Cid Gallup: Presidente más popular en El Salvador, Nayib Bukele

¡Sigue nuestras redes sociales!

Cid Gallup sostiene que el presidente mejor evaluado en la historia de El Salvador es Nayib Bukele. Salavador Sánchez Cerén obtuvo la mayor desaprobación, después de Mauricio Funes; ambos, acusados de robar cerca de $700 millones.

Por Alessia Genoves


Nayib Bukele es el presidente salvadoreños mejor evaluado, desde 1987. El dato lo constata los registros de la evaluación de la opinión pública, elaborada por la agencia de estudio de opinión, Cid Gallup. Bukele recibe la aprobación de hasta el 86% de salvadoreños, superando la de predecesores como el ex-presidente Mauricio Funes, que obtuvo el 46% de aprobación; y la de Félix Cristiani, que acumuló el 31% de la aprobación.

Bukele, más popular

Nayib Bukele ha conseguido los mayores resultados de aprobación, de las últimas encuestas de Cid Gallup. La compañía refiere éste resultado, de la medición de mandatarios presidenciales desde el mes de agosto del año 1987. Es decir, el resultado comparativo se remite desde el tercer año y medio de la gestión presidencial del expresidente José Napoleón Duarte, del Partido Demócrata Cristiano.

Luis Haug, el representante de Cid Gallup, refirió que los resultados son acumulados para cada lectura; y, en realidad, ésto lo tenemos desde 1990, todos los datos. Normalmente ha habido un pesimismo, en lo que es el intermedio del gobierno; y se da un optimismo relevante cuando cambian las elecciones”.

De hecho, en la última encuesta de la empresa, que evaluó a 13 mandatarios latinoamericanos, Bukele volvió a obtener el resultado más alto, de hasta el 86% de la aprobación popular. El estudio se tituló “Opinión sobre desempeño de presidentes latinoamericanos” . El dato es reafirmado por la organización del Directorio Legislativo, en investigaciones como las de la “Imagen del poder. Monitoreo bimestral de aprobación presidencial en América Latina mayo-junio 2022”, en la que hace constar que Bukele es el presidente con mayor margen de aprobación y estabilidad en la preferencia de la población.

Directorio Legislativo basa sus resultados en al menos 12 estudios de opinión, ventilados desde el el primer bimestre del año 2020, al tercer bimestre del año 2022. Las mayores calificaciones, en el quinquenio presidencial de Bukele, se hicieron notar durante el segundo bimestre del año 2021, con resultados que superaron el 96% de la aprobación. Un resultado similar lo dio la propia Cid Gallup, en la encuesta de noviembre de 2020, que evaluaba su administración sobre la respuesta al Covid19.

89% de salvadoreños declaran su preferencia por Nayib Bukele, de acuerdo con los resultados de la última encuesta del Centro de Investigaciones Estudios sociales económicos de Centro América (Ciesca). El puntaje lo calificó como el primer mandatario del último “Top 5 de los presidentes mejor evaluados de América”. El resultado es el mismo al del estudio del Directorio Legislativo; y también es equiparable con la última encuesta de popularidad publicada por la empresa Cid Gallup; pero es apenas 3 puntos menor respecto la evaluación de su rendimiento administrativo.

La Historia

Napoleón Duarte recibió, en aquel tiempo, la aprobación de un 26% de la población, mientras que otro 57% consideró que su gobierno no era “ni bien ni mal”. Pero el 17% de la población expresó la desaprobación de su gobierno. Los resultados son bajos, pero no los peores de la historia del país. De hecho, el expresidente del partido Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (Fmln), ha recibido el mayor margen de desaprobación, de hasta el 54%; y los menores márgenes de aprobación o de opiniones sobre “ni bien ni mal” en su gobierno, de hasta el 23%.

Hay que hacer notar que Duarte gobernó durante la Guerra Civil, que finalizó en 1992; y que tuvo que exiliarse a Venezuela, tras ser derrocado en su primer período presidencial, representando la Unión Nacional Opositora. Sin embargo, Duarte retomó el poder en 1987, siendo representante del PDC, hasta el 25 de marzo de 1989. Fue sucedido por el expresidente Alfredo Cristiani, quien recibió la aprobación del 34% de la población; mientras que otro 52% sostuvo una opinión neutra, y el otro 18%, la desaprobación.

Cristiani fue presidente hasta el año 1994. representando al partido Alianza Republicana Nacionalista (Arena). Participó en la negociación de los Acuerdos de Paz, en 1992, que actual administración es juzgada como “una farsa”. Además, es acusado de participar en el caso del asesinato de los Mártires de la UCA, y su equipo de gobierno, de la Defensa Nacional, es judicializado por dar ordenes de ejecutar varias de las masacres registradas en el territorio nacional.

Calderón Sol sucedió a Cristiani, desde 1994. Gobernó hasta 1999, y su administración ha sido calificada de forma favorable, por el 34% de la población; mientras que otro 42% reservaba una opinión neutra y el 24% expresó su desaprobación. Los resultados irían mejorando sólo durante la administración de su sucesor, Francisco Flores Pérez, quien obtuvo un 43% de la aprobación popular; y un 33% de la opinión neutra. Mientras que un 24% de la población expresó su desaprobación.

Francisco Flores gobernó durante la ocurrencia del Terremoto de 2001, que registró un saldo de hasta 1,159 personas fallecidas; 8,122 personas heridas y cerca de 1,582,428 personas damnificadas, en el territorio nacional. Para favorecer la situación de los damnificados, el gobierno de la República de China – de la isla de Taiwan – le otorgó una donación de unos $10 millones de dólares. Sin embargo, la Fiscalía General de la República (FGR) hizo notar que el dinero se utilizó durante la campaña presidencial de su sucesor, Elías Antonio Saca González; y que la mayor parte de los fondos se depositaron en las cuentas del partido Arena.

Junto con Antonio Saca, se dedujeron responsabilidades a miembros de su partido, como Elmer Charlaix; y los entonces funcionarios de la institución partidaria, Juan Tennant Wrigth y Gerardo Antonio Kriette, por la devolución de $6 millones de dólares y de $10 millones de dólares. La información se dio a conocer hasta hace menos de un año, con la certificación oficial de la FGR. Sin embargo, el dinero en publicidad terminó posicionando a Antonio Saca en la presidencia, de la cual obtuvo un 37% de la aprobación; un 36% de la opinión neutra y un 24% de la opinión de rechazo.

Saca fue investigado y llevado a juicio por otras irregularidades, hasta años sucesivos al término de su gobierno. La Corte de Cuentas de la República determinó que la administración de Saca culminó con irregularidades en la administración de unos $300 millones de dólares; de los que percibiría un incremento patrimonial de $260 millones de dólares, que implicarían a las empresas de telecomunicaciones del Grupo Samix. Al igual que su esposa, sentenciada a prisión por la apropiación de $16 millones de dólares del Estado, fueron condenados a penas de hasta 10 años de cárcel.

$350 millones de dólares también serían reportados como irregulares por la CCR, durante la administración del ex-presidente Mauricio Funes. Al igual que Saca, habría extraído los fondos del Estado desde las cuentas de Gastos Reservados, popularmente conocidos como “La Partida Secreta”. Involucró, también, a otra decena de ex funcionarios y parientes, incluidos a dos de sus parejas y a uno de sus hijos;: pero no ha sido sentenciado en El Salvador, desde que se fue del país a Nicaragua, con una nueva nacionalidad.

Funes habría obtenido el segundo mayor resultado de aprobación, después de Bukele, con una proporción del 46% de opiniones favorables; un 28% de opiniones neutras y el 26% de la desaprobación nacional. Pese a los escándalos, el expresidente Sánchez Cerén ha sido hallado con varios indicios de corrupción, que acumulan más de $351 millones de dólares defraudados, según lo expuso Casa Presidencial. Por otra parte, al CCR hace notar que otros 18 de los funcionarios de ese gobierno se habrían apropiado de unos $183.8 millones de dólares del erario público.


Sin embargo, los indicios de corrupción comenzaron a observarse hasta el término de la administración de Cerén, con irregularidades percibidas por la CCR que aproximaban los $183 millones de dólares. Pese a ello, un 23% de la población le dio su aprobación; mientras que otro 23% de la población reservó una opinión neutra y el 54% de la población manifestó su desaprobación.

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

spot_img

También te puede interesar

Participe con su comentario

Alessia Genoves
Alessia Genoves
Periodista, redactora de ContraPunto. Especialista en temas sociales, económicos y de género. Editora de cultura.
spot_img

Últimas noticias