domingo, 14 julio 2024

JP Morgan prevé crecimiento del 3%. Embi cae a 13.5 pb

¡Sigue nuestras redes sociales!

JP Morgan prevé superávit primario del 3%, si mejora el déficit de la Cuenta Corriente. Riesgo País ( EMBI) cae a 13.5 puntos, dando más confianza a inversores.

Por Alessia Genoves


JP Morgan prevé un crecimiento de hasta el 3%, y una contracción de la deuda de hasta el 76% del Producto Interno Bruto (PIB) de El Salvador. El primer dato refiere al superávit primario, según lo comparte la institución financiera, actualizando los últimos eventos financieros del país, en su artículo titulado “El Salvador: Obtener algo de crédito Fitch mejoró la calificación CCC+ de CC”, publicado éste 6 de mayo. También prevé una reducción del gasto, en la medida en que caigan los precios del petróleo.

Fitch Ratings «“anunció la mejora de una calificación CC anterior a CCC+, reconociendo la rápida mejora de las cuentas fiscales en los últimos dos años y el pago de “amortizaciones de bonos globales considerables a principios de año”», así lo reconoce JP Morgan, en su referido artículo. Al mismo tiempo, ContraPunto observa que los índices de Bonos de Mercados Emergentes (Embi), cayeron de los 34.42 puntos básicos -desde julio de 2022-, a los 13.5 puntos (pb), lo que reflejaría una mejor estabilidad en las finanzas públicas, y una mayor promesa de pago para los inversionitas.

Nayib Bukele, el presidente salvadoreño, reconoce las valoraciones de la entidad financiera, y calificadora de riesgos: «Los muchachos de FIAT en JPmorgan dicen que El Salvador finalmente está “recibiendo algo de crédito”. Solo se están poniendo al día». Llamarlos FIAT obedece al contexto en que la institución tiene mayor preferencia sobre el dinero fidusiario, y que de manera constante ha justificado el incremento de la deuda, el rendimiento de bonos y la adopción del Bitcóin -como moneda de curso legal- el incremento de la calificación de riesgo en el pasado.

Proyección de crecimiento

JP Morgan sostiene un pronósitico preliminar del superávit primario de El Salvador de hasta el 2%, para el cierre del año fiscal 2023. Ésta previsión no podría ser aún mayor de no ser porque “el principal problema de El Salvador sigue siendo el financiamiento, que es más evidente en sus cuentas externas”.

De no ser por que sostiene hubo una contracción de la Cuenta Corriente al 6,6% del PIB “que resultó en un drenaje de las reservas de aproximadamente $700 millones USD”, la institución indica que el superávit primario podría incrementar al 3%. Éste último escenario resultaría de dos factores: 1) la mejora de la política tributaria, y 2) una reducción en el precio de los combustibles:

1) Mejora política fiscal

JP Morga tamibén sostiene que en el actual escenario fiscal, “las métricas fiscales de la reciente reestructuración de la deuda de las pensiones que permitirá al país consolidar aún más las cuentas fiscales a medida que el gasto relacionado con las pensiones se reduzca”, según reza el artículo.

Sin embargo, a juicio de Fitch Ratings, valoraba que la reciente operación de Canje de Deuda -que calificó como Distressed (DDE) “constituye un incumplimiento bajo los criterios de Fitch”. Se fundamenta en que la operación de canje “implicó un cambio adverso en los términos a través de la extensión de los vencimientos y la adición de un período de gracia a la mayoría de los valores públicos en cuestión”.

Por otra parte, la Dirección de Tesorería llegó a reportar una recaudación acumulada de $236 millones USD, hata el mes de abril de 2023. La nueva recaudación supera a un 7% respecto a las previsiones del 7%, que eran de $221 millones USD; y hasta el 12% respecto a los $210 millones recaudados hasta el mes de abril del año 2022.

No obstante, hasta el primer trimestre, la recaudación de ingresos tributarios y no tributarios al $7.7 millones USD. Ésto se constata en una diferencia aritmética en la recaudación de $1,688.9 millones USD respecto de los $1,696.6 millones USD.

2) Petróleo

Ésta condición también se reforzaría por una presumible reducción de los precios de los productos del petróleo que, de hecho, comprometen al gasto estatal en la cobertura de subsidios, tanto en el enfoque de compras como en el de una mejora en los precios internacionales.

ContraPunto, por su parte, observa que el gasto público en subsidios al combustible responde a una cantidad exacta de $110,634,207 USD. Ésta situación se concibe desde la aprobación de la última vigencia aplicada sobre el Fondo General del Registro y Regulación de Transporte, aprobada el pasado 1 de marzo de 2023, conforme al Decreto N.º 212/2023. Ello implicó una adición de $5,886,492 USD al Fondo de Conservación Vial, y la financiación del subsidio en el Fondo Especial de Fomento (Fefe) y la Contribución al Transporte (Cotrans).

Sin embargo, los precios internacionales del petróleo ha caído en más del 25% respecto a los del año pasado. Por ejemplo, el barril de la empresa West Texas Intermediate cayó -$25 USD hasta abril de 2023, cuando en la misma fecha de 2022 su precio era de $101.78 USD; consignando su precio a los $76.78 USD. También el barril de la Organización de Países Productores y Exportadores del Petróleo han caído hasta los -$25.49 USD, consignando un precio de $80.03, cuando el año pasado valía los $105.52 USD.

Cae el EMBI y riesgos crediticios

JP Morgan es la institución oficial que establece las valoraciones en el patrón de percepción del EMBI, en las economías latinoamericanas. ContraPunto ha consultado las estadísticas más actuales, en las que se puede constatar una que El Salvador ha mejorado si situación de riesgo país, pero siendo, sin embargo, el cuarto la mayor calificación de riesgo crediticio sobre los mercados emergentes, conforme a los citerios de ésta.

13.5 pb tiene El Salvador, sobre la percepción de los Indicadores de Bonos en Mercados Emergentes (EMBI). Ésta calificación ha sido consignada por la empresa de calificación de riesgos, JP Morgan Chase. Ello indica que El Salvador sería aún un país con un alto nivel de riesgo, pese a que percibió una reducción considerable, luego de que la empresa le diera la segunda mayor ponderación en América Latina, en la fecha del 19 de julio del 2022: una calificación 34.42 pb.

Venezuela, por contraste, es el país que ocupa el primer lugar, con una ponderación en su EMBI de 409.49 pb. Mientras que Argentina, por su parte, sería el tercer país con mayor percepción de riesgo en América Latina. Percibiría un Embi de 20.49 pb, tras superar los 28.11 puntos que JP Morgan le designó el pasado 12 de octubre del año 2022. A su lugar acontecería el cuarto, que lo obtiene Ecuador, en comparación; con un Embi de 16.22 pb, tras superar su mayor alza adquirida en la fecha del 1 de junio del año 2020: una calificación de 38.05 pb.

Otras calificadoras

Otras calificadoras aún definen a El Salvador como el país con mayor riesgo financiero de la región. Standard And Poor`s (SP500) han consignado al país una clasificación CCC+. En último término, la agencia Moody´s Investor Services ha consignado al país una calificación de Caa3. Estas evaluaciones contratan con las del resto de países centroamericanos hispanohablantes; cuyas calificaciones no son superiores a B+ (estable); ni inferiores a BBB+ (negativo, según SP500).

Entretanto, El Salvador acumula una deuda externa superior a los $20 millones de USD, que según el BCR representa el 80.5% del PIB. Aunque éste dato corresponde al saldo acumulado hasta el mes de marzo de 2022, se afirma que ésta habría crecido hasta el 5.5% respecto al mismo período del año anterior. Hasta esa fecha, de hecho, el 80% de la deuda heredada provenía de los préstamos incurridos por los gobiernos predecesores (ARENA y FMLN).

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

spot_img

También te puede interesar

Alessia Genoves
Alessia Genoves
Periodista, redactora de ContraPunto. Especialista en temas sociales, económicos y de género. Editora de cultura.
spot_img

Últimas noticias