spot_img
spot_img
viernes, 22 de octubre del 2021

Sistema de pensiones de reparto o solidario

En el año 1969, se creó el sistema de pensiones obligatorio para los empleados del sector privado (ISSS), luego fueron creados otros de estos sistemas para empleados públicos, incluyendo el INPEP.

spot_img

El seguro privado de vejez y muerte (pensión) existe en el paí­s desde el año 1915, año en que fue creada la compañí­a de seguros “La Centroamericana”, sin cobrar por la administración de los ahorros con ese objetivo. 

 En el año 1969, se creó el sistema de pensiones obligatorio para los empleados del sector privado (ISSS), luego fueron creados otros de estos sistemas para empleados públicos, incluyendo el INPEP. Estos sistemas públicos de pensiones fueron creados siguiendo los principios del Estado de Bienestar, una filosofí­a polí­tica que surgió después de la Gran Crisis Económica (1929) en los paí­ses capitalistas, en la cual el Estado debí­a realizar la función de redistribución de los ingresos. 

 Todos esos sistemas de pensiones públicos fueron establecidos bajo los principios del sistema de reparto, es decir: a) un estudio actuarial que actualiza los ingresos y egresos del sistema durante varias décadas futuras, de tal manera de asegurar que el sistema sea sostenible financieramente; b) una cotización definida (porcentaje de descuento del salario, años de trabajo (y por tanto de cotización) y edad de retiro del trabajador; c) un fondo de pensiones (que son las reservas técnicas del sistema), que se alimenta con la recaudación de las cotizaciones, los intereses ganados por las inversiones realizadas en proyectos propios (como préstamos a los afiliados) y así­ como los subsidios gubernamentales; c) pensiones que no se relacionan con lo cotizado durante la vida activa del trabajador; sino que los trabajadores que han cotizado más y los aportes financieros del Estado subsidian parte de las pensiones de los que han cotizado menos, aplicando el principio de la redistribución del ingreso, he allí­ el nombre del sistema de reparto de pensiones o solidario. 

 A los pocos años de creados, los sistemas de reparto de pensiones administrados por el ISSS y el INPEP, comenzaron a funcionar mal debido a que el Estado no adoptó las medidas correctivas oportunas, especialmente las relacionadas con el mejoramiento de la esperanza de vida de los salvadoreños, el robo de cotizaciones por algunas empresas privadas, mora en el pago de préstamos otorgados a cargo de las reservas técnicas; desviación de fondos realizado por altos funcionarios. 

Estos sistemas de pensiones se volvieron insostenibles, haciendo que el Estado se enfrentara a la disyuntiva de reparar el sistema de reparto o crear un sistema de ahorro para pensiones, optando por la segunda opción debido a la influencia de las polí­ticas neoliberales. Se hizo cargo de entregar oportunamente a las Administradoras del Fondo de Pensiones (AFP), todas las cotizaciones que habí­an realizado los trabajadores afiliados al ISSS y al INPEP que en forma obligatoria o voluntaria se habí­an incorporado a las AFPs, las cuales sólo habí­an quedado parcialmente respaldadas por las reservas técnica, para que estas administradoras las abonaran a las cuentas individuales de esos trabajadores. 

 Estoy de acuerdo con la creación de un sistema de reparto para todos los trabajadores o sólo para los que tienen salarios relativamente bajos. No debe utilizarse las cotizaciones de los afiliados para financiar la deuda de pensiones que adquirió el gobierno cuando privatizó el sistema de pensiones, tampoco la que está incurriendo para financiar la pensión mí­nima, a menos que se le continúe dándole préstamos del fondo de pensiones de los trabajadores, pero a una tasa de interés justa.

spot_img

También te puede interesar

Santiago Ruiz
Columnista Contrapunto
spot_img

Últimas noticias