ENTREVISTA: Según IUDOP, más del 80% de la población es afín al diálogo y la democracia

0
473

Por: Alessia Genoves


Durante su segundo año de gestión, el presidente salvadoreño y su gabinete de gobierno obtuvieron calificaciones del 87% y del 84% respectivamente, de acuerdo con la última encuesta realizada por el Instituto de Opinión Pública de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (IUDOP).

Sin embargo, detalles de la encuesta reflejaron que el 91.5% de los salvadoreños consideran necesario con el respeto a la opinión de las minorías; y el 88.7% considera que el sistema democrático es la mejor forma de gobierno; y no la confrontación.

La directora del IUDOP, Laura Andrade, nos acompañó en éste espacio de entrevista para ampliarnos detalles sobre la reciente encuesta de opinión titulada “Población Salvadoreña Evalúa el Segundo Año de Gobierno del Presidente Nayib Bukele”.

Tomas: Alessia Genoves

VEA: ENCUESTA IUDOP REVELA QUE SALVADOREÑOS MANTIENEN RESPALDO A GESTIÓN DE BUKELE


Directora Andrade, ¿podría ampliarnos detalles sobre la investigación realizada, su naturaleza, qué estudia?

Se incorporaron alguno items que explora la opinión de la gente relacionada con los aspectos vinculados con los pilares fundamentales de la democracia, relacionados con tolerancia, con participación, y apertura a diálogo. Y, también, hay una sección importante que analiza las opiniones sobre el presidente Bukele, y cómo esto, de uno u otra forma afecta cómo los salvadoreños, al momento de realizar el estudio están analizando la realidad del país.

¿Evalúa la percepción de la corrupción?. Se sabe que, al menos, en 2020, los índices de percepción de la corrupción bajaron en al menos trece puntos. Esto también tiene qué ver mucho con la opinión pública.

¿Cuál es el nivel de aprobación que ha tenido el gobierno?

El gobierno, en una escala del cero al diez, para el 92% de la gente, está aprobado. Le otorga una calificación de 6, o superior. Es importante también señalar que es una proporción mucho mayor que el porcentaje que hemos registrado en el primer año; y en la evaluación de 100 días, de ésta nueva administración.

Otro otro dato importante es que advertimos que la calificación que la gente le otorga al gobierno central, y al presidente, está íntimamente vinculado en cómo la gente ve algunos de las principales políticas de ésta administración. Por ejemplo, en el caso de la entrega de la bolsa solidaria, de la percepción sobre el Plan Control Territorial; también en la entrega de las computadoras y, en específico, la percepción que la gente tiene del hospital El Salvador.. son aspectos que hacen variar de forma importante la calificación que reciben estas dos entidades: del GOES y del presidente.

Por ejemplo, vemos cómo las personas que consideran que éstas políticas públicas han ayudado al servicio de salud pública; a controlar la delincuencia en el país y también a tratar de mejorar el acceso a la educación de la población salvadoreña, reportan calificacioones que lo deja en 9.

En contraste, personas que opinan que éstas políticas públicas, en realidad no han funcnionado para palear los problemas que se pretenden controlar, reportan notas inferiores que rondan entre el 4 y el 5. Esto es relevante, porque no toda la calificación que recibe el presidente es absoluta, sino que hay una calificación en virtud de cómo la gente evalúa, hasta el momento, las políticas públicas que han sido más divulgadas por ésta administración.

De acuerdo a éstos indicadores ¿cuál es la media aritmética de la calificación?

Es 8.51 la del gobierno; y en el caso del trabajo del presidente es 8.70.

¿Incluye también las políticas de contención sanitarias como la política de Stayhome, que de alguna manera fueron controvertidas, y que incluso fueron rechazadas por la Sala de lo Constitucional. La opinión todavía prevalece, al respecto?.

Definitivamente, el manejo por la pandemia del coronavirus es identificado por la quinta parte de la población salvadoreña como el principal logro de esta administración. También identificamos que en esa materia en concreto, el trabajo que ha realizado el gobierno, para contener la pandemia, recibe una calificación de 9.04. entonces, es muy favorable.

De hecho, la población también nos expresó en éste estudio de opinión, que hasta enero y mayo, o hasta el momento en que participó en el estudio, estaba seguro de que habían recibido al menos una bolsa solidaria de víveres que estaba entregando el gobierno.

Entonces, vemos que estas opiniones están permeando de una forma importante y significativa cómo la población salvadoreña está evaluando el trabajo del ejecutivo.

¿Sin embargo, bajo al óptica de derechos humanos, la opinión prevalece superior, o existe alguna discrepacia?

Quizás es importante mencionar que el estudio, en concreto, no aborda la temática de derechos humanos; sino, más bien, algunas de las premisas fundamentales dentro de un sistema democrático.

Y lo que sí vemos que es, al menos en ese punto, hay un consenso importante entre la población: 9 de cada 10 salvadoreños está de acuerdo con que, aunque un gobierno esté en un partido que sea apoyado por la mayoría de la población, ese partido debe de escuchar y dialogar con distintos actores para conocer otras propuestas, algo que no vemos en ésta administración.

También una proporción muy similar, el 91.5% de la población salvadoreña está de acuerdo conque la opinión de las minorías es tan importante como la opinión de las mayorías.

También 7 de cada 10 está convencido de que en una democracia debe existir el derecho a huelga y a protesta.

Además, es importante señalar que existe todavía un respaldo importante a la democracia como sistema político. El 88.7% de la gente está de acuerdo que éste, el sistema democrático, es el mejor sistema de gobierno.

Entonces, vemos cómo hay trastoques, en términos de la opinión de la gente sobre estos aspectos fundamentales, y las acciones que esta administración está realizando.

Vemos también que existe una influencia muy marcada, al menos en el 98.1% que evalúa como bueno o muy bueno el desempeño del presidente en su segundo año, en dónde advertimos que la imagen que la población salvadoreña tiene del presidente afecta de forma significativa la forma en cómo interpreta todas las acciones que ésta administración ha realizado que, no sólo socavan la democracia, sino que también han representado retrocesos en materia de transparencia.

Grafico: IUDOP, retomado del informe titulado “Población Salvadoreña Evalúa el Segundo Año de Gobierno del Presidente Nayib Bukele”


Y, en éste caso, vemos que la opinión de este grupo que apoya o favorece de forma importante la evaluación del presidente, se fragmenta al analizar esos sentimientos de cercanía, de confianza, que es una persona transparente; que auténticamente se preocupa por el pueblo… está en influyendo en cómo ven, por ejemplo, los potenciales actos de corrupción en los que ha incurrido esta administración.

También el ocultamiento de información oficiosa relacionada con la pandemia por el coronavirus; y, que podrían permitir el esclarecimiento de los posibles actos de corrupción de esos funcionarios… así como también, el menosprecio de las voces críticas que esta administración ha manifestado a lo largo de estos 24 meses.

¿Eso, en parte, responde a la necesidad que observa en la población, por así decirlo, entrevistada, en escuchar a las minorías: voces críticas, personas en condición de vulnerabilidad, que se unen de alguna manera en éste tipo de actos, al menos en la prácitca, y demandan a la presidencia?

Definitivamente creo que hay un importante grupo que está en desacuerdo con esta administración. Es importante también señalar que no toda la población salvadoreña piensa cómo él lo ha estado expresando; y que ese respaldo, es cierto, porque él tiene un amplio respaldo popular, no estamos negando eso…

Simple y sencillamente, a la luz de la evidencia empírica de estudios científicos como éste, estamos advirtiendo que hay una fragmentación a la hora de evaluar las acciones que representan retrocesos democráticos, y en materia de transparencia.

Vemos que hay un grupo que apoya férreamente y ampliamente todas las decisiones que ésta administración ha tenido en relación al nopotísmo, al menosprecio a voces críticas, al bloqueo de información.

Respecto a éste grupo, ¿podría especificarme un poco más cuáles son las categorías demográficas; o si es dirigido a alguna población homogénea?

En realidad, hay ciertas variables que tienen un importante peso. En primer lugar, vemos cómo éste respaldo del presidente se acuña especialmente en el área rural del país. Y, con ésto, también trae como consecuencia un menor nivel educativo. Entonces, advertimos que en la medida una persona tiene más condiciones académicas, existen las condiciones para que una persona esté en desacuerdo con las posturas que ésta administración está tomando.

No en su totalidad, supongo, ¿verdad?, porque existe, incluso, la probabilidad de que personas con alto grado de estudio estén de acuerdo.

Por supuesto. Pero aquí estamos hablando de que mayoritariamente esas son las tendencias de peso para interpretar los resultados.

En cuanto a participación política, ¿me podría decir qué evaluación tiene la participación política de las mujeres?

El sondeo no explora esa variable. Sin embargo, vemos con bastante preocupación que hay un cambio radical en la conformación de éste círculo de confianza que el presidente tuvo en el momento del nombramiento de sus ministros.

Habían posiciones específicas en dónde habían mujeres en carteras ministeriales importantes; en un primer momento, (el Ministerio de) Salud, (el Ministerio de) Educación estuvieron liderados por mujeres. En éste momento, salud retrocedió y se incorporó como líder de ésta cartera ministerial a un hombre.

También hemos visto retrocesos en materias de otras instancias; y, quizás más allá del género, aquí la relevancia es que definitivamente no podría haber la posibilidad de que un alto perfil técnico y con experiencia pueda asumir una cartera ministerial si no tiene una sumisión a las indicaciones del presidente y su círculo interno.

Grafico: IUDOP, retomado del informe titulado “Población Salvadoreña Evalúa el Segundo Año de Gobierno del Presidente Nayib Bukele”

Evidentemente, eso desencaja con toda la conformación con las carteras de Estado. Pero es una tendencia que también estamos identificando tanto en la Corte Suprema de Justicia; y, obviamente, en la Asamblea Legislativa dónde ya obtuvo la mayoría calificada.

¿Ese punto también se vio reflejado en la encuesta?

Sí. Quizás es importante señalar que la evaluación que la anterior Asamblea Legislativa tiene es bastante baja. Y tenemos clarísimo que la población salvadoreña no se sentía representada con el trabajo que realizó en la legislatura anterior.

Pero uno de los elementos más importantes que podemos destacar, quizás, en éste caso, es que al menos hasta el momento que las personas consideran que esa legislatura sí va a responder a las necesidades de la población, en primer lugar, aunque hayan elegido a funcionarios de segundo grado que evidentemente tienen afinidades con el presidente, aún opinan que va a haber independencia…

Pero aquí sí es importante mencionar que el levantamiento de información se hizo entre el 15 y el 24 de mayo, dónde probablemente la información sobre las implicaciones que tiene la sustitución del fiscal y la remoción de los magistrados de la Sala de lo Constitucional anteriores, probablemente no tenga ningún impacto al momento en que se realizó la investigación en la opinión de la gente, en ésta materia.

Sin embargo, en resumen, ¿podría decirse que la opinión fue favorable en cuanto a la definición de la Nueva Asamblea, verdad?

Sí. Definitivamente.

¿Tuvo poco impacto, como dijo usted, las acciones sucesivas que acompañaron, por ejemplo, a esa destitución de magistrados y al fiscal general?
Así es.