planetario.

Y algunas veces, presidentes conscientes de esta situación, intentaron romper esos lazos viciosos, que no han solucionado los grandes problemas de la región y por el contrario, han mantenido incambiadas las situaciones de pobreza, desigualdad, hambre y todos los otros padecimientos, muy conocidos por los habitantes de esta región.

Este martes martes 30 de mayo de 2023, ante una invitación del presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, los presidentes de los doce países sudamericanos se reunieron en Brasilia para hablar sobre la necesidad de una integración continental que ayude a defender los intereses regionales e impida seguir siendo “marionetas en manos de las grandes potencias”.

El propósito no es nuevo. Ya se han hecho convocatorias similares con pocos resultados. A lo máximo, la creación de alguna estructura burocrática que funciona poco y mal, como el Parlasur (Parlamento Sudamericano), sin incidencia en los gobiernos y menos en la vida de los pueblos.

En Brasilia estuvieron, además del anfitrión, los presidentes de Argentina, Alberto Fernández; Bolivia, Luis Arce; Chile, Gabriel Boric; Colombia, Gustavo Petro; Ecuador, Guillermo Lasso; Guyana, Irfaan Ali; Paraguay, Mario Abdo Benítez; Surinam, Chan Santokhi, y Venezuela, Nicolás Maduro.

No fue una “cumbre” rimbombante, como suelen ser anunciadas estas reuniones. En Uruguay, los medios apenas se hicieron eco del discurso de su presidente, Luis Lacalle Pou, y poca cosa más. Los presidentes llegaron, se reunieron, firmaron una declaración y se volvieron a sus países.

Quedó flotando un cúmulo de buenas intenciones, plasmadas en una declaración titulada “Consenso de Brasilia”, de nueve puntos, que hace referencia a cuestiones como la seguridad, la integración, la paz regional, el cambio climático, el comercio, las migraciones y otros temas.

Lo más concreto es que “decidieron establecer un grupo de contacto, encabezado por los Cancilleres, para evaluación de las experiencias de los mecanismos sudamericanos de integración y la elaboración de una hoja de ruta para la integración de América del Sur, a ser sometida a la consideración de los Jefes de Estado”.

En un principio se habló de fijar un plazo de 120 días para que este grupo de pronunciara, pero finalmente, eso no tuvo el consenso deseado y fue eliminado del borrador.

Quizás lo novedoso de este nuevo encuentro fue el hecho de la diversidad ideológica de los asistentes, ya que junto a una “camada” de gobernantes “progresistas”, estuvieron algunos reconocidos conservadores de derecha o centroderecha, como los presidentes de Ecuador, Guillermo Lasso, de Paraguay, Mario Abdo y de Uruguay, Luis Lacalle Pou.

Fue el presidente uruguayo, el segundo país más pequeño del continente, después de Surinam, quien hizo un llamado a actuar y no seguir inventando organismos o instituciones, descuidando o mal aprovechando las existentes, como el caso de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), que fue creada el 12 de agosto de 1980 y sigue funcionando con una sede central en Montevideo.

Además existen otros bloques subregionales como el Mercosur, formado inicialmente por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, pero con varios otros países asociados, o la Alianza del Pacifico, más reciente, ya que data del año 2011, y que integran Chile, Colombia, México y Perú.

“¡Chega de instituciones!”, dijo Lacalle Pou utilizando un término portugués para decir “basta” y rechazó la formación de asociaciones que “terminan siendo clubes ideológicos, que tienen vida y comunidad en tanto y cuanto marchemos las ideologías”, comentó.

“Utilicemos los mecanismos que tenemos, las instituciones de las que participamos, y bienvenido el liderazgo de las grandes naciones”, apuntó Lacalle Pou en referencia a la iniciativa que ha tomado Lula para volver a intentar una integración regional de la que cada tanto se habla, pero poco se avanza.

“Vayamos a las acciones” clamó el presidente uruguayo, pero la cosa no pasó de ahí. Habrá que ver si los Cancilleres se reúnen, cuándo se reúnen, qué tratan y qué resuelven.  Porque los intentos anteriores se han quedado por allí: en la expresión de buenas intenciones.

Consenso de Brasilia

 1. Por invitación del presidente de Brasil, los líderes de los países sudamericanos se reunieron en Brasilia, el 30 de mayo de 2023, para intercambiar puntos de vista y perspectivas para la cooperación e integración de Sudamérica.

2. Reafirmaron la visión común de que América del Sur constituye una región de paz y cooperación, basada en el diálogo y el respeto a la diversidad de nuestros pueblos, comprometida con la democracia y los derechos humanos, el desarrollo sostenible y la justicia social, el Estado de derecho y la estabilidad institucional, la defensa de la soberanía y la no injerencia en asuntos internos.

3. Coincidieron en que el mundo se enfrenta a múltiples retos, en un escenario de crisis climática, amenazas a la paz y a la seguridad internacional, presiones sobre las cadenas de alimentos y energía, riesgos de nuevas pandemias, aumento de desigualdades sociales y amenazas a la estabilidad institucional y democrática.

4. Concordaron en que la integración regional debe ser parte de las soluciones para afrontar los desafíos compartidos en la construcción de un mundo pacífico; el fortalecimiento de la democracia; la promoción del desarrollo económico y social; la lucha contra la pobreza, el hambre y todas las formas de desigualdad y discriminación; la promoción de la igualdad de género; la gestión ordenada, segura y regular de migraciones; el enfrentamiento al cambio climático, incluso por medio de mecanismos innovadores de financiamiento de la acción climática, entre los cuales podría considerarse el canje, por parte de países desarrollados, de deuda por acción climática; la promoción de la transición ecológica y energética a partir de energías limpias; el fortalecimiento de las capacidades sanitarias; y el combate al crimen organizado transnacional.

5. Se comprometieron a trabajar por el incremento del comercio y de las inversiones entre los países de la región; la mejora de la infraestructura y logística; el fortalecimiento de las cadenas de valor regionales; la aplicación de medidas de facilitación del comercio e integración financiera; la superación de las asimetrías; la eliminación de medidas unilaterales; y el acceso a los mercados por medio de la red de acuerdos de complementación económica, incluso en el marco de la ALADI, teniendo como meta una efectiva área de libre comercio sudamericana.

6. Reconocieron la importancia de mantener el diálogo regular, con miras a impulsar el proceso de integración en América del Sur y proyectar la voz de la región en el mundo.

7. Decidieron establecer un grupo de contacto, encabezado por los Cancilleres, para evaluación de las experiencias de los mecanismos sudamericanos de integración y la elaboración de una hoja de ruta para la integración de América del Sur, a ser sometida a la consideración de los Jefes de Estado.

8. Acordaron promover, desde ahora, iniciativas de cooperación sudamericana, bajo un enfoque social y de género, en áreas que atañen a las necesidades inmediatas de los ciudadanos, en particular las personas en situación de vulnerabilidad, incluyendo los pueblos indígenas, tales como salud, seguridad alimentaria, sistemas alimentarios basados en la agricultura tradicional, medio ambiente, recursos hídricos, desastres naturales, infraestructura y logística, interconexión energética y energías limpias, transformación digital, defensa, seguridad e integración de fronteras, combate al crimen transnacional organizado y ciberseguridad.

9. Acordaron volver a reunirse, en fecha y lugar a ser determinados, para repasar el curso de las iniciativas de cooperación sudamericana y determinar los próximos pasos a tomarse.

Fotos: Cortesía presidencia de Brasil

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

spot_img

También te puede interesar

Carlos Castillos
Carlos Castillos
Periodista y corresponsal en Uruguay y Paraguay de ContraPunto
spot_img

Últimas noticias