spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
lunes, 26 de julio del 2021

El secreto a voces sobre los asesinos de Monseñor Romero

El informe de la Comisión de la Verdad de la ONU reveló los nombres de quienes planificaron el magnicidio; sin embargo, el caso sigue sin avances en sus investigaciones

spot_img

El ya fallecido exmayor y militar extremista de derecha Roberto D’Aubuisson ordenó asesinar en 1980 al entonces arzobispo de San Salvador, Oscar Arnulfo Romero, según concluyó la Comisión de la Verdad, auspiciada por la ONU en un informe divulgado en 1993.

El polémico D’Aubuisson (1944-1991) fue también investigado por la Comisión de la Verdad como uno de los fundadores de los escuadrones de la muerte de ultraderecha que actuaron con la anuencia del Estado.

Fue un carismático lí­der, quien en 1981 fundó además el partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), que gobernó El Salvador por 20 años consecutivos, entre 1989 y 2009. Actualmente ARENA es partido de oposición y goza de mayorí­a parlamentaria.

“De la Locura a la Esperanza” se titula el informe de la Comisión de la Verdad para El Salvador, entidad que investigó los hechos más graves de violencia polí­tica durante el conflicto armado (1979-1992).

Le puede interesar: Romero ¿un santo sin justicia?

Entre estos hechos se encuentra el asesinato del arzobispo Oscar Arnulfo Romero, ocurrido el 24 de marzo de 1980, cuando oficiaba una misa en la capilla del Hospital para Cancerosos Divina Providencia.

Monseñor Romero se habí­a erigido en un reconocido crí­tico de la violencia y la injusticia (…). Se le percibí­a en los cí­rculos civiles y militares de derecha como enemigo peligroso”, dice el informe.

“En su homilí­a del dí­a domingo 23 de marzo, el arzobispo hizo una invocación a los propios soldados salvadoreños: ‘Les suplico, les ruego, les ordeno, en el nombre de dios, (que) cese la represión’“, relató la comisión.

Al dí­a siguiente, cerca de las 18:00, Romero murió en el acto tras recibir en el corazón un disparo hecho por un francotirador. El hecho ocurrió en el momento de la eucaristí­a.

La orden fue dada por D”™Aubuisson. "Los capitanes Álvaro Saravia y Eduardo Ávila tuvieron una participación activa en la planificación y conducta del asesinato, así­ como Femando Sagrera y Mario Molina", quienes se encargaron de contratar al francotirador.

Lea también: Reapertura de caso Romero: “no es venganza, sino justicia”.

Judicialmente el caso de Romero Galdámez se encuentra en la impunidad, lo que ha sido denunciado por la ONU y la Organización de Estados Americanos (OEA).

En un hecho sin precedentes, el pasado 13 de agosto una de las figuras que más suenan para aspirar a la candidatura por la presidencia por el partido ARENA, Javier Simán, participó en las actividades conmemorativas del centenario del nacimiento del ahora beato Romero en Ciudad Barrios, San Miguel.

“Si queremos realmente sacar nuestro paí­s adelante debemos de sanar heridas, reconciliarnos con nuestro pasado y seguir el ejemplo de lí­deres como monseñor Romero, en vez de estar usándolo como sí­mbolo polí­tico deberí­amos seguir realmente su ejemplo”, dijo.

Sin embargo, los abogados y ONG´s que pidieron la reapertura del caso del asesinato del beato lamentan que todas estas palabras choquen con la pasividad de la Fiscalí­a General de la República (FGR) en las investigaciones después de que la Ley de Amnistí­a fuera abolida en 2016.

spot_img

También te puede interesar

Jorge Dalton
Cineasta cubano-salvadoreño. Director de cine y documentalista. Reside en El Salvador y es colaborador de ContraPunto
spot_img

Últimas noticias