FacebookTwitterG+LinkID Suscribase Suscribase


Sábado, 21 de Abril del 2018

ARENA: entre el ‘respeto’ a Romero y la defensa a d’Aubuisson

| Miércoles, 28 Enero 2015
ARENA: entre el ‘respeto’ a Romero y la defensa a d’Aubuisson

Foto de portada: Jessica Orellana

ARENA dice respetar la inminente beatificación del ex arzobispo, y uno de los fundadores del partido señala que en estos tiempos, sería absurdo hablar en mal de Romero

Así como la figura de Roberto d’Aubuisson Arrieta, fundador y máximo líder histórico de Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), divide criterios entre la sociedad salvadoreña, el nombre Óscar Arnulfo Romero y Galdámez provoca las mismas sensaciones al interior de dicho instituto político, que las del apellido d’Aubuisson puede causar en el resto de salvadoreños.

Por casi 35 años, líderes y militantes de ARENA han considerado abiertamente que Monseñor Romero ha sido una figura “politizada” por la izquierda salvadoreña, al colocar su retrato al lado de imágenes del Che Guevara o Schafik Handal, entre otros.

Las dudas sobre si el asesinato de Monseñor Romero, acaecido el 24 de marzo de 1980, podía considerarse un martirio o como producto de elementos sociales y políticos, detuvo durante muchos años el proceso de beatificación del ex arzobispo de San Salvador en la Congregación para la Causa de los Santos, la cual abrió el proceso en 1997, siete años después que fuese interpuesta la solicitud por la iglesia salvadoreña.

Desde abril de 2013, cuando el Arzobispo Vincenzo Paglia, presidente de la Congregación Vaticana para la Familia y postulador de la causa de Romero, anunciara que el Papa Francisco había “desbloqueado” el proceso de beatificación, el mismo ha tomado un ritmo vertiginoso.

Solo unas cuantas semanas atrás, se conocía que el Congreso de Teólogos de la Congregación para las Causas de los Santos, catalogó el asesinato de Romero como “martirio por odio a la fe”, lo que derrotó la principal duda que se tenía en el Vaticano sobre la figura de quien ya es llamado “San Romero de América”, y derribó además el histórico argumento de la derecha.

Con la beatificación de Romero como un hecho inminente, el cual incluso podría acaecer este mismo 2015, ARENA ha debido reaccionar, y fijó posición sobre esta noticia de forma involuntaria, producto de una promesa de campaña efectuada por su candidato a la Alcaldía de San Salvador, Edwin Zamora.

Zamora prometió el 14 de enero pasado, que si ganaba las elecciones municipales, construiría un monumento a Monseñor Romero en la “Plaza San Martín”, lo que le valió diversas críticas, incluso de su principal adversario, Nayib Bukele del FMLN, quien señaló que dicha plaza ni siquiera existe.

Las críticas también surgieron, debido a que en diciembre del año pasado, el alcalde capitalino Norman Quijano anunció que rebautizará la Calle a San Antonio Abad en honor al fundador del partido ARENA, principalmente por haber sido presidente del a Asamblea Constituyente de 1983. Esto generó una ola de rechazos por parte de organizaciones sociales.

Tras el anuncio de Zamora, fue el mismo presidente de ARENA, Jorge Velado, quien pocos días después salió a un canal de televisión a respaldar la propuesta y decir que “respetaba” a Monseñor Romero, algo que reiteró en otra televisora en días recientes.

“Si la iglesia católica ha dicho que (Romero) será un santo y es un salvadoreño tiene que tener algún nivel de reconocimiento y es mejor que se haga en un lugar donde la gente puede llegar y no sólo a una calle o a un aeropuerto. No le veo ningún problema”, dijo Velado, respecto al anuncio de Zamora de construir un monumento en honor a Romero.

A finales de 2012, cuando el entonces presidente Mauricio Funes rebautizó el Boulevard Diego de Holguín como Boulevard Monseñor Romero, ARENA protestó dicha decisión. Al respecto, Velado argumentó que la inconformidad se debió a que a su juicio, no le correspondía a Funes decidir sobre el nombre desea arteria, y que lo hizo para imponer su “matonería política”.

“Romero es un líder de la iglesia católica y muchos de los que lo han utilizado como su guía no son ni siquiera católicos profesantes y lejos de eso son personas que su actuar ha sido totalmente opuesto. Nadie puede decir que (Mauricio) Funes ha actuado como católico, con ética o valores cristianos”, señaló el presidente del COENA, en franca crítica a Funes, quien consideró al arzobispo como su “guía” durante su presidencia.

velado-mons-romero
Jorge Velado, presidente del COENA (Foto: Jessica Orellana)

 

No obstante, insistió en que se deje de “politizar” la figura de Romero: “Nosotros nos apegamos a Juan Pablo II cuando vino por primera vez a El Salvador y dijo que no se usará la memoria de Romero apegada a ideologías, pero cuando se ve un rostro de Romero pegado a una bandera o a un busto de Schafik Handal, lo que están haciendo es pegarlo al FMLN  y no debe ser así”, acotó.

Y agregó que hay mucha gente en ARENA que le tiene “mucho aprecio” a Romero, pero que en general, al interior del partido se respeta su figura, aun cuando haya gente (entre los que se incluyó a él mismo), que no es “devota” de él.

“ARENA tuvo que adecuarse al contexto actual”

El escritor y fundador constituyente de ARENA, David Ernesto Panamá, ahora retirado del partido, sostiene que la dirigencia arenera ya no puede ir contra las circunstancias y menciona que todas las expresiones de respeto a Monseñor Romero, se deben a que sería “ridículo” decir algo malo en su contra.

“Ya no se puede ir contra eso, más cuando el Papa actual toma su causa muy en serio”, señala Panamá, quien fuera un amigo cercano de d’Aubuisson Arrieta.

Panamá criticó el anuncio de Zamora de construir un monumento a Monseñor Romero, y declaró que si se quiere hacer un homenaje al ex arzobispo, mejor se construya talleres vocacionales con su nombre: “En vez de tirar el pisto en un parque que hay que darle mantenimiento, es mejor capacitar a nuestra gente”, expresó.

Por otra parte, reconoce que hay gente al interior de ARENA, principalmente de su “vieja guardia”, que aun se resisten a la beatificación de Romero, y además admitió que en su momento, los “financistas” del partido no comulgaban con sus homilías.

“En esa época, Monseñor Romero hablaba fuerte contra la oligarquía, y los oligarcas que financiaban ARENA no les gustaba lo que él decía, pero ARENA, el pueblo, no tuvo nada que ver en su asesinato (…) Había gente muy molesta con Monseñor, y pudieron darle la orden a gente que trabajaba cerca de Roberto para ejecutar el plan”, rememora.

En ese sentido, Panamá asegura que Roberto d’Aubuisson no tuvo vínculos que el asesinato del clérigo, y recuerda que cuando se enteró del trágico acontecimiento, se encontraba en Uruguay.

Al mayor (d’Aubuisson) le preocupaba cuando Monseñor decía a los soldados que no obedecieran las órdenes de los oficiales del Ejército, y es por eso que un día antes de su muerte le advierte que tuviera cuidado con lo que va a decir, porque lo podían matar”, recuerda.

Para Panamá, es absurdo pensar que se pueda vincular a d’Aubuisson con el asesinato de Romero, porque un día antes le advirtiera que cuidara sus palabras. En ese sentido se dice muy dolido que ya no se insistiera en demostrar que su antiguo amigo no tuvo nada que ver en la muerte de Romero.

ARENA defiende ‘inocencia’ de d’Aubuisson

Aunque no ha existido un consenso sobre quien fue el encargado de disparar el arma que mató a Romero el 24 de marzo de 1980, las pistas existentes apuntan siempre a Roberto d’Aubuisson Arrieta como su autor intelectual. Dicha versión es recogida por investigaciones locales e internacionales, contenidas en el Informe de la Comisión de la Verdad, de las Naciones Unidas (ONU), conocido a los pocos meses de la firma de los Acuerdos de Paz que el 16 de enero de 1992 pusieron fin a doce años de guerra civil en el país.

ricardo-urioste
Monseñor Ricardo Urioste, presidente de la Fundación Monseñor Romero

 

“El ex-Mayor Roberto d'Aubuisson dio la orden de asesinar al Arzobispo y dio instrucciones precisas a miembros de su entorno de seguridad, actuando como "escuadrón de la muerte", de organizar y supervisar la ejecución del asesinato” es una de las conclusiones de la Comisión de la Verdad en torno al caso de Monseñor Romero.

En el informe se vincula además a los entonces militares Álvaro Saravia y Eduardo Ávila, y otros colaboradores como Amado Antonio Caray y Walter Antonio "Muna" Álvarez. El principal indicio con el que la Comisión acusó a d’Aubuisson, fue el hallazgo de la “Agenda Saravia”, producto de una captura contra doce militares, entre ellos d’Aubuisson Arrieta, el 7 de mayo de 1980 en la finca San Luis de Santa Tecla.

“Esta Agenda Saravia aportaba varios datos relevantes respecto al asesinato de Monseñor Romero. Se hacía referencia a compras y entregas de muchas armas y municiones, varias de las cuales, en base al peritaje balístico hecho por el Juez Ramírez Amaya (juez del caso Romero), correspondían al tipo de la utilizada en el asesinato. Además varios nombres, que aparecían múltiples veces en la agenda, correspondían a personas con respecto a las cuales hay suficiente evidencia ya recibida por la Comisión de haber participado en la planificación, comisión o encubrimiento del asesinato3”, señala el informe.

Ante estos elementos, en ARENA se insiste en que la imputación del homicidio intelectual de Romero a su máximo líder histórico, es parte de una constante campaña de desprestigio, y algo que nunca se ha podido probar.

“El crimen de Monseñor es horrendo, pero también es horrendo acusar a personas que no pueden defenderse”, dijo recientemente Roberto d’Aubuisson Munguía, diputado y candidato a la Alcaldía de Santa Tecla por ARENA, e hijo de d’Aubuisson Arrieta.

Asimismo, la alcaldesa de Antiguo Cuscatlán y directora de Asuntos Municipales del COENA, Milagro Navas, valoró que: “Lo malo que se ha hecho es politizar a Romero como parte de una campaña sucia, nunca se pudo comprobar que los areneros lo habíamos asesinado”.

De la misma forma, la fundadora de ARENA y ex presidenta de la Asamblea Legislativa, Gloria Salguero Gross, dijo que las acusaciones contra d’Aubuisson, de ser el asesino intelectual de Romero, son un pretexto del FMLN: “Jamás ha habido pruebas de nada, eso fue un pretexto (del FMLN) porque realmente Roberto en su momento fue una amenaza para que el comunismo no llegara al país y en su momento no llegó”, manifestó.

Tanto Navas como Salguero Gross coincidieron en respetar la decisión del Vaticano en cuanto a la beatificación de Romero, y puntualizaron que la figura del ex arzobispo “le pertenece a todos los salvadoreños”.

Ante este frenesí de declaraciones, Monseñor Ricardo Urioste, quien fuese vicario de Oscar Arnulfo Romero y ahora preside la fundación que lleva su nombre, ve con muy buenos ojos y sin afán de entrar en contiendas políticas, que se decida hacer un monumento a Romero en una plaza capitalina.

“Me parece bien, no sé si lo llevarán a cabo o no, si (Zamora) gana o no, no sé cuál es esa plaza San Martín porque si es frente a la Catedral, ahí está todo ocupado, si él lo ha prometido  no me parece mal”, dijo Urioste.

En otro aspecto, Urioste dijo no comprender por qué hay personas que hasta hoy siguen cuestionando a Romero, ya que en su apreciación, prefirieron escuchar otras voces, antes de averiguar sobre Romero por su propia cuenta:  “La gente que no quiere a Monseñor Romero y que lo critican es porque no lo conocen, se quedaron tan solo con los que los diarios decían en su momento y los campos pagados contra él, nunca fueron a leer lo que Romero había hecho, se fijaron en lo que decían otras voces”, concluyó.

» Escribir y Ver Comentarios

en ContraPunto

Joomla SEF URLs by Artio

Grupo Dalton | Avenida Palermo, Colonia Las Mercedes, No.20.
San Salvador, El Salvador, Centro América.
Teléfono Administración (503) 2223-8161.
Teléfono Redacción: (503) 2223-0927.

Fundado el 1 de Marzo de 2007 | Derechos Reservados, Copyright 2007-2014

Mejor desempeño con IE10+ / Firefox 20.0+

Cooperan con ContraPunto