spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
lunes, 26 de julio del 2021

Oligarquí­a no quiere invertir en El Salvador

Estos empresarios se niegan a aceptar que la rentabilidad de sus inversiones en El Salvador es relativamente alta

spot_img

Los grandes empresarios salvadoreños  que continúan interesados en decidir exclusivamente el presente y el futuro del pueblo salvadoreño, no tienen una propensión o interés en invertir en el paí­s. Según la teorí­a económica keynesiana, la propensión a invertir depende de la rentabilidad de las inversiones y del costo del dinero (tasa de interés).

La rentabilidad probable es la que se obtiene durante todo el periodo de vida útil de los bienes de capital adquiridos; en este caso podemos pensar en un promedio de quince años debido a la aceleración del avance tecnológico ocurrido en las últimas décadas, aunque la duración productiva de esos bienes puede ser de veinte a treinta años. La pregunta serí­a ¿Cuáles son las perspectivas de esos empresarios de la actividad económica en que pretenden invertir en El Salvador, para los próximos quince años?.

Al igual que la mayorí­a de la población creen que: la actividad económica depende principalmente de la polí­tica de los gobiernos, que no existen leyes económicas que actúan automática e independiente de los gobiernos de turno;  la violencia y la delincuencia crecen con fuerza propia y que los gobiernos que defienden los derechos humanos no podrán contenerla; así­ también, que durante los próximos quince años existirá en el paí­s gobiernos democráticos, que defienden los derechos humanos; los salarios aumentarán debido a que son relativamente bajos en Centroamérica y que los  gobiernos con tendencias democráticas favorecen a los trabajadores; los impuestos a las empresas crecerán rápidamente por que actualmente son relativamente bajos, existe un fuerte endeudamiento del gobierno y los ingresos del Estado  no permiten financiar los gastos del mismo. En lo relativo al costo del dinero temen que los gobiernos democráticos procedan a emitir moneda propia para financiar parte de los déficit presupuestarios, la moneda se devaluará y que eso hará crecer las tasas de interés nacionales por encima del incremento a nivel del mercado monetario internacional.

Estos empresarios se niegan a aceptar que la rentabilidad de sus inversiones en El Salvador es relativamente alta; que la economí­a salvadoreña está sufriendo una crisis estructural cuyos determinantes principales son: la excesiva concentración de la riqueza y del ingreso, la baja productividad  y la poca capacidad de incrementar el valor de nuestras exportaciones; así­ como que al tener una economí­a dolarizada nuestras mercaderí­as pierden competitividad internacional.

¿Cuál debe ser la polí­tica de un gobierno que le da más importancia a  los intereses de la mayorí­a de la población?. Impulsar el crecimiento del ingreso de todos los salvadoreños, especialmente de los trabajadores asalariados y por cuenta propia, así­ como de los pequeños y medianos empresarios; realizar inversiones productivas; disminuir gastos públicos innecesarios (salarios altos de ejecutivos, sobresueldos, viáticos, viajes, publicidad y propaganda, vehí­culos de lujo, festejos, etc.).

Los grandes empresarios que dominan económicamente el paí­s (oligarquí­a) han pretendido desgastar a los dos gobiernos de izquierda,  mediante la disminución de sus inversiones en el paí­s y una fuerte campaña de desprestigio.

spot_img

También te puede interesar

Santiago Ruiz
Columnista Contrapunto
spot_img

Últimas noticias