Jueves, 22 de Abril del 2021

ECONOMÍA

COYUNTURA ECONÓMICA

| Miércoles, 18 Noviembre 2015
¿Hacia dónde va la economía en El Salvador?

Al buscar alternativas para mejorar el rendimiento económico miradas se vuelvan hacia emprendimientos colectivos, empresas solidarias y una política fiscal más eficiente

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha proyectado que El Salvador cerrará el 2015 con un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del 2.5% y para el año 2016 el FMI estima el mismo porcentaje.

Mejorar el clima de inversión y reactivar la creación de empleos productivos, son a juicio de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), dos de los retos fundamentales de cara al 2016.

De acuerdo al último Informe de Coyuntura Económica III trimestre de 2015 el crecimiento económico en El Salvador continua "lento", pese a un mejor rendimiento con relación al 2014.  Entre las deficiencias más preocupantes la Fundación, señala que del total de población económicamente activa solo el 30% tiene un empleo formal, el 70% es informal.

Aunado a este efecto, la entidad indica que la tasa de desempleo subió a 7% en 2014, comparado con 5.9% en 2013. Estimaciones indican que para hacer crecer la economía a tasas del 6% o más, se necesitan tasas de inversión que ronden el 25% del PIB y a menos 100 mil nuevos empleos al año.

FUSADES asegura que si el clima de inversión no mejora no se podrá generar nuevos empleos, impidiendo el crecimiento de la economía. Entre los factores que han imposibilitado un mejor panorama, destaca la inseguridad e índices de violencia que afectan al país.

Hablar sobre el rumbo de la economía salvadoreña es recordar que la coyuntura caracterizada por   brechas de desigualdad  y las tasas de bajo crecimiento económico son resultados de una acumulación de medidas económicas y decisiones, “un problema estructural, gestado durante décadas”, según lo indicó la economista Julia Evelyn Martínez, en una reciente conversación con ContraPunto.

Analistas coinciden en que la histórica trayectoria de bajo crecimiento obedece políticas inadecuadas y no concordantes con la realidad salvadoreña, la baja productividad,  la alta inversión en actividades poco dinámicas,  el incumplimiento de leyes fiscales,  la diferencia entre importaciones y exportaciones y la deuda que por años mantiene el país  son solo algunos de las causas que señalan.

En este contexto, actualmente el Gobierno salvadoreño y  algunas entidades privadas han enfatizado en aunar esfuerzos para mejorar el clima de inversión y negocios. Además han informado sobre el incremento en exportaciones, la entada en vigor de Fomilenio II y la búsqueda de nuevas relaciones comerciales.

Pese a los avances y los  indicadores positivos que revelan algunas cifras oficiales, el  35.2% de los hogares en El Salvador están en condiciones de pobreza, es decir que más o menos 606,000 hogares en los que residen alrededor de 2.6 millones de personas carecen de algunas condiciones necesarias para tener un nivel óptimo de vida de acuerdo con la Medición Multidimensional de la Pobreza.

Posibles soluciones

Como lo evidencian las cifras y lo sostienen economistas  pese a las políticas sociales redistributivas implementadas durante los últimos años que de alguna forma contribuyen a un mayor ingreso económico en las familias salvadoreñas, persisten el desempleo, las dificultares para adquirir una casa propia, las pocas opciones para acceder a la educación superior y la precaria atención del sistema de salud pública.

Al buscar nuevas alternativas para mejorar el rendimiento económico de un país como El Salvador, especialistas vuelcan la mirada hacia los emprendimientos colectivos, empresas solidarias y una política fiscal más eficiente.

El economista Salvador Arias ha enfatizado en esta última y sostiene que la evasión y la elusión es un problema serio para el país, debido a que el Estado deja de percibir una gran cantidad de dinero por lo que se enfrenta a dificultades financieras.

Según Arias las leyes vigentes permiten que las empresas, personas naturales y transnacionales, puedan evadir impuestos por diferentes mecanismos o maniobras debido a “vacíos de ley”.

La economista, Julia Evelyn Martínez señala que el apoyo de las empresas comunitarias y solidarias, como cooperativas o redes de productores agropecuarios podría aportar a la dinamización. Según la Red de Economía Alternativa y Solidaria (REAS), esta propuesta se trata de empresas que, partiendo de la necesaria rentabilidad, eficacia y sostenibilidad técnica y financiera, huyen de una concepción de empresa tradicional.

Las iniciativas solidarias tienen como la constitución de experiencias solidarias concretas puedan generar un modelo socioeconómico alternativo. Entre otras de las medidas destacan, la reactivación aparato productivo a nivel nacional que tenga como prioridades la reindustrialización y la reactivación de la agricultura y el desarrollo de un mercado interno.

» Escribir y Ver Comentarios

en ContraPunto

Joomla SEF URLs by Artio

Grupo Dalton | Avenida Palermo, Colonia Las Mercedes, No.20.
San Salvador, El Salvador, Centro América.
Teléfono Administración (503) 2223-8161.
Teléfono Redacción: (503) 2223-0927.

Fundado el 1 de Marzo de 2007 | Derechos Reservados, Copyright 2007-2014