Sábado, 06 de Junio del 2020

SOCIEDAD

VIOLENCIA

Pandillas vuelven a desplomar cifra de homicidios

| Miércoles, 15 Julio 2015
Pandillas vuelven a desplomar cifra de homicidios

Foto: Archivo/ContraPunto

Una carta firmada por supuestos líderes de pandillas recluidos en Zacatecoluca explica la reducción de homicidios

Las autoridades de seguridad de El Salvador atribuyen el reciente desplome de homicidios diarios al accionar policial y a las medidas represivas que se han estado implementando; sin embargo, una carta firmada por los líderes de las principales pandillas, Barrio 18 y Mara Salvatrucha, explica sus puntos de vista al respecto.

Un documento girado por los "ranfleros" -jefes- de ambas pandillas, todos recluidos en un penal de máxima seguridad que está ubicado en el departamento de Zacatecoluca, señala que las pandillas están buscando una nueva “oportunidad para que la sociedad salvadoreña se desarrolle en un ambiente pacífico”, según reza la carta atribuída a las maras y presuntamente dirigida al Consejo Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana.

Luego de venir de un promedio de 22 homicidios, y picos de hasta 37 o 40, las autoridades del Instituto de Medicina Legal (IML) reportaron una disminución considerable en los asesinatos a partir de los primeros días de julio, cuando la cifra descendió a 15 diarios.

El Salvador ha sido testigo del sube y baja de la muerte que las pandillas son capaces de controlar, y la prueba más sobresaliente  de ellos fue la llamada Tregua entre Pandillas, pactada a principios de 2012 y que se fue difuminando a mediados del 2013. En esos aproximadamente 15 meses el promedio de asesinatos se desplomó de 14 a 5 a menos de 24 horas después de que las "ranflas" de ambas pandillas dieran la orden de dejar de matarse entre sí.

Pero eso no es todo. De acuerdo a las cifras de la Policía Nacional Civil (PNC), el promedio de homicidios diarios ha subido y se ha desplomado deliberadamente al menos seis veces en los últimos diez años, hechos que coinciden temporalmente con la aplicación de políticas que el gobierno ha ido adoptando en para combatir la delincuencia o decisiones tomadas por las mismas pandillas.

El nuevo documento supuestamente proveniente de pandillas va dirigido a los miembros del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia, un organismo que, en aras de la pluralidad, ha integrado a diversos actores de la sociedad para buscarle la solución al problema de la violencia en El Salvador, de cuyo seno nació el Plan El Salvador Seguro, que es el que actualmente sigue el gobierno salvadoreño.

“Haciendo uso del derecho que la Constitución nos confiere en el artículo 18, a ustedes respetosamente exponemos (…) que lamentamos profundamente la pérdida de preciosas vidas humanas debido al clima de extrema violencia que vive nuestro país actualmente y para lo cual parece no haber solución”, dice el documento.

En la carta, los pandilleros también exponen “nuevamente” su “deseo” de buscarle una solución al conflicto mediante la reducción de homicidios, tal como lo han hecho en otras ocasiones.

A principios de 2015, el que otrora fue el principal mediador entre las pandillas, Raúl Mijango, reveló que los líderes de estas estructuras estaban impulsando “un nuevo acto de buena voluntad”, reduciendo los homicidios a menos de la mitad en poco tiempo. Este anuncio coincidió con el reporte del subdirector de la Policía Nacional Civil (PNC), Howard Cotto, sobre “el primer día de este año con cero homicidios en El Salvador”.

Meses después, ante diversos cuestionamientos de analistas y políticos sobre si el gobierno estaba negociando una nueva tregua entre pandillas, como sucedió en el 2012, el presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, anunció una nueva serie de medidas represivas en el combate a las pandillas, entre las que destacaron la creación de tres Batallones de Reacción Inmediata conformados por elementos de la Fuerza Armada y el traslado masivo de líderes de pandillas hacia el penal de máxima seguridad, en Zacatecoluca.

Desde esa fecha hacia acá, las cifras de homicidios han ido al alza, al punto de que a finales de marzo se decretó la primera alerta, señalándolo como el mes más violento de la década, con 481 homicidios, título que no le duró mucho pues fue superado por mayo y junio con 635 y 671 asesinatos, respectivamente.

Ante esta situación, las autoridades anunciaron que las pandillas “buscan hacer números rojos para desestabilizar al gobierno” y el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Benito Lara, justificó el repunte de violencia señalando que “esta es una respuesta de estos grupos ante las nuevas medidas. En ninguna parte del mundo se ha visto que la criminalidad se quede de brazos cruzados cuando se les ataca, cuando se les persigue”.

Sin embargo, la población ha cuestionado a los miembros del gabinete de seguridad pública por los efectos, al menos aparentemente, negativos que han tenido las nuevas medidas, puesto que la cifra de homicidios se ha venido al alza.

Hasta ahora las autoridades han respondido a estos cuestionamientos con que las cifras son producto de las riñas entre pandillas, purgas internas de los mismos grupos y otro porcentaje menor de pandilleros muertos en supuestos enfrentamientos, además de las víctimas que cobra la delincuencia común.

Bryan Avelar

Twitter: @bryanavelarr

» Escribir y Ver Comentarios

en ContraPunto

Joomla SEF URLs by Artio

Grupo Dalton | Avenida Palermo, Colonia Las Mercedes, No.20.
San Salvador, El Salvador, Centro América.
Teléfono Administración (503) 2223-8161.
Teléfono Redacción: (503) 2223-0927.

Fundado el 1 de Marzo de 2007 | Derechos Reservados, Copyright 2007-2014