• Las terrazas un lugar único
  • El Dui te salva
  • CNR

El pueblo es tu punto de encuentro
Nov 28 / 2014 G+G+ Facebook TwitterLinkID

SOCIEDAD CIVIL

Entrevista con Gissela Dávila, experta ecuatoriana en tema de medios de prensa  

Por Gerardo Arbaiza

SAN SALVADOR – Una de la expectativas que se pretendían llenar con la firma de los Acuerdos de Paz (1992), era permitirle a las comunidades, así como a sectores con un pensamiento ideológico distinto al que predominaba durante la guerra, la posibilidad de tener medios de comunicación en que poder difundir sus ideas y prestar otro tipo de servicios, más allá del que predomina en el espectro comercial.

Luego de 20 años de la llegada de la paz, el espectro radioeléctrico sigue predominado por el sector privado comercial y la concentración de considerables cantidades de frecuencias en pocos conglomerados.

Por el otro lado, si bien la ex guerrilla Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), ha contado con los medios a su alcance para hacer llegar su mensaje a la población en su nuevo rol de partido político, los llamados medios “alternativos o comunitarios” han quedado relegados a un contexto de poco alcance de audiencias y dificultades económicas para poder operar. Además de esto, se incluye el estigma de ser catalogados como “medios de izquierda, pequeños y pobres.”

La Asociación de Radios y Programas Participativos de El Salvador (ARPAS) ha abanderado desde el fin de la guerra, la lucha por que se le otorgue más espacio a los medios comunitarios para sacarlos de su aislamiento, buscando para ello la democratización del espectro radioeléctrico y la tipificación de medios privados, públicos y comunitarios.

En su camino por llevar al debate público un Ley de Medios, ARPAS se ha encontrado con vetos del espectro privado de medios, argumentando que se les busca censurar y atentar contra la libertad de empresa; además con las divagaciones de políticos, que no han mostrado la voluntad de incluir en sus agendas, la discusión de ese tipo de legislación.

Siempre intentando incorporar nuevos insumos a su propuesta, ARPAS invitó al país a la ecuatoriana Gissela Dávila, secretaria ejecutiva de la Coordinadora de Radio Popular Educativa de Ecuador (CORAPE), para compartir la experiencia del país centroamericano en materia de democratizar el espectro mediático.

En una entrevista para ContraPunto, Dávila resalta que en Ecuador, con el establecimiento de una nueva constitución impulsada por el gobierno de Rafael Correa, se logró llevar a estamento constitucional, el reconocimiento de los medios comunitarios.

La lucha planteada ahora por CORAPE, según Dávila, es la aprobación de la Ley Orgánica de la Comunicación, la cual permitirá una repartición equitativa del espectro mediático para radios públicas, privadas y comunitarias.

La comunicadora explica que dicha Ley Orgánica trae estipulaciones como la del derecho de rectificación y respuesta, algo que se quiere incluir en El Salvador en una legislación separada.

Dávila considera que El Salvador también podría adoptar el estilo de legislación ecuatoriana, el cual contempla aspectos generales de la comunicación, entre ellos, elementos deontológicos como la rectificación y respuesta.

Además de un cuerpo de Ley que englobe la comunicación más allá de los medios, la experta ecuatoriana ve la necesidad de legislar aspectos técnicos de la comunicación, cosa que en Ecuador está contemplada en una Ley de Telecomunicaciones. 

Las bondades de los planteamientos de Dávila, así como la experiencia de la lucha por la democratización del espectro radioeléctrico en Ecuador, son compartidas a continuación:

¿De cuánto tiempo atrás ha venido la lucha de CORAPE por lafrontmegaphone democratización del espectro radioeléctrico de Ecuador?

CORAPE nace a principios de los años 90, por la necesidad de defender el derecho de las radios comunitarias a organizarse entre ellas. Estas radios comenzaron siendo un medio de alfabetización y evangelización para las comunidades indígenas. Antes de esto, organizaciones sociales e indígenas estaban luchando por temas como agua, tierra y otras cosas.

¿Cómo estaba el nivel de concentración del espectro radioeléctrico en Ecuador, para el tiempo en que surge CORAPE?

El 98 por ciento del espectro radioeléctrico está en manos privadas, hay que decir que hasta la nueva constitución, solo había dos sectores de la comunicación tipificados en Ecuador: públicos y privados.

A partir de 2008 aparecen tipificados los medios comunitarios y como no existe legislación, no se ha podido fundar radios comunitarias, además de los medios que se han dado a los 14 pueblos originarios del Ecuador. Nosotros empezamos a exigir, que de todos los medios privados se investigue los que están trabajando por la comunicación, para ver cuales privados pueden considerarse como medios comunitarios  y desde esa base, empezar a redistribuir el espectro radioeléctrico.

¿En qué consiste esa propuesta de democratización del espacio radioeléctrico?

La importancia es que cambiamos de un 98 por ciento que tienen radios para intereses propios, buscando una repartición de 33 por ciento para medios públicos, 33 para privados y  34 por ciento en comunitarios, lo que te hace es que tengas más voces al aire difundiéndote información, de diferentes perspectivas y contextos.

Ya no solamente la gente que vive en Quito va a opinar de las cosas que pasan en el país, sino que habrá gente desde otras provincias que tal vez no tenga el acceso a servicios básicos que tiene Quito que tendrá su vos. Ahí empieza la democratización del espectro radioeléctrico. Con esos elementos, como ciudadano yo puedo acceder a esas distintas vertientes de información, a formarme mi propio criterio.

¿Cómo se favorecía la concesión por parte del Estado, de una enorme cantidad de frecuencias radioeléctricas  para manos privadas?

Lo primero es que con solo dos sectores de comunicación, todos querían ser privados comerciales; además que los favorecidos eran personas allegadas a los organismos que concesionan las frecuencias, entonces se estaba jugando ese rol de “juez y parte”. La concentración de medios sigue siendo preocupante, a tal punto que solo una persona tiene 52 frecuencias de radio.

¿Y como ha sido recibida la propuesta de CORAPE para democratizar el espectro radioeléctrico?

Esto lo proponemos en la Ley de Comunicación que todavía no se ha votado en el Congreso, pero esperamos que se dé la votación la próxima semana. La mayoría de asambleístas están de acuerdo en otorgar 34 por ciento del espectro a radios comunitarias, pero los medios privados no han aceptado estos términos, argumentando que esto es atentar contra la libre empresa, que implica una mordaza y que la mejor regulación es la autorregulación.

Nosotros hemos argumentado que nuestra propuesta es técnicamente posible y que con decisión política se puede hacer; además que no buscamos terminar con el comercio de los medios de comunicación, sino más bien se busca la diversificación.

¿Estos empresarios no se han excusado en que el trabajo de los medios comunitarios, lo pueden hacer los medios públicos?

Los medios públicos tienen además, la función de hablar de temas más culturales y de la relación entre gobierno y ciudadanía, lo cual es sumamente importante: Los medios comunitarios tenemos la misión de estar más cercanos a la gente, porque son medios surgidos de la misma organización de la gente.

mdc1Por decir algo: si acá en San Salvador, las amas de casa se deciden organizar y tener un medio de comunicación en el que se va a hablar como educar a los hijos, de temas de salud, economía familiar, etc. Son temas bastante concernientes a esos grupos. Si son grupos que no tienen capacidad de formar un medio de comunicación, en otros medios comunitarios se les puede dar el espacio para hablar de esos temas.

No decimos que no se va a cobrar, porque la difusión se va a pasar por un tema de publicidad o por la venta de servicios de animación de fiestas u otras cosas que se pueden hacer por los medios, no estamos pidiendo que el gobierno nos mantenga, porque para eso están los medios públicos.

¿Qué tipo de desarrollo se le pretende dar a los medios públicos?

Creemos que el gobierno, tanto el Ejecutivo como el Legislativo, tienen derecho a transmitir lo que hacen pero deben de especificar que son medios gubernamentales, para dirigirme a ellos, cuando quiera saber la posición del gobierno.

No obstante, los medios públicos deben ser mucho más amplios que eso, tiene que velar por los intereses nacionales como las distintas expresiones culturales. En el último tiempo, la radio y el canal de TV del gobierno se han esforzado por tener programaciones más incluyentes y contrastantes de información. Creemos que son procesos que deben darse, porque en Ecuador no se ha sabido lo que es un medio  público, así que pienso que nos debemos dar el derecho de equivocarnos y volverlo a hacer.

¿Desde cuándo se da un contexto más favorable a la propuesta de la Ley de Comunicación?

El contexto favorable viene con la aprobación de la nueva constitución, en el año 2008. Luego de esto, se pide la Ley de Comunicación, la cual pasó por una consulta previa, en la que la mayoría de los ecuatorianos opinaron que debería haber Ley de Comunicación.

Además, el presidente Rafael Correa, sabe lo que son los medios comunitarios, desde que hacía pasantías en Zimbabwe, donde conoció cómo se trabaja y vive en los medios comunitarios. Con ese apoyo, el poder tener una Ley de Comunicación en la que se reconozcan a los medios comunitarios y en la que se entienda que necesitan mantenerse económicamente de otra forma.

A los medios comunitarios nos ayuda la credibilidad política que hemos ganado en nuestro trabajo con la sociedad.

¿Qué regulaciones plantea esta ley para todos los medios?

Planteamos principios deontológicos, como no afectar la honra de las personas con las informaciones que se difunden, además de la responsabilidad ulterior frente a lo que decimos, el tema de la rectificación frente a la información emitida con errores y el derecho de réplica, son las cosas más fuertes que planteamos como regulaciones.

La nueva constitución ecuatoriana incluyó la tipificación de los medios comunitarios ¿Cómo puede ayudar este aspecto de Ecuador, a un país como el nuestro, que su constitución solo se limita a reconocer la libertad de expresión e imprenta?

Para nosotros fue un avance, se puede decir que nuestra constitución es una de las más progresistas de América, que incluso reconoce los derechos de la naturaleza. En El Salvador creo que caería bien la diversidad de voces, que se pueda hablar desde otros contextos y perspectivas y que se conozcan las problemáticas desde adentro.

¿Cree que El Salvador podría beneficiarse de una Ley de Comunicación como la que se plantea en Ecuador, que además incluye regulaciones como el derecho de respuesta?

La Ley que se plantea en Ecuador es una Ley Orgánica, en la que se plantea preceptos más fuertes, pero también habrá una Ley de Telecomunicaciones, en la que se maneja cuestiones más técnicas de la comunicación. Creo que las dos cosas son complementarias, porque son las que conforman la comunicación.

Dependiendo de la realidad que se tenga en El Salvador, que no la conozco muy bien, pero creo que es siempre importante tener una Ley general, que nos dé un abordaje de lo que es la comunicación en sus distintos géneros y formatos, además de una Ley que regule aspectos más técnicos y específicos. Eso nos puede ayudar a legislar de una mejor manera y nos permite a los comunicadores a ver los alcances y los límites de nuestra profesión.

ContraPunto / Calle Palermo, Nro. 20. Col. Las Mercedes, El Salvador, Centroamerica Tel/Fax: (503)22230927 - 22230916

Fundado el 1 de Marzo de 2007 | Derechos Reservados, Copyright 2007-2014

Mejor desempeño con IE10+ / Firefox 20.0+

Cooperan con ContraPunto