Jueves, 25 de Febrero del 2021

SOCIEDAD

DERECHOS HUMANOS

“Señor presidente,con los militares no se juega”

| Jueves, 25 Febrero 2016
“Señor presidente,con los militares no se juega”

Foto: Jessica Orellana

Exmilitares marcharon para exigir libertad de  implicados en caso Jesuitas y defender soberanía del país

No se juega, y menos al ladrón y policía. “Aprenda señor presidente de El Salvador, que con los militares no se juega”, repitió Alexander, uno de los exmilitares que llegó este jueves a la embajada de España en este país para exigir la liberación de cuatro implicados en el asesinato de seis jesuitas, en 1989.

Hace un mes, autoridades salvadoreñas no habían tocado la “llaga” de quien prefirió identificarse como “Alexander”, pero su ira explotó cuando cuatro exmilitares fueron capturados por su presunta participación en el crimen de cuatro sacerdotes españoles, dos salvadoreños y dos de sus colaboradoras en el campus de la Universidad Centroamericana (UCA).

Alexander no entró en detalles. Era uno de las decenas de exmilitares, familiares y amigos, que marcharon sobre una de las principales vías de San Salvador para exigirle a la diplomacia española que “respeten la soberanía del país”, tal como lo estamparon en sus camisetas y que esta vez, carecían de colores militares.

“A usted señor Presidente, Salvador Sánchez Cerén, a usted le mando este mensaje: ¡respétenos! (…) Esto ya se convirtió en un asunto político”, reiteró Alexander, rodeado por el bullicio de asistentes que levantaban su voz al unísono de “¡que viva El Salvador!”.

Familiares y amigos de los exmilitares que están siendo acusados de participar en la masacre de los sacerdotes Jesuitas  organizaron esta marcha para exigir expresamente la libertad de cuatro de los 17 exmilitares que han sido solicitados por un juzgado español para su debido proceso judicial.

Militarestres

En enero pasado, el juez de la Audiencia Nacional de España, Eloy Velasco, solicitó por segunda vez al Estado salvadoreño la captura y extradición de los implicados en este crimen de guerra, incluso dicha orden fue girada a la misma Policía Internacional (Interpol).

No obstante, autoridades en El Salvador postergaron la captura de los exmilitares al justificar que las últimas resoluciones de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) indicaron que dichas ordenes sólo incluía la localización, pero no la captura de los señalados.

“Venir a pedirle a España y sobre todo al juez (Velasco) que no se meta en cosas de nuestro país, que él vea el suyo, que nosotros vamos acá a solucionar nuestros problemas. Esto ya fue juzgado, pero hay capturas y nadie resuelve nada. Y es por eso que nosotros como familia estamos acá para exigir la libertad de los militares”, recalcó Ana Bustillo, hija de uno de los presuntos implicados en el crimen.

Hijos, primos, sobrinos, hermanos y hasta quienes no los conocen personalmente manifestaron su conformidad con el escrito que sería entregado a la embajada española para que se pronuncie por la captura de los exaltos mandos del ejército salvadoreño y además, que no se interfiera en la soberanía del país.

“Dicen que hay argumentos legales, pero la justicia universal es entendida en el contexto internacional como sustitutiva o subsidiaria, es decir, a quien le corresponde juzgar es al juez natural no puede basarse en que un país haga justicia porque volvemos entonces al imperialismo”, remató Carlos Mauricio Guzmán, abogado e hijo de uno de los exmilitares.

Jesuitas

El Salvador judicializó el crimen de los Jesuitas en septiembre de 1991 cuando seis militares fueron condenados, recuerda el informe de la Comisión de la Verdad. Sin embargo, unos quedaron libres al pagar una fianza y otros cuando se firmó la Ley de Amnistía en 1993 que no era parte de los Acuerdos de Paz entre la guerrilla y el ejército salvadoreño.

Y si de hablar de paz se trata, María Hernández, también asistente a la marcha, prefirió acompañar el sentir de "Alexander" y aseguró que cuando se trata de militares que un día lucharon por la soberanía nacional "este tipo de crimenes eran justificables"

"No solo ellos son culpables, ustedes ya saben quienes más, si se quita a uno se debe quitar a otros, porque no eran ellos los culpables, sino que la carga la llevaban ellos y solo a ellos los están culpando ¿por qué? Si se deseaba escarbar no se hubiese firmado la paz”, apuntó Hernández, también esposa de un exmilitar asesinado en la guerra.

Aunque abogados y exmilitares sostienen que la judicialización de este caso es un arma a su favor, organizaciones sociales y la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) en El Salvador lo han calificado como “fraudulento”. Incluso, el mismo juez Velasco argumentó en 2009 que se destruyeron piezas “claves” para conocer totalmente la verdad sobre el asesinato de los sacerdotes.

Los primeros ex militares capturas fueron Guillermo Alfredo Benavides Moreno, Ángel Pérez Vásquez, Tomás Zarpate Castillo y Antonio Ramiro Ávalos Vargas que permanecen en espera de la decisión que tome la CSJ sobre su posible extradición.

Entre los ex militares prófugos de la justicia están los ex generales Humberto Larios, Orlando Zepeda, Francisco Elena Fuentes y Rafael Bustillo, todos del Alto Mando que dirigió la guerra en El Salvador y que presuntamente planearon el asesinato de los jesuitas.

Todos los perseguidos son señalados por la Comisión de la Verdad (1993) de Naciones Unidascomocriminales de lesa humanidad tras una guerra civil que dejó a 70 mil muertos, 8 mil desaparecidos y un millón de refugiados.

» Escribir y Ver Comentarios

en ContraPunto

Joomla SEF URLs by Artio

Grupo Dalton | Avenida Palermo, Colonia Las Mercedes, No.20.
San Salvador, El Salvador, Centro América.
Teléfono Administración (503) 2223-8161.
Teléfono Redacción: (503) 2223-0927.

Fundado el 1 de Marzo de 2007 | Derechos Reservados, Copyright 2007-2014