spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
martes, 03 de agosto del 2021

Acontecimientos 2016: Expresidente envueltos en corrupción

Nunca antes se habí­a capturado a expresidentes salvadoreños por hechos de corrupción y enriquecimiento ilí­cito en el ejercicio de sus responsabilidades

spot_img

A nivel polí­tico entre los hechos más destacados en 2016  ocurridos en El Salvador se ubican tres  que no tienen precedentes históricos: las investigaciones y procesamientos judiciales en contra de los últimos tres expresidentes de la República por hechos graves de corrupción en el momento en que ejercieron los cargos.

Los tres exmandatarios procesados son el ya fallecido Francisco Flores (1999-2004), Elí­as Antonio Saca (2004-2009) y Mauricio Funes (2009-2014); este último se considera el primer representante de la izquierda polí­tica y exguerrillera que llegó al poder en la historia de este convulsionado paí­s centroamericano.

El “Caso Flores” fue un gran escándalo polí­tico, puesto que lo inició Mauricio Funes a finales de su perí­odo presidencial y durante la campaña polí­tica que llevó al poder, el 1 de junio de 2014 al actual mandatario Salvador Sánchez Cerén.

Funes hizo público a finales de 2013 el Reporte de Operaciones Sospechosas (ROS, por sus siglas en inglés), del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, en el que se advertí­a la posibilidad  de un delito de Flores al transferir 15 millones de dólares en varias bancos internacionales, entre ellos el estadounidense International Bank of Miami.

De acuerdo a la Fiscalí­a General (FGR) y de una Comisión Especial Legislativa, ese monto de 15 millones de dólares ““y posiblemente más- Flores lo habrí­a recibido del gobierno de Taiwán como una donación para damnificados de los terremotos que devastaron a El Salvador en enero y febrero de 2001; sin embargo, hay evidencias que fueron a parar a cuentas privadas.

El 31 de enero de 2016 Flores falleció en una clí­nica privada luego de estar varios dí­as en coma producto de un derrame cerebral, que le sorprendió en su casa de residencia, donde guardaba “prisión domiciliar”.

El “Caso Saca”, no deja de ser escandaloso. Saca fue detenido en medio de la boda de su hijo mayor, el 30 de noviembre de 2016. Previamente era procesado en un tribunal civil por enriquecimiento ilí­cito al no poder justificar ocho millones al salir de la presidencia. La captura respondí­a a un proceso investigativo del tipo penal, dado que la Fiscalí­a lo acusa de Peculado y Lavado de Dinero, por un monto de más de 240 millones de dólares.

Saca está actualmente preso, junto a seis de sus estrechos colaboradores, entre ellos, su vocero presidencial, Julio Rank; su secretario privado, Élmer Charlaix y su secretario de juventud  y gestor de Aguas y Acueductos, Cesar Funes, así­ como tres contadores de Casa Presidencial. 

El “Caso Funes” está en proceso de investigaciones y por el momento permanece bajo la jurisdicción de la Cámara Segunda de lo Civil desde que la Corte Suprema de Justicia (CSJ) lo enviara a un proceso civil por presunto enriquecimiento ilí­cito al no poder justificar más de 700.000 dólares.

A Funes, pese a ser un presidente de izquierda que decí­a luchar contra las malversaciones de los fondos públicos, se le cuestionan viajes en exceso, joyas, vehí­culos y vestimentas de lujo; así­ como armas de guerra, entre otras irregularidades.

Funes también sorprendió a los salvadoreños cuando en agosto de 2016 huyó hacia Nicaragua, dónde el Gobierno de Daniel Ortega le otorgó asilo polí­tico, pese a que los gobiernos de El Salvador y Nicaragua son aliados y de igual signo ideológico.

El Gobierno y los lí­deres del Frente Farabundo Martí­ para la Liberación Nacional (FMLN), han  defendido a Funes;, lo cual ha sido criticado  por la Sección de Transparencia Internacional, Capí­tulo de El Salvador.

En enero de 2017 Funes tendrá que presentarse ante el juzgado civil para tratar de hacer desvanecer las acusaciones. Falta que la Fiscalí­a presente una resolución final de sus investigaciones para llevar a Funes ante Tribunales Penales, si es que ha encontrado delitos.

En 2017 se presume que también la Fiscalí­a actúe en contra de los patrimonios de los ex presidentes Alfredo Cristiani (1989-1994) y Armando Calderón Sol (1994-1999); la justicia podrí­a aplicar la Ley de Extinción de Dominios, y recuperar bienes mal habidos si se comprueban, debido a que dicha legislación es retroactiva. 

spot_img

También te puede interesar

Jorge Dalton
Cineasta cubano-salvadoreño. Director de cine y documentalista. Reside en El Salvador y es colaborador de ContraPunto
spot_img

Últimas noticias