spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
domingo, 25 de julio del 2021

Barcelona con tropiezos en etapa decisiva

Lionel Messi no pudo anotar su gol 500 en el clásico ante el Madrid, pero aún deslumbra incluso a sus mismos compañeros

spot_img

Luego de haber perdido el clásico, el Barcelona ha dejado dudas razonables cuando está a las puertas de alcanzar el campeonato de la Liga Española, y previo a su difí­cil eliminatoria ante el Atlético de Madrid en los cuartos de final de la Liga de Campeones de Europa.

La derrota del Barcelona en su campo ha dejado un sinsabor en sus seguidores por la forma en que perdió. No sólo fue la caí­da por 2-1 en su campo ante el Real Madrid. El equipo blanco consiguió el triunfo con diez jugadores en el campo y después de acumular varias oportunidades más para ampliar la cuenta. El propio futbolista Gerard Piqué se encargó de alentar el debate al pedir: "Hay que seguir adelante. Que no nos caigamos, que no caigamos en un bajón".

La prensa española se une a la sombra de la duda. "De repente, el Barí§a triunfal se ve bajo una nube negra, provocada tanto por el resultado como por la forma en que se produjo, con ese final en el que se derrumbó estrepitosamente", reflejó el diario "As".

Y "Marca" añadió: "No dio la menor señal vertiginosa en todo el partido. Se agarró a un juego bastante previsible, cosa extraña en el equipo de los jugadores imprevisibles". A efectos estadí­sticos, la derrota en el clásico no es excesivamente preocupante para un equipo que viaja cómodo al frente de la Liga española, ahora con seis puntos sobre el Atlético y uno más sobre el Real Madrid a siete jornadas del final.

Sin embargo, la realidad es que en el último mes se alejó de las mejores sensaciones y en los dos últimos partidos de la Liga española sumó un empate muy sufrido ante el Villarreal y la derrota ante el Real Madrid. Además, eliminó al Arsenal en la Liga de Campeones sin la brillantez acostumbrada. Más allá de los resultados, Piqué alertó de la posibilidad de un "bajón" que nadie desea en el Barcelona. A ese temor contribuye la actuación de sus delanteros en el clásico, donde Lionel Messi, Neymar y Luis Suárez ofrecieron estuvieron muy lejos de su mejor nivel.

"Con el tridente colapsado, en un dí­a especialmente gris de Neymar y Suárez, el Barí§a no tuvo nunca la intensidad a la que nos tiene acostumbrados", explicó "Sport". La cuestión es ver si el mal rendimiento de las estrellas del equipo tuvo que ver con la dosificación de esfuerzos o una simple mala noche, o si por el contrario hay un desgaste acumulado después de una temporada llena de esfuerzos. No hay que olvidar que el Barcelona llegó al clásico con 52 partidos en sus piernas, 12 más que el Real Madrid.

A las dudas sobre el fí­sico del plantel contribuye el quebrantamiento de los propios principios de su entrenador, Luis Enrique, quien durante esta temporada renunció a un principio que parecí­a inquebrantable, las rotaciones, y no da descanso a sus delanteros. El conjunto azulgrana no pudo disimular su desplome fí­sico en el tramo final del encuentro, en el que Real Madrid, incluso con inferioridad numérica por la expulsión de Sergio Ramos, acumuló un gol, otro mal anulado, un disparo al palo y varias llegadas más.

No hay demasiado margen y Luis Enrique lo sabe. "Este partido ya no existe, no hay dolor", dijo tras la derrota. Sabe que lo siguiente, este martes, es un choque crucial de Liga de Campeones ante el Atlético de Madrid, que el sábado ganó 5-1 al Betis. 

Messi sin su gol 500

El clásico era el escenario propicio para que el astro argentino marcara su gol número 500 en su carrera, pero el Madrid le opacó la fiesta. Messi suma 449 goles en partidos oficiales con la camiseta azulgrana desde que el 16 de octubre de 2004 Frank Rijkaard le dio la alternativa en el primer equipo.

El argentino no pudo brillar en el clásico 232 entre las dos potencias del fútbol mundial. No pudo marcar su ansiado gol 500, algo que hubiese sido legendario por la rivalidad entre ambos equipos.

Por otro lado, Lionel Messi ha marcado 50 goles con la selección argentina. Al respecto de su desempeño como delantero de la albiceleste, su compatriota y delantero del Boca Juniors, Carlos Tevez, se mostró sorprendido por el nivel de Messi. "Nosotros jugamos al fútbol pero Messi juega a otra cosa. Cuando él se enciende cambia a la selección, o al Barcelona. No hay jugador así­", dijo Tevez.

El “apache” Tevez también señaló que así­ como Messi sorprende a periodistas y aficiones, también deslumbra a sus mismos compañeros de la albiceleste

"Es fácil jugar con Messi pero a la vez es difí­cil porque es algo que no entendés. Es inentendible, juega a otra cosa. Me pasa lo mismo cuando voy a ver los torneos de golf, juegan a otra cosa, a otro deporte. Messi está más allá de todo", señaló.

Redacción ContraPunto/Agencias

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias