spot_img
spot_img
viernes, 22 de octubre del 2021

El tabú de la lactancia

¿Hay un lí­mite para amamantar niños?

spot_img

La Organización Mundial de la Salud (OMS) es clara en sus recomendaciones: “Para que el crecimiento, el desarrollo y la salud de un niño sean óptimos, hay que alimentar a los lactantes exclusivamente con leche materna durante los seis primeros meses de vida”. Además, aclara que se entiende por “lactancia materna exclusiva” no proporcionar al lactante ningún alimento ni bebida que no sea la leche materna, ni siquiera agua.

¿Qué sucede luego de esos seis primeros meses? Pues la OMS sugiere que después de esos 180 dí­as se empiece a dar a los lactantes alimentos complementarios. Sin embargo, muchas madres deciden seguir amamantando a sus niños por un tiempo mucho más prolongado. Entonces surge la pregunta: ¿Hay un lí­mite para amamantar niños?

No deberí­a de pasar de los dos años -combinado con otro tipo de alimentos-, pero se dan algunos casos de madres que prefieren hacerlo hasta más mayores, incluso hasta los 7 años. En otros, como mi caso personal, fue poco tiempo. Lo más importante son los primeros meses, para que el recién nacido pueda recibir el calostro y así­ obtener inmunidad de parte de las defensas de la madre.

Aquellas madres que extienden demasiado el perí­odo de lactancia corren, en mi opinión, un riesgo, y más aún si esto ocurre en un paí­s machista como El Salvador. Es que el niño, si es del sexo masculino, se va sintiendo como “machito" y domina a su antojo a su madre, no solo fí­sica, sino también mentalmente. Cuando yo daba consultas en el Hospital de Niños Benjamí­n Bloom tuve algún caso de niños que llegaban, literalmente, pegados de la teta de la madre. Vení­an a consultar por problemas de conducta, y no miento en decir que se pavoneaban como machos y se acercaban a la madre a mamar… Hay que tener en cuenta que los niños ya tienen dentadura y deben comer alimentos sólidos también.

Aquellas madres que llevan el perí­odo de lactancia al extremo tienen sus argumentos. Dicen que “la leche materna es mejor que cualquier otro alimento” y que además promueve el ví­nculo entre madre e hijos. También que ayuda a prevenir los embarazos, aunque eso no es tan cierto: varias madres han quedado encinta dando de mamar… También otros dicen que ayuda a bajar de peso. Pero al igual que la anterior, esta teorí­a no tiene fundamento. Eso sí­, en lugares de escasos recursos y donde escasean los alimentos, la leche materna pasa a ser la mejor opción.

Ahora veamos el tema de otro ángulo. Amamantar a los niños después de cierta edad también está mal visto socialmente, y mucho más si se lo hace un público. En Europa, por ejemplo, se ha creado una asociación para apoyarse mutuamente entre madres que adhieren a la lactancia materna prolongada. En Estados Unidos ha habido un debate muy grande y en algunos lugares es prohibido dar de mamar en público, independiente de la edad de los niños. Acá es común ver en las mujeres de menores recursos sacarse el pecho en público y dar de mamar”¦ En el estado de Georgia, Estados Unidos, está prohibido por la ley, ya que dar el pecho a un niño mayor de dos años a la vista de otros es un delito equiparable a un acto indecente o de provocación sexual.

Mi sugerencia, por tratarse de algo personal, es la madre deberí­a cubrirse con una mantilla en dicho momento. Es lo más práctico, esto es lo que yo hací­a y me permití­a compartir con la gente y atender a mis hijos al mismo tiempo, ya que eran dos y casi todo el dí­a, al principio, pasaba alimentándolos. Teorí­as, argumentos y nuevas tendencias siempre habrá, pero mi consejo es seguir las recomendaciones de la OMS. No hay nadie más autorizado que este organismo en materia de salud.

spot_img

También te puede interesar

Margarita Mendoza Burgos
Titulaciones en Psiquiatría General y Psicólogía Médica, Psiquiatrí­a infantojuvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España; colaboradora de ContraPunto
spot_img

Últimas noticias