Por: Alessia Genoves



Al cierre del año 2020, los indicadores de violencia sexual tendieron a la baja, incluidos los casos de infecciones a enfermedades de transmisión sexual (ITS) y embarazos en niñas y en adolescentes; sin embargo, la mortalidad materna se elevó al 70.36%, respecto a los reportes del año 2019, según lo data Ministerio de Salud (MINSAL).

Sin embargo, para la Organización de Mujeres Salvadoreñas por la Paz (ORMUSA), la reducción de los registros de violencia sexual en los registros públicos, responde a la inasistencia voluntaria de las víctimas a los centros de salud, que obedece, a su vez, al temor al contagio y a las restricciones de movilidad por el confinamiento de las políticas restrictivas para el combate a la pandemia global del covid19.

Conversatorio: “Balance sobre la Salud Sexual y Reproductiva de Niñas y Adolescentes en su Diversidad. Toma: Alessia Genoves

“Consideramos que se vio reflejado por el tema de la pandemia. Sin embargo, esto no puede traducirse en que haya una reducción significativa en el tema de la pandemia, sino que también hay que descartar la que algunas mujeres, y adolescentes también, no tuvieron la posibilidad de acercarse al establecimiento de salud, para su debida inscripción, o para su debida atención en cuanto a métodos anticonceptivos”, destacó a la prensa, la coordinadora del Programa de Derechos Sexuales y Reproductivos para ORMUSA, Mayra Bolaños.

VEA: CRÓNICA: MUJERES REITERAN DENUNCIAS POR VIOLACIONES CONTRA DERECHOS HUMANOS EL 8M

Menos Indicadores pero Menos Atención

Durante el año 2020, el sistema público de salud reportó una reducción gradual en las cifras de los casos de violencia sexual, pese a la reducción de asistencia y de servicios sanitarios declarados por el MINSAL, y organizaciones sociales.

Los registros en padecimientos de salud se vio reflejada en afectaciones como el cáncer de mama, el cáncer de cérvix y en el cáncer de próstata, con que se redujeron hasta el 30.64%, del 25.16% y en el 65.37%, respectivamente, tal y como lo señala ORMUSA, en su informe titulado “Resumen 2020 sobre salud sexual  y reproductiva en El Salvador“.

VEA: FNS DENUNCIA RETROCESOS EN EL SISTEMA DE SALUD

Esto no puede traducirse en que haya una reducción significativa en el tema de la pandemia, sino que también no hay que descartar la que algunas mujeres, y adolescentes también, no tuvieron la posibilidad de acercarse al establecimiento de salud, para su debida inscripción, o para su debida atención en cuanto a métodos anticonceptivos”, expresó Bolaños.

VEA: CRÓNICA: MUJERES REITERAN DENUNCIAS POR VIOLACIONES CONTRA DERECHOS HUMANOS EL 8M

La atención sanitaria se reservó en el ingreso de un número limitado de pacientes, para la contención del virus del covi19. Fotografía: MINSAL

En efecto, la afirmación también es reconocida por el MINSAL, que, entre otras cosas, declara que a pesar de mantener la continuidad de la oferta, se redujo el número de egresos en relación a 2019”, ante factores de “restricción en el acceso y el temor de contagio por la pandemia COVID 19 por parte de las usuarias”.

Entre otras cosas, los registros en la Infecciones de Transmisión Sexual se reportaron a la baja con una cifra de al menos 9,305 casos reportados, respecto a los 13,540 registrados en 2019; lo cual indica una reducción de al menos un 31.27%. Sobre esa cifra se cuantifica una reducción de hasta un 31.3% en las afecciones de VIH.

Como se hace constar, en última instancia, el MINSAL declara la “continuidad en la oferta” en los servicios de salud. Sin embargo, la institución de salud giró un memorándum desde el pasado 16 de marzo de 2020, con indicaciones para la Atención a Personas con VIH durante el Estado de Emergencia por la Pandemia del Coronavirus.

Fuente: MINSAL

El documento también decreta la suspensión temporal de servicios de salud. Así pues, las consultas de las Pruebas de CD-4 para la detección de la carga viral de la población salvadoreña quedan suspendidas, por tiempo indefinido, al considerarse un servicio “no esencial”.

Y la desición se tomó pese a que la Organización Mundial de la Salud sostuvo que “las personas con VIH que se encuentran en un estado avanzado de la enfermedad, presentan un recuento bajo de CD-4 y una elevada carga viral o no reciben tratamiento anti-retroviral corren, de manera general, un mayor riesgo de sufrir infecciones y complicaciones relacionadas”.

VEA: REDUCE ATENCIÓN AL VIH PARA PRIORIZAR PANDEMIA DE COVID-19, DENUNCIA PDDH Y ONGS

El gobierno decretó un trato preferencial a las personas con enfermedadas crónicas. Fotografía: Alcaldía de San Salvador

Aumentan Muertes Maternas

En comparación con el año 2019, las inscripciones maternas se redujeron en apenas un 8.69%.  A éstos datos se añade un total de 9 mil hechos de violencia contra la mujer; 12,781 casos de embarazos en niñas y adolescentes.

“Todo embarazo en menores y en adolescentes es violencia sexual (…). Es como decir, querer tapar el sol con un dedo. Nuestra ley ha sido discutida con la LEPINA que, justamente ahí, refleja que todo embarazo no deseado ante de los 18 años es violencia sexual. Es difícil hacer un análisis dónde pueda ser un embarazo deseado, precisamente porque el adolescente no tiene las habilidades o las competencias para tomar decisiones”, comentó Bolaños.

VEA:MANUELA: ASÍ SE DIERON LAS ACUSACIONES Y ALEGADOS EN LA  CORTEIDH

La atención de partos hospitalarios se redujo en apenas un 8.6% durante 2020; pero las muertes incrementaron a un 70.6%, en comparación con las registradas en 2020.

Entre otros casos, los datos sobre muertes maternas se reportaron al alza, con al menos 46 casos registrados en el sistema público de salud. La cifra constituye un incremento de al menos un 70.6% respecto a las registradas durante el año 2019, en la que los casos fueron a penas de 27 fallecidas.

Para Bolaños “es necesario e importante retomar políticas públicas a favor de los derechos sexuales y derechos reproductivos”; así como “articular esfuerzos con instituciones garantes de derechos humanos, para contribuir; y nosotras, desde las organizaciones de sociedad civil, sumarnos a la co-responsabilidad de la garantía de estos derechos, en éste caso, en el tema de la salud sexual y salud reproductiva”.

Participe con su comentario