jueves, 20 de enero del 2022

Mejorando mi propuesta de sistema de pensiones

En El Salvador, el sistema de pensiones fue privatizado y el gobierno se hizo cargo de pagar las pensiones del sistema antiguo cuyo financiamiento estaba agotado

spot_img

En artí­culos anteriores he apoyado la propuesta gubernamental de un sistema de pensiones mixto, con un pilar de capitalización individual (manteniendo el sistema actual) y un sistema de capitalización solidario en donde sus afiliados generen los fondos suficientes para pagar las pensiones de todos ellos; he venido diciendo que el gobierno debe subsidiar al sistema de capitalización solidario con los fondos necesarios para que sus afiliados reciban las pensiones mí­nimas establecidas legalmente; he dicho que los afiliados a este nuevo sistema de pensiones no deben contribuir a pagar la deuda de pensiones asumida por el gobierno cuando se hizo la privatización de las pensiones; así­ también que las administradoras de pensiones pueden continuar administrando ambos sistemas (capitalización y solidario) y  que el fondo de pensiones puede ser utilizado hasta en un 45 % para prestarle dinero al gobierno, cobrándole una tasa de interés justa.

Se ha dado a conocer que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha finalizado el estudio de la propuesta gubernamental, en que se comparan los ingresos por cotizaciones pagadas e intereses cobrados, así­ como los egresos por pensiones y gastos administrativos, generados durante al menos cincuenta años, actualizados a una tasa de interés que compense la devaluación de la moneda nacional;  así­ también que una de las recomendaciones es que se amplí­e el tiempo de cotización, lo cual era previsible, ya que es lo que han venido haciendo en otros paí­ses en donde existe un sistema único de pensiones solidario o de reparto, porque no tiene tanto rechazo por los afiliados, logrando que los trabajadores con salarios altos subsidien a los trabajadores con salarios bajos.

En El Salvador, el sistema de pensiones fue privatizado y el gobierno se hizo cargo de pagar las pensiones del sistema antiguo cuyo financiamiento estaba agotado, principalmente por no haber aumentado las cotizaciones y el tiempo de cotización, a medida que fue cambiando la esperanza de vida de la población y las condiciones laborales de los trabajadores, tal como habí­a sido previsto cuando se diseñó originalmente ese sistema de pensiones.

Con la propuesta gubernamental se ha venido queriendo transferir la deuda de pensiones asumida por el gobierno, así­ como el subsidio que en la actualidad está entregando el gobierno para poder pagar pensiones mí­nimas, a todos los afiliados al sistema de pensiones; pagando dicha deuda a cargo de las cotizaciones por los primeros seiscientos dólares del salario.

Mantengo mi posición en el sentido que la deuda de pensiones debe ser financiada con impuestos a las importaciones, al patrimonio y a las rentas altas.

Propongo: se mantenga un solo sistema de pensiones de capitalización individual a cargo de las administradoras de pensiones; se disminuya la comisión que se paga a las administradoras de pensiones; una parte de la cotización individual sea utilizada para financiar  la pensión mí­nima de todos; se amplí­e el tiempo de cotización; se aumente el monto de la cotización; que el monto de la pensión en relación a los últimos salarios, sea aquel que asegure la sostenibilidad financiera del sistema de pensiones por los próximos cincuenta años.

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

Santiago Ruiz
Columnista Contrapunto
spot_img

Últimas noticias