spot_img
spot_img
viernes, 07 de mayo del 2021

Congreso de Guatemala suspende aprobación del Presupuesto 2021

El miércoles pasado, de urgencia nacional y por la madrugada, 115 diputados votaron a favor del proyecto, cuyo dictamen favorable se había firmado horas antes de la sesión plenaria, lo que ha generado una crisis sin precedentes

spot_imgspot_img

El liderazgo del Congreso guatemalteco se reunió en las últimas horas con los jefes de bloque de dicho organismo en un salón del Ministerio de la Defensa para discutir el rumbo que tomaría el Presupuesto 2021. Lo acordado según explicó en un mensaje que dieron a conocer, es que se suspende el trámite del Presupuesto General para 2021 aprobado por caso 13.000 millones de  dólares y no se trasladará el expediente al Ejecutivo.

“No será remitido al Organismo Ejecutivo y se suspende el trámite en aras de la gobernabilidad” expresó el presidente del Legislativo, Allan Rodriguez, quien antes emitió una serie de señalamientos en contra de sus detractores al calificar como “falsas” todas las objeciones y análisis dados a conocer en contra del Decreto 33-2020. 

El miércoles pasado, de urgencia nacional y por la madrugada, 115 diputados votaron a favor del proyecto, cuyo dictamen favorable se había firmado horas antes de la sesión plenaria.

Rodríguez indicó que la aprobación de urgencia se dio porque el país pasaba por una crisis de emergencia a raíz del paso de la tormenta Iota por lo que ese día se acordó aprobarlo en una sola lectura. Explicó que todo el proceso de discusión en la comisión de Finanzas hasta llegar al pleno fue transparente “se hicieron más de 100 audiencias” refirió.

La semana pasada, la diputada Leslie Valenzuela entregó a la presidencia del Congreso un documento en el que mostraba sus observaciones y objeciones al Decreto 33-2020. La legisladora indicó que existe un precedente (2-2017) en el que se refiere cuál debe de ser el procedimiento para archivar un proyecto ya aprobado por el Legislativo.

ACTOS TERRORISTAS

Antes de referirse al tema de presupuesto, Rodríguez calificó como “terroristas” a quienes ingresaron el sábado pasado a las instalaciones del Congreso y prendieron fuego a varias áreas de este organismo. Calificó como informaciones “tendenciosas” que han circulado en las redes sociales, mismas que dan a conocer que fue la propia Junta Directiva de ese organismo la que fraguó un atentado al edificio, al tiempo que mostraban fotografías donde tenían preparados los extinguidores y agua, antes de que se realizara la manifestación del pasado sábado.

Las claves de la crisis que amenaza al Gobierno de Giammattei (investido en enero pasado) y también a la clase política del país centroamericano.

1. LA PANDEMIA

"¿Dónde está el dinero?" es una de las principales preguntas de los manifestantes que llegaron el sábado a exponer su rechazo a Giammattei, haciendo referencia a los fondos de emergencia por la covid-19 que supuestamente nunca llegaron a la población.

El Congreso guatemalteco, con mayoría oficialista de la agrupación política de Giammattei, Vamos, añadió desde marzo 2.200 millones de dólares al presupuesto de 2020 para auxiliar a la población afectada económicamente por la covid-19, financiados con base en créditos internacionales.

Sin embargo, ocho meses después del primer contagio en marzo, la ayuda ha sido irregular según diversas fuentes.

Uno de los métodos de ayuda fue denominado "Bono Familia" y prometía entregar 390 dólares en tres cuotas a familias de escasos recursos, pero una evaluación de la organización no gubernamental Paraíso Desigual certificó que finalmente solo se entregarán 292 dólares en total, priorizando las ayudas para la región central del país y olvidando los departamentos con más pobreza.

Además, se certificó en fiscalizaciones hechas por algunos diputados ciertas anormalidades a todo nivel.

"Esto es un desastre… muertos, empleados públicos y municipales, miles que no son pobres y miles que están fuera de Guatemala cobraron el ‘Bono Familia’ y el bono para la economía informal", denunció el 16 de noviembre en sus redes sociales el legislador Carlos Barreda, de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE).

2. MILLONES VAN Y MILLONES VIENEN

El 16 de octubre, la Fiscalía Contra la Impunidad del Ministerio Público (los remanentes de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala) decomisaron 15,7 millones de dólares en efectivo (en diversas divisas) en una casa particular en Antigua Guatemala.

El supuesto dueño del dinero es el exministro de Comunicaciones de Jimmy Morales (2016-2020), Jose Luis Benito Ruiz, a quien las autoridades intentaron sin éxito capturar después de encontrar su nombre en una de las maletas con el efectivo (por un viaje realizado recientemente).

Diez días después, el 26 de octubre, un funcionario del Ministerio de Comunicaciones del Gobierno de Giammattei indicó en el Congreso que desconocía el destino de 17,5 millones de dólares, en un hecho actualmente bajo investigación del Ministerio Público.

Entre el decomiso de los 15,7 millones de dólares y la ‘pérdida’ de los otros 17,5 millones de dólares por el Gobierno de Giammattei no hay relación, pero ambos generaron malestar dentro de la población tanto en redes sociales por la normalización de la corrupción, la misma que llevó a la cárcel al expresidente Otto Pérez Molina en 2015.

3. ETA E IOTA

Los huracanes Eta e Iota causaron estragos y destrucción a su paso por Centroamérica durante los primeros 15 días de noviembre. Entre ambos causaron la muerte de 59 personas, 99 desaparecidos, 1,5 millones de afectados, 211.000 evacuados y miles de millones de dólares en pérdidas por cultivos inundados e infraestructura.

El presidente Giammattei intentó responder a la catastrófica emergencia pero recibió críticas por la falta de advertencias por las autoridades de protección civil a las poblaciones en riesgo, mientras algunas comunidades aún siguen inundadas.

No tuvo tampoco buena recepción dentro de algunos sectores la respuesta de Giammattei en el interior del país a un periodista que lo cuestionó por la falta de ayuda a un poblado aislado, sin comunicación y con carencia de alimentos en el norte del territorio: "Que me la pidan. Adivino no soy. Que nos lo pidan. Esta es la primera vez que me la están diciendo. Si están incomunicados, tal vez no están tan incomunicados porque lo sabe usted".

4. EL PRESUPUESTO 2021

El pasado miércoles, a las 05.30 de la madrugada, 115 diputados del Congreso de Guatemala aprobaron el presupuesto del Estado para 2021, bajo el apoyo de la mayoría oficialista del partido Vamos, de Giammattei, incluyendo el presidente del Parlamento, Allan Rodríguez.

Los legisladores que se opusieron al presupuesto señalaron que no hubo acceso al documento final para los 160 diputados, en una maratónica sesión que empezó el martes por la tarde bajo fuertes medidas de seguridad en las afueras de las instalaciones del Congreso.

El presupuesto provocó ese mismo miércoles la ira general de la población y principalmente de algunos artistas que, con su influencia en redes sociales, le dieron fuerza al malestar contra Giammattei. Entre ellos se encuentran el cantante de ska y rock Francisco Paez y la chef Mirciny Moliviatis.

En el nuevo presupuesto, según un estudio divulgado por la organización no gubernamental del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), el "gasto público" busca "priorizar la asignación a infraestructuras, pero descuida a la población y sus necesidades".

5. EL VICEPRESIDENTE Y EL CENTRO DE GOBIERNO

El viernes por la noche, de manera sorpresiva, el vicepresidente guatemalteco, Guillermo Castillo, pidió públicamente en una rueda de prensa a Giammattei que renunciaran en conjunto para "oxigenar" a la nación centroamericana porque "las cosas en el país no están bien".

Son amplias las diferencias entre Castillo y Giammattei desde hace meses, pero varias versiones y el mismo vicepresidente han apuntado a un ente estatal denominado Centro de Gobierno como el principal punto de desencuentro.

El Centro de Gobierno se ha convertido en el eje de la Administración de Giammattei al igual que su director, Luis Miguel Martínez Morales, un ingeniero de 31 años sin experiencia como funcionario convertido en el hombre de confianza del mandatario.

Martínez Morales, según el propio gobernante de 64 años, es un amigo "de hace muchos años".

El quiebre entre presidente y vicepresidente no es irreversible como dijo Castillo el viernes, pero sí siembra dudas sobre el futuro del Gobierno.

Información de ElPeriódico, Siglo XXI y EFE

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias