spot_img
spot_img
lunes, 17 de mayo del 2021

Modelos de la realidad microeconómica

En la vida cotidiana utilizamos el concepto o idea de modelo en forma frecuente, por ejemplo: las caracterí­sticas de un automóvil fabricado en un año determinado; prototipo de belleza; caracterí­sticas de comportamiento humano; miniaturas; maquetas; recetas de cocina; planos arquitectónico; etc.

Las formas más antiguas de modelaje son la pintura y la escultura, como formas de expresar como eran los animales, plantas, personas, paisajes, cosas, etc. Sorprenden los modelos arquitectónicos, de riego en laderas y climáticos, elaborados por los aborí­genes de América.  

Desde el punto de vista cientí­fico, los modelos son una representación abstracta, conceptual, gráfica o visual, con el fin de analizar, describir, explicar o  simular aspectos de la realidad de cómo somos, nuestras formas de comportamiento y lo que nos rodea. Los modelos cientí­ficos pueden ser: fí­sicos (maquetas); gráficos (formas geométricas, lí­neas, bocetos, pelí­culas, videos); matemáticos (conjunto de fórmulas matemáticas); así­ como conceptuales (mapa conceptual).

Un modelo permite determinar un resultado final a partir de unos datos de entrada; el caso más fantástico son las computadoras, que traducen a un lenguaje binario lo que escribimos o insertamos en sus puertos de entrada, utiliza modelos para realizar operaciones de distinto tipo y nos entrega los resultados en forma de números, letras, imágenes o sonido. La simulación es una forma de investigación utilizando modelos; incluye el proceso de diseñar uno o varios modelos de un fenómeno de la realidad y ejecutar experiencias con él (usarlo), con la finalidad de comprender el comportamiento del mismo. La simulación es en la actualidad el fundamento (o punto de partida) de la mayorí­a de instrumentos, aparatos y equipos que utilizamos diariamente.

Existen tres formas de diseñar un modelo.  La forma deductiva, en la cual se parte de una teorí­a sobre el aspecto o fenómeno estudiado (que representa lo general), se utiliza la lógica deductiva para inferir o deducir el modelo para una realidad particular. La forma inductiva en la que se identifican  directamente las caracterí­sticas y/o relaciones existentes en  el aspecto o fenómeno investigado, haciéndole preguntas generales a los testigos o informantes (como es, sus  caracterí­sticas, relaciones y transformaciones); se selecciona lo más relevante o importante para diseñar el modelo. La forma deductiva- inductiva, en la que se hace una revisión de la teorí­a existente sobre el fenómeno estudiado (marco teórico);  se  formulan hipótesis, obtenidas del marco teórico o a partir de ideas o  creencias personales; se utiliza la lógica deductiva para hacer la operacionalización de las hipótesis y el diseño de los instrumentos de recolección de datos; se utiliza la lógica inductiva para la recolección de datos, procesamiento y análisis de la información, así­ como en la elaboración de conclusiones.

En microeconomí­a existen modelos conceptuales como el de la competencia monopólica e imperfecta; así­ como gráficos y fórmulas matemáticas  para: funciones de producción,  costos, frontera de producción, equilibrio de la empresa, equilibrio de mercados de bienes, servicios y factores de la producción,  equilibrio general de todos los bienes y servicios.

Santiago Ruiz
Santiago Ruiz
Columnista Contrapunto

Últimas entradas