spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
miércoles, 04 de agosto del 2021

FUSADES prevé incremento de pobreza por políticas pos-covid19 para 2021

“El Salvador puede recuperar el camino a la estabilidad económica y social logrando un consenso sobre la necesidad de austeridad en el sector público, y una estrategia de progreso económico y social”: FUSADES

spot_img

El Salvador ha experimentado un incremento en la actividad económica luego de ponerse en marcha el Plan de Reapertura Económico Gradual. Sin embargo, las pérdidas económicas heredadas tras la aplicación de políticas sanitarias para la prevención de infecciones al COVID-19 ya se cuantifican en una contracción de hasta un 8.3% del Producto Interno Bruto (PIB); así como con indicadores económicos que incrementarían los niveles de pobreza hasta el 41% de los salvadoreños, de acuerdo con el último Informe de Coyuntura Económica de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES).

La situación económica en El Salvador es bastante crítica el PIB se estará contrayendo 8.3% eso es parecido al año 1982-83, que fue durante la guerra.”, dijo en su momento José Andrés Oliva.

Ante los resultados desfavorables en las finanzas públicas por las políticas económicas impulsadas, la institución ofrece al gobierno soluciones al Gobierno de El Salvador, encaminadas a la búsqueda de consensos entre los diversos sectores de la economía del país.

VEA: FUSADES CALIFICA DE FORMA NEGATIVA AL PRESUPUESTO GENERAL DE LA NACIÓN PARA 2021

El impacto del incremento en deuda pública

En el mismo escenario, la institución prevé una pérdida de hasta $2,824.1 millones de dólares al cierre del año fiscal de 2020. Para 2021, las condiciones que se verán impactadas con el incremento de la carga fiscal heredada en el presente año, y con el incremento de los niveles de endeudamiento en el país.

Según información oficial del Banco Central de Reserva, para junio de 2020, la deuda pública acendía a $20.575,8 millones de dólares, dinero que incluye el financiamiento en Letras del Tesoro (LETES) y la deuda de pensiones.

Para el mes de septiembre, la deuda pública incrementó hasta $22,189.4 millones; es decir, el 89.1% del PIB. A éste dato se sumaría hasta $4,148.8 millones de dólares provenientes de préstamos, hasta el mes de noviembre. La cifra incluye los $645 millones de dólares provenientes de Certificados de Tesorería (CETES), que se destinaron al Fideicomiso para la Recuperación Económica para las Empresas (Firempresa), y otros $3,600 millones de dólares en LETES.

Pese al esfuerzo del Estado por sobrellevar el impacto económico de la Pandemia, las condiciones no han sido favorables. La crisis en el sector productivo se ha visto afectado en una pérdida considerable en el sector productivo. Hasta el mes de octubre, las pérdidas tributarias ya se contaban en -$339.5 millones de dólares.

En suma, FUSADES ya reserva un pronóstico desfavorable para el próximo año. Para la institución investigadora, el país podría enfrentar pérdidas de hasta $357.5 de dólares en ingresos fiscales para cierre del año 2020.

También reitera sus desacuerdos con las políticas económicas del gobierno:

El pasado 1 de octubre, el Ministerio de Hacienda presentó el Proyecto de Presupuesto 2021. El proyecto demanda la aprobación de $7,453.5 millones de dólares a la Asamblea Legislativa; con prioridad en los ramos de “Salud, Educación y Seguridad”, sectores sobre los que se aplicaría el 40% de la inversión requerida.

Sin embargo, las FUSADES reitera que, de apoyarse el presupuesto 2021, incrementaría el déficit fiscal a $4.262.9 millones de dólares; es decir, un incremento de hasta el 16.8% del PIB. Al mismo tiempo, advierte que la deuda púbica se elevaría al “104.5% del PIB”, con un incremento de intereses de hasta $1,350 millones de dólares.

VEA:BCR. BALANZA COMERCIAL HASTA EL MES DE NOVIEMBRE

El incremento de la pobreza

Pese a los pronósticos negativos, tras la re-apertura gradual de las actividades económicas, el país ha reportado resultados económicos favorables. Para el Gobierno, los resultados han reducido la tensión a las expectativas generadas por los sectores sociales de oposición.

El efecto ha sido favorable en las finanzas públicas. Has el mes de septiembre, el gobierno ya medía una varianza en la adquisición de remesas de a penas un -1%. El mismo efecto positivo tuvieron los índices de exportación, mismos que llegaron a acumular máximos de “$4,530.9 millones” de dólares al presupuesto global.

Para FUSADES, sin embargo, las medidas para mitigar el impacto económico de la Pandemia no han sido suficientes. En sus declaraciones, Andrés Olivo manifiesta que “la crisis” es inevitable.

La caída ha terminado. Se ha hecho la apertura ordenada, en ciertas cosas, y desordenada en otras (…). Las dificultades entre el legislativo y el ejecutivo ha hecho daño en el tema de la certeza de cómo se puede planear, a través de las empresas y lo trabajadores, su actividad económica, para encausar a ésta reapertura”, dijo en su momento Andrés Oliva.

En efecto, desde la declaración del Estado de Excepción por el Ejecutivo hasta la aplicación del Plan de Reapertura Económica Gradual, el país viene acumulando pérdidas de hasta 67,545 puestos de trabajo, en el sector privado.

La cifra sólo sería contrastable al incremento en el sector de empleos públicos de hasta un 32.4% respecto al año anterior. Es decir, 6,057 puestos más en un sector que sólo constituye el 5.17% de la actividad laboral del país.

VEA: INFORME DE COYUNTURA ECONÓMICA

A continuación, el estudio estima un incremento en los niveles de pobreza, de hasta un 41%, en los hogares; así como un incremento a clases medias que se movilizarían a la pobreza.

Hay fuerte daño al ingreso a las familias y un incremento de la pobreza también”, lamentó Oliva.

Proponen soluciones y consensos

Las proyecciones de FUSADES son, en su mayoría, desfavorables. Los proyectos en la mitigación del impacto económico de la Pandemia no reciben la aceptación por muchos sectores de la oposición.

Por su parte, FUSADES recomienda al gobierno, entre otras cosas, la elaboración de consensos con los diversos sectores productivos de la economía; así como la abstención de los aparatos estatales en la adquisición de deuda, y la aplicación de medidas económicas de austeridad.

El Salvador puede recuperar el camino a la estabilidad económica y social logrando un consenso sobre la necesidad de austeridad en el sector público, y una estrategia de progreso económico y social”, manifiesta la institución, en su portal oficial.

spot_img

También te puede interesar

Alessia Genoves
Periodista, redactora de ContraPunto, especialista en temas sociales, culturales y de género
spot_img

Últimas noticias