spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
sábado, 31 de julio del 2021

Hombre que asesinó a su pareja semanas antes de su boda recibió una condena de 17 años de cárcel

La justicia salvadoreña falló en contra Héctor Otero Turcios, quien era la pareja sentimental de Chávez Ramírez y con quien tenía pensado casarse con ella en abril de 2018.

spot_img

El Juzgado Especializado de Sentencia para una vida libre de violencia giró una condena de 17 años de cárcel, para el principal acusado del asesinato de Graciela Eugenia Chávez Ramírez, ocurrido el 13 de febrero de 2018 en la colonia Jardines de Zacamil, Mejicanos.

La justicia salvadoreña falló en contra Héctor Otero Turcios, quien era la pareja sentimental de Chávez Ramírez y con quien tenía pensado casarse con ella en abril de 2018.

Sin embargo, según la acusación de la Fiscalía General de la República (FGR) el “cuento de hadas” se convirtió en una “historia de terror”, luego de que presuntamente apareciera un tercero en la relación, lo que habría provocado que Turcios tomara una actitud violenta.

El ministerio público manifestó que Turcios llamó 803 al celular de Graciela en 40 días, con el fin de ejercer control sobre ella.

La acción generó descontento a Chávez, quien le habría reclamado a Otero Turcios que era celoso y que no había una razón por la cual hacer ese tipo de violencia psicológica.

Pero esto no le importó al hombre, quien iracundo y auxiliándose de su amigo, Ángel de Jesús Henríquez Monge, cometió el mortal ataque en contra de su prometida.

La narración fiscal indicó, que el hecho violento se registró en la soledad de la zona donde residían, los vecinos señalaron que solo escucharon sus gritos.

El cadáver de la joven, de 22 años de edad, fue encontrado tendido en el suelo boca abajo y con lesiones de arma cortopunzante.

La madre de la víctima llegó a la escena con el objetivo de dejarle el vestido de novia a su hija, pero lo que encontró fue una noticia que le enlutó su alma.

Pese de haber cometido este crimen, el hombre fingió desconocer la causa de la muerte del asesinato de su prometida.

Por lo tanto, Otero estuvo presente en los actos fúnebres de la joven, donde volvió a desligarse y señaló que el salvaje ataque habría sido hecho por un agente de la división de Protección a Personalidades Importantes (PPI), quien solo fue identificado como Amílcar.

Lo que sí aceptó en la vela, fue que tuvo en la discusión con Ramírez y acordaron cancelar los planes de la boda que se iba a celebrar en abril porque “había encontrado al hombre de su vida y que él (Amílcar) era con quien forjaría su vida”.

“Cuando me dijo esto me desbastó. Puya, en ese momento le dije lo nuestro en dónde quedó, dónde quedó lo que íbamos a cumplir… Además, me sacó en cara que se había tatuado el nombre del agente en el pecho, yo nunca se lo vi porque cuando estaba conmigo siempre andaba tapada y llegábamos a la casa, pero no pasaba nada solo nos acostábamos”, detalló.

Luego de ello, el hombre afirmó que se fue con el corazón roto hacia la casa de sus padres mientras ella tomó rumbo desconocido.

“No sé porqué me acusan, porque muchas personas nos vieron que salimos juntos pero que tomamos rumbos diferentes. Luego de varias horas no supe de ella, yo llegué a la casa pero no la vi y en la mañana siguiente me fui a mi trabajo”, reveló.

Esta coartada había sido creída por familiares, ya que consideraron que el asesinato habría sido cometido por la anterior pareja de la mujer, a quien solo lograron identificar como Douglas.

Recalcaron que la forma como fueron los hechos, era de una escena de venganza debido al salvajismo con el cual fue cometido.

“Ella no había dado señales de haber tenido problemas, ella solo se dedicaba a su trabajo y se le miraba emocionada con el casamiento”, expresaron los familiares.

Sin embargo, revelaron que Ramírez le gustaba trabajar de noche con el afán de poderse de “olvidarse de su hija de 3 años y de las angustias de la vida”.

“Ese hombre es bien violento golpeaba a Graciela, varias veces le dejó morada la cara y la tenía bien sometida al límite que ella no asistía a fiestas familiares ni la dejaba salir a otras partes…Y se lleva con los muchachos (pandilleros)”, indicaron.

Pero ese pensamiento que tuvieron en la vela, cambiaría de forma radical porque nuevas evidencias encontradas por la FGR apuntaron que Otero estaba involucrado en el crimen.

Al verse acorralado huyó con su amigo hacia Guatemala, pero su fuga no duró mucho porque fueron detenidos por las autoridades de esa nación y los enviaron nuevamente a territorio salvadoreño.

Ante esto, no tuvieron otra opción que confirmar los señalamientos del Ministerio Público en su contra. Henríquez Monge recibió una condena de 5 años de cárcel por ser cómplice del feminicidio.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias