spot_img
spot_img
jueves, 06 de mayo del 2021

Origen de nuestro subdesarrollo

La Economí­a Polí­tica es la ciencia social que estudia leyes que rigen la producción, distribución cambio, y consumo, en cada etapa de desarrollo de la sociedad. La producción es el proceso de transformación de las materias primas y productos intermedios en bienes y servicios de consumo final, creando un excedente o valor agregado. La distribución es la forma de repartir ese valor agregado entre las personas que han participado en el proceso de producción, las  cuales pertenecen a distintas clases sociales. El cambio es la actividad comercial o de intercambio de bienes y servicios entre las personas. El consumo es el proceso de satisfacción inmediata o mediata  de las necesidades de las personas, utilizando los bienes y servicios producidos.

Las etapas de desarrollo de las  sociedades europeas han sido las siguientes: comunidad primitiva, en que las clases sociales se encontraban en proceso de formación; esclavismo en donde los esclavistas explotaban a los esclavos; el feudalismo en que los señores feudales explotaban a los siervos; el capitalismo en que los capitalistas explotan a los trabajadores asalariados.

La mayorí­a de los paí­ses que ahora son subdesarrollados fueron descubiertos y colonizados en los siglos XV a XIX, por paí­ses con un nivel de desarrollo económico y polí­tico superior: Rusia, España, Inglaterra, Francia, Bélgica, Holanda, Portugal. Las colonias estaban en una etapa de desarrollo que combinaba caracterí­sticas propias de la comunidad primitiva, el esclavismo y el feudalismo.

En  los siglos XVI y XVII, los paí­ses colonizadores estaban en un proceso de transición del feudalismo al capitalismo; aprovecharon las formas de producción y consumo existentes en las colonias; impusieron formas de distribución y cambio existentes en los paí­ses coloniales; se apropiaron de riqueza generada en las colonias, facilitando la acumulación originaria de capital en los paí­ses coloniales, haciendo que la transición fuera más rápida.

Entre los paí­ses coloniales y las colonias se desarrolló un tipo de comercio internacional desigual, los paí­ses coloniales exportaban productos artesanales e industriales a las colonias a precios relativamente elevados, pero importaban productos primarios de las colonias (agropecuarios y mineros) a precios relativamente bajos. Ese comercio desigual se ha mantenido hasta la actualidad, los procesos de independencia polí­tica no modificaron las condiciones de dependencia económica generadas por los procesos de colonización. Nos liberamos parcialmente del paí­s colonizador, para caer en las manos de otros paí­ses industrializados, posiblemente más desarrollados. De este proceso de generación del subdesarrollado, se libraron unos pocos paí­ses, tales como: Australia, EEUU, Nueva Zelanda, Canadá, Singapur y China, los cuales lucharon contra el subdesarrollo desde el momento de su independencia y tuvieron mucho éxito en sus esfuerzos.

En el caso especí­fico de El Salvador, nos especializamos en el cultivo y exportación de café, se creó un pequeño grupo de cafetaleros que exportaban su producto, así­ como el que compraban a medianos y pequeños caficultores; este grupito se enriqueció rápidamente, se adueñaron del sistema financiero y del comercio de importación; adquirió poder local, regional y nacional, dirigió la polí­tica económica, social y cultural del paí­s durante aproximadamente un siglo (1870/1970).

Santiago Ruiz
Santiago Ruiz
Columnista Contrapunto

Últimas columnas