spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
domingo, 25 de julio del 2021

Una gestión pública que ha dado resultados ante el COVID-19 en el Norte del país

La coordinación intermunicipal resulta relevante ya que ha considerado una gestión territorial de la pandemia, más allá de los colores partidarios que se encuentran gobernando los diferentes municipios

spot_img

La Mancomunidad de Municipios del Norte de Morazán, integrada por siete municipalidades gobernadas por cuatro partidos diferentes, ha logrado realizar una gestión territorial de las medidas de prevención del COVID-19, en unas de las zonas más remotas de El Salvador, contribuyendo a que el departamento oriental sea el que menos casos reporta desde que inició la pandemia en el país.

El municipio de Torola gobernado por la derecha de GANA, San Fernando, Perquín, Villa del Rosario, y Arambala gobernados por la derecha  ARENA, se han unido con municipios de la misma región como Meanguera, único municipio gobernado por la PSD (Partido Socialdemócrata) en el país y Jocoaitique, que lo gobierna el partido de izquierda FMLN, para hacer frente de manera  conjunta y coordinada a la crisis sanitaria que se ha globalizado aceleradamente.

La coordinación intermunicipal resulta relevante ya que ha considerado una gestión territorial de la pandemia, más allá de los colores partidarios que se encuentran gobernando los diferentes municipios y que muchas veces representan dificultades reales para poder hacer frente a crisis como la vivida actualmente, según habitantes de la zona consultados en los puntos de control establecidos.

Al recorrer las entradas de caseríos y cantones de toda la zona que comprenden esos municipios, se puede constatar la aplicación de protocolos de higiene similares que contemplan el lavado de manos, la toma de temperatura, el registro de nombres y números de identidad de las personas y la fumigación de los vehículos automotores que ingresan a la zona, así como sus lugares de origen y destino.

El punto de mayor control y visibilidad en la zona lo representa el control del rio Torola, financiado a un costo de 10 mil dólares mensuales con fondos de la mancomunidad de municipios. Ese punto ha representado geográfica e históricamente la división territorial entre el Norte y Sur del departamento, que fue escenario y testigo de la guerra que vivió abiertamente el país entre 1980 y 1992.

Las estadísticas oficiales dan cuenta que el departamento de Morazán tiene registrado a la fecha seis casos de personas diagnosticadas con el COVID-19, de los cuales dos pertenecen a Meanguera, uno de los municipios de la mancomunidad. Sin embargo, para el alcalde de Jocoaitique Fray Arriaza, el dato refleja a personas diagnosticadas con Documentos Únicos de Identidad, DUI; emitidos por esas municipalidades, pero que no residen los territorios del Norte del departamento, aseguró a ContraPunto.

Alcalde de Jocoaitique Fray Arriaza

Desde que el presidente Bukele anunció el primer caso de COVD-19 en el país, la noche del pasado 18 de marzo, los casos han ido en aumento en todo el territorio nacional, hasta sobrepasar el millar de casos el martes de la presente semana. Sin embargo, el departamento oriental de Morazán, sigue mostrando un comportamiento diferente al resto del territorio, donde las estadísticas oficiales diarias reportan un crecimiento sostenido de casos.

Pese a que el país atraviesa una fuerte crisis económica y sanitaria, hay un esfuerzo municipal por hacer una planificación a corto y mediano plazo para enfrentar la crisis generada, que contempla la reactivación económica municipal, un plan de reactivación de la agricultura y un componente psicosocial que atienda las necesidades de Salud Mental como consecuencia de la crisis actual, aseguró a ContraPunto el alcalde de Jocoaitique.

spot_img

También te puede interesar

Mauricio Figueroa
Analista salvadoreño
spot_img

Últimas noticias