jueves, 12 de mayo del 2022
spot_img

Hoy beatifican a Rutilio Grande, Cosme Spessotto, y mártires por la fe

¡Sigue nuestras redes sociales!

Ahora beatificarán al sacerdote Rutilio Grande, Fray Cosme Spessotto y a los laicos Nelson Lemus y Manuel Solórzano. Por su obra de fe y labor cristiana, fueron asesinados en vísperas de la Guerra Civil.

Por: Alessia Genoves


Mártires de la fe” es el título con el que la Conferencia Episcopal salvadoreña define al sacerdote Rutilio Grande García, al italiano Fray Spessotto y a los laicos Nelson Lemus y Manuel Solórzano. Fueron víctimas mortales de la persecución y “odio a la fe”. Serán beatificados ésta tarde por la Iglesia Católica, y su ceremonia tendrá lugar en la Plaza Las Américas, a las cinco de la tarde.

Son santos para nuestros días porque supieron vivir su vida con espíritu de servicio, con fidelidad a sus ideas y con capacidad de asumir los riesgos con esperanza”, señaló el sacerdote de la Compañía de Jesús, José María Tojeira.

La celebración litúrgica responde al reconocimiento por la ejemplaridad de la vida y obra de los religiosos, en favor de los salvadoreños y de los sectores sociales populares. Las declaraciones así fueron anunciadas por el Estado del Vaticano, desde el pasado 22 de febrero.

El aval oficial fue consignado por el Papa Francisco, quien autorizó a la Congregación de las Causas de los Santos, que ”publicara el Decreto de Aprobación del Martirio de los Siervos de Dios, Padre Rutilio Grande S.J, y compañeros mártires”.

La encomienda para la declaración de beatos ya está establecida. Tendrá la recepción de miles de salvadoreños, creyentes y expectantes. Al mismo tiempo, será transmitida en la Televisión Católica de El Salvado (TVCA), con presencia virtual desde muchas de las parroquias del país.

Los Beatos

Los salvadoreños serán reconocidos como mártires de la Iglesia. El honorario postmortem responde a su consigna por el cumplimiento de la obra cristiana frente a la violencia armada que les quitó la vida, en las vísperas de la Guerra Civil de El Salvador. Los hechos habrían sido perpetrados por fuerzas paramilitares, mientras realizaban su labora pastoral en el país.

El sacerdote Rutilio Grande fue víctima de un asesto por armas de fuego, junto a los laicos Lémus y Solórzano. Perdieron la vida, instantes más tarde y en el interior del vehículo en el que se conducían, en una tarde del sábado 12 de marzo del año 1977. La comunidad católica detalla que los religiosos se dirigían hacia la Parroquia de Aguilares. Las pericias iniciales, entre tanto, sostenían que el hecho de sangre fue perpetrado por miembros de los Escuadrones de la Muerte.

Rutilio es santo porque enseñó a los sacerdotes a amar, y a servir. Rutilio es santo porque fue maestro de mártires. Rutilio es santo porque dio su vida y su sangre al servicio de los pobres”, fueron las palabras de Tojeira, a penas tres días de la celebración de su beatificación.

Fray Spessotto fue asesinado tres años después de la muerte de Rutilio; y apenas 4 años posteriores al asesinato de Monseñor Romero. El hecho violento fue perpetrado al interior de la Iglesia Parroquial de San Juan Nonualco, a pocas horas de oficializar su San Misa, en la que iba a informar sobre su recuperación, por un reciente diagnóstico de leucemia.

Fue asestado a balazos por “desconocidos”, según lo informan las autoridades. La comunidad de creyentes testifica que Spessotto ya había sido acosado, y recibido amenazas de muerte por elementos militares radicalizados, que definían su vocación como una obra política.

En su memoria, el padre Claudio Bratti, vice-postulador de la causa de beatificación del padre Cosme, lo destaca “por un tipo de santidad que refleja el carisma franciscano: trabajar por la justicia, trabajar por el entorno en el qué vive”. Y, en efecto, Spessotto legó a El Salvador obras como la Parroquia San Juan Bautista; la Escuela Parroquial; y fue cofundador de la Escuela de Niñas de San Juan Nonualco.

El proceso de la Beatificación tiene origen en el año 2015. Fue iniciada por Monseñor José Luis Escobar Alas, actual Arzobispo Metropolitano de San Salvador. Un año después, el 7 de enero de 2016, se obtuvo la causa de congregación “Nihil Obstat”, a favor de Rutilio Grande. El decreto se emitió el 15 de agosto de ese año, para ser aprobado por el Papa Francisco en febrero del año pasado.


Infórmese sobre los detalles del acto litúrgico:

Comparte este contenido en:
spot_img

También te puede interesar

Participe con su comentario

Alessia Genoves
Periodista, redactora de ContraPunto, especialista en temas sociales, culturales y de género
spot_img

Últimas noticias